PrincipalGeneral

Recuerdan a víctimas del ataque vs las Torres Gemelas

5

Nueva York (Redacción VeracruzenlaNoticia).-  Nueva York conmemoró hoy el aniversario de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 con solemne ceremonia junto a la zona cero de Manhattan.

Escenario hace nueve años de la muerte en sólo día de más de 2 mil 700 personas.

“Jamás otra tragedia rasgó tanto nuestra ciudad de forma tan profunda. ni otro lugar está tan lleno de compasión, amor y solidaridad”, dijo el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, antes de pedir a los asistentes que unieran al homenaje en recuerdo de las víctimas.

Añadió que “es con la fuerza de estas emociones, y con el cemento, cristal y metal que trae (a la zona cero) día tras día, con los que construiremos sobre las huellas del pasa do las bases del futuro”.

Como lo han hecho y tras breve introducción musical, la ceremonia comenzó con minutos de silencio justo en el momento en que los aviones comerciales chocaron contra las Torres Gemelas, a las 08.46 hora local

Eran las 8,45 de la mañana del martes, 11 de septiembre de 2001, cuando un avión Boeing 767 de las líneas aéreas American Airlines chocó contra la Torre Norte del World Trade Center de Nueva York. Llevaba 92 pasajeros a bordo y había sido previamente secuestrado por integristas islámicos que se hicieron con el control de la nave y la estrellaron contra el edificio

El rascacielos, de 110 pisos, sufrió el impacto a la altura de la planta 80 aproximadamente. En aquel momento había en la torre más de 25.000 personas trabajando en los diversos negocios que se ubican en el edificio o haciendo una visita turística. Eran civiles de todo tipo: Ejecutivos, oficinistas, empleados de limpieza, camareros, personas disfrutando de vacaciones…  

Se calcula que en el momento del impacto murieron varios cientos de personas y muchos cientos más quedaron aisladas por encima del piso 80 a la espera de una muerte segura. Inmediatamente llegaron centenares de bomberos y policías para tratar de evacuar a la mayor cantidad de gente posible, al mismo tiempo que miles de litros del combustible del avión bajaban ardiendo por los huecos de las escaleras y los ascensores arrasándolo todo.
 
Y mientras las otras 25.000 personas que se encontraban en la Torre Sur miraban alucinadas el drama que estaba sucediendo en el edificio vecino, otro avión, también secuestrado por terroristas islámicos y con 65 personas en su interior, se lanzaba a vertiginosa velocidad y ante la vista de todo el mundo, contra la planta 50 de su propio edificio provocando otra impresionante masacre.
 
Y mientras las otras 25.000 personas que se encontraban en la Torre Sur miraban alucinadas el drama que estaba sucediendo en el edificio vecino, otro avión, también secuestrado por terroristas islámicos y con 65 personas en su interior, se lanzaba a vertiginosa velocidad y ante la vista de todo el mundo, contra la planta 50 de su propio edificio provocando otra impresionante masacre.
 
El avión entró por el piso 50 de la Torre Sur igual que entraría un cuchillo en un bloque de mantequilla y, una vez dentro, explosionó con terrorífica violencia, esparciendo por el interior del edificio el ardiente queroseno que en aquel momento llenaba sus tanques hasta los bordes.

 
En la Torre Sur el atentado fue aún más dañino, ya que al estrellarse el avión hacia la mitad del edificio, se perdía la esperanza de salvación para todas las personas que se encontraban por encima del impacto.

 
Hasta el momento del ataque contra el segundo edificio -veinte minutos después de la primera colisión- no se supo con seguridad que se trataba de un atentado terrorista, y a partir de ese momento los ciudadanos de la civilización occidental supimos que los integristas islámicos, vilmente apoyados por algunos países de oriente medio, nos habían declarado la guerra.
 
Las personas que se habían quedado aisladas por el fuego pedían socorro desesperadamente a través de las ventanas rotas, tratando al mismo tiempo de alejarse de la atmósfera viciada por el humo contaminante que llenaba el interior del edificio.
 
Y presos de la desesperación, muchos fueron los que prefirieron morir lanzándose al vacío, antes que esperar una espantosa muerte abrasados por el fuego o la lenta agonía del que finalmente pierde la vida asfixiado.

Poco después de las 10 de la mañana la Torre Sur (la que recibió el segundo impacto), cayó a plomo sobre sí misma igual que si se tratase de un derribo controlado. Al parecer ésta fue la primera en caer porque su estructura sufrió más al haber recibido el impacto a una altura inferior.
 
Desde que el segundo avión se estrelló contra la Torre Sur hasta que se derrumbó, transcurrió una hora aproximadamente que hizo totalmente imposible la evacuación de las personas que podrían haber salido del edificio, y con ellas murieron aplastados cientos de bomberos, policías y sanitarios que ayudaban en las tareas de rescate.
 
Al caer la torre, una gigantesca nube de polvo, cascotes y cristales se levantó del suelo con la furia de un ciclón, cayendo después como una mortal lluvia que hería y mataba a todos los que intentaban huir de aquel infierno.

Pocos minutos después la Torre Norte también se derrumbó en caída vertical, matando a las personas que aún no habían conseguido llegar a la calle por encontrarse en los pisos más altos. Con la caída de la segunda torre se perdió la clásica línea del cielo de Manhattan, y los neoyorkinos, los estadounidenses y el resto de la civilización occidental  sentimos ese profundo dolor que los integristas islámicos con tanto acierto han sabido producirnos.
 
Y otro infierno de polvo y cascotes inundó nuevamente las calles de Nueva York con el derrumbe de la Torre Norte, aplastando otra vez a multitud de personas, entre las que abundaban bomberos, policías y sanitarios, que sin duda han sido los primeros héroes de esta guerra sucia y cobarde que los integristas islámicos nos han declarado al mundo occidental.
 
Tras diversas investigaciones, los Estados Unidos han llegado al convencimiento de que el responsable de este ataque es Osama Bin Laden, un multimillonario terrorista de Arabia Saudí que actualmente se encuentra en Afganistán, protegido y escondido por los talibanes, que son los criminales que ostentan el poder en ese país.
 

Y mientras se festeja un aniversario más de las caídas de la Torres Gemelas de Nueva York.

redaccion

Museo Nacional del Ferrocarril

Previous article

Jornada de limpieza en Fraccionamiento Floresta

Next article

You may also like

5 Comments

  1. Terrific work! This is the type of information that should be shared around the web. Shame on the search engines for not positioning this post higher!

  2. Beneficial info and excellent design you got here! I want to thank you for sharing your ideas and putting the time into the stuff you publish! Great work!

  3. I think one of your advertisements caused my internet browser to resize, you might want to put that on your blacklist.

  4. Great information! I’ve been looking for something like this for a while now. Thanks!

  5. My partner and I really enjoyed reading this blog post, I was just itching to know do you trade featured posts? I am always trying to find someone to make trades with and merely thought I would ask.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Principal