Nacional

Mueren 13 jóvenes en una fiesta en Ciudad Juárez

0

CIUDAD JUAREZ, México (AP) – Sicarios asaltaron dos casas y asesinaron a 13 jóvenes en una fiesta de cumpleaños, en la matanza más reciente en esta ciudad, al tiempo que el gobierno ensaya una nueva estrategia contra la violencia, con programas sociales y gran despliegue policial.

Los pistoleros llegaron en dos automóviles hasta la casa alrededor de las 11 de la noche del viernes y abrieron fuego sobre una treintena de jóvenes que asistieron a la fiesta de 15 años de un joven. Los muertos identificados hasta el momento tenían entre 13 y 32 años, informó la procuraduría de Chihuahua en un comunicado. Entre los heridos había un niño de 9 años.

La mayoría de las víctimas eran estudiantes de preparatoria, según uno de los supervivientes.

El procurador del estado de Chihuahua, Carlos Salas, dijo que un total de 20 personas resultaron heridas. Las autoridades dieron en un principio cifras menores de los heridos pues algunas de las víctimas fueron llevadas por sus propios familiares a diferentes hospitales de la ciudad y no fueron identificadas inmediatamente.

La policía halló 70 casquillos de armas de asalto de las que usan frecuentemente las pandillas de narcos, cuyos enfrentamientos han cobrado la muerte de más de 2.000 personas este año en Ciudad Juárez, colindante con El Paso, Texas.

Los atacantes huyeron sin que se produjeran arrestos y la policía dijo que no tenían sospechosos.

Los familiares de las víctimas se reunieron fuera de la procuraduría para exigir justicia.
“¿Por qué Dios mío, por qué?”, gritó la madre de Daniel Figueroa, de 16 años y una de las víctimas de la masacre, luego de identificar su cadáver.
“¿Qué quiere que le diga señorita? ¡Me quiero morir con mi hija!”, le dijo a una reportera la madre de una joven de 19 años que también murió.
“No puede ser que esto esté pasando, queremos justicia, aunque nada me la va a regresar”, agregó la madre.
Los familiares de las víctimas pudieron no ser identificados pues temían por su seguridad.
Los habitantes de Ciudad Juárez, una de las más violentas del mundo, no suelen asistir a celebraciones por el peligro que ello implica, en medio de la guerra entre el cartel de Sinaloa y el de Juárez, que suelen perpetrar sus ataques en bares, restaurantes, centros de rehabilitación para drogadictos, entre otros lugares, pero, incluso las fiestas privadas en casas se están volviendo peligrosas.

El domingo pasado, los sicarios mataron a siete personas en una fiesta familiar y a otras dos en una casa vecina. La policía no tenía sospechosos ni dio a conocer el posible motivo ese ataque.

Un muchacho de 16 años que sobrevivió a la masacre del viernes al arrojarse al piso, pues otros asistentes le cayeron encima y lo protegieron de las balas, dijo que la madre del chico festejado decidió hacer la fiesta en su casa precisamente porque pensó que eso sería más seguro.

El sobreviviente, que pidió no ser identificado, dijo que un atacante entró a la casa y les preguntó a los asistentes sobre un auto estacionado frente a ellos, por lo que parecía que los atacantes podrían haber estado siguiendo a ese vehículo.

Agregó que el atacante parecía tener unos 20 años y llevaba puesta una gorra de béisbol. En la mano portaba una pistola y después de que nadie respondió sus preguntas comenzó a disparar.

El ataque ocurrió cerca del vecindario de clase trabajadora que fue escenario de otra matanza hace nueve meses, cuando murieron quince personas, en su mayoría adolescentes.

La matanza de enero provocó indignación en la ciudad, especialmente después que las autoridades dijeron que se trataba de una disputa entre pandillas rivales. La realidad es que la mayoría de las víctimas eran estudiantes, algunos integrantes de un equipo de fútbol americano.

El gobierno del presidente Felipe Calderón prometió implementar un nuevo plan para reforzar la seguridad en Ciudad Juárez y atacar los males sociales que alimentan el hampa.

Pero bajo la luz de los ataques masivos recientes no está claro si la nueva estrategia para la ciudad está teniendo un efecto.

A comienzos de octubre, Calderón dijo en una entrevista con The Associated Press que la estrategia para Ciudad Juárez es una política de largo plazo.

“No podemos pensar que todo el terreno que se ha perdido en oportunidades para los jóvenes se recupere, literalmente, de unas semanas a otras”, dijo el presidente.

“Por supuesto que para que haya una reconstrucción del tejido social se necesita que esos muchachos vayan a la escuela, se necesita que varias generaciones tengan oportunidades educativas, se necesita que se reinserten esas nuevas generaciones de estudiantes en la estructura productiva de Juárez. Es una labor de largo plazo”, agregó.

redaccion

Fidel es un gran cuadro dentro del PRI:Gobernador de Coahuila

Previous article

Paredes: Adelantar un ambiente preelectoral no tiene sentido

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Nacional