General

El agua es Vida y es Muerte.

0

HUMANISMO 21

Juventino Ferreira Rosas

En principio compartamos algunos datos, que pueden ser conocidos con anterioridad, pero aquí la idea es sustentar un reflexión que pertenece a todos como parte de nuestra cultura de vida, como terrícolas, como pasajeros de la nave espacial llamada Tierra.

El agua (del latín, aqua) es esencial para la supervivencia de todas las formas conocidas de vida y cubre el 71% de la superficie de la corteza terrestre. (No de la masa planetaria)

Se localiza principalmente en los océanos donde se concentra el 96.5% del agua global total; los glaciares y casquetes polares tiene el 1.74%, los depósitos subterráneos (acuíferos), los permafrost y los glaciares continentales suponen el 1.72% y el restante 0,04% se reparte en orden decreciente entre lagos, la humedad del suelo, atmósfera, embalses, ríos y seres vivos.

En un intento de precisión, el agua atmosférica es menos de una milésima parte del agua global, y alimentada con una partecita de la energía almacenada en los océanos, forma los huracanes y genera grandes inundaciones y devastación.

La historia geológica del planeta (4,500 millones de años) muestra la continua interacción entre la dinámica de placas tectónicas (desplazamientos de los continentes, fabricante de sismos) y los ciclos hidrológicos regionales, como lo ilustran las cuencas Darling-Murray en Australia, El Congo en África, el  Amazonas en Sudamérica y el Missisipi en USA; entre otros muchos ejemplos, de modo que de los ríos actuales de todo el mundo, se puede extraer una conclusión planetaria; son resultado de las rutas del agua atmosférica,  bien por la acción del ciclo hidrológico normal o bien por ser caminos invisibles de los huracanes, como es ejemplo el río Missisipi en USA, o el caso de los ríos de los estados de Veracruz y Tabasco. Tan bastos recursos hídricos, tienen en los huracanes la paternidad irrefutable.

Ahí radica una de las grandes tareas que tenemos pendiente como veracruzanos y como mexicanos, aprovechar racionalmente el agua y generar una amplia y rica cultura de convivencia con el planeta y con la región en particular.

Los huracanes nunca se fueron, hoy corrigen sus rutas, como consecuencia de la variación climática, con antecedentes en las actividades humanas, ejercidas desde el libertinaje ambiental.

Históricamente los huracanes son norma y no excepción en nuestro estado y en todo el golfo de México, sin dejar fuera el caribe mexicano. Éste es su territorio, es su vía de circulación por ésta parte del globo terráqueo y con miles de años de circulación, como dicen los abogados; primero en tiempo, primero en derecho; nosotros llegamos después y tenemos que adaptarnos o cambiar de región.

El cambio climático está reviviendo eventos meteorológicos que dábamos por superados, pero cuya existencia consigna la historia de nuestro ecosistema global, y la lleva escrita en las piedras y los paisajes que el agua esculpe, desde hace siglos y milenios,  todos los días.

¿Por qué El Tajín se fundó tantos kilómetros tierra adentro y no sobre los bellísimos paisajes costeros?

Para protegerlo de los huracanes y de las inundaciones de los actuales ríos Tecolutla o Cazones.

Del mismo modo los emplazamientos de las civilizaciones Olmeca y  Maya, se asentaron lejos del impacto directo de lo huracanes, con sabias estrategias de adaptación y apoyados con muy avanzadas obras  de drenaje y circulación de agua.

Hoy, con mas recursos de todo tipo, incluidos los reportes satelitales, ¿podemos elaborar políticas públicas sustentables y adaptables a las nuevas circunstancias planetarias y estatales?

¿Queremos aprender a convivir con los huracanes?

Más que una decisión, el tema central es una actitud sustentada en una filosofía de vida, en una nueva cultura del siglo XXI, en la que tenemos responsabilidad el gobierno y la sociedad.

El agua es vida, cuando somos respetuosos y prudentes ante ella, y puede ser muerte si pretendemos desafiarla y perder la cordura y sensatez frente a su magnificencia. La experiencia es suficiente consejera como para saber que hacer amistosamente con ella y no confrontarla, porque difícilmente podemos superarla, así es su naturaleza y si alguien tiene otra recta; que pase copia.

No podemos controlar los fenómenos naturales, no está en nuestras manos domar a un huracán, ni un sismo, ni un tsunami; solo nos queda ser prudentes, previsores y menos codiciosos con los recursos naturales. La decisión y la nueva cultura de la vida; son nuestras y de nadie más.

Como siempre, respetamos y valoramos la visión y opinión de cada quién, porque ese es su derecho; aquí solamente compartimos una reflexión, que oriente nuestras percepciones del futuro y del destino probable para la humanidad y para nuestra sociedad.

Agradeciendo su preferencia informativa en gobernantes.com, esperamos sus opiniones y sus críticas son bien venidas.

ferreiraconsultor@gmail.com

redaccion

Labores de rescate de mineros en Chile concluirían en octubre

Previous article

Margarita Zavala recorre albergues de damnificados

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in General