ColumnistasJuventino Ferreira Rosas

Destinos Coincidentes.

1

HUMANISMO 21

Juventino Ferreira Rosas.

En anteriores artículos se ha comentado que la humanidad ha financiado su desarrollo apoyándose en el uso de los recursos naturales, sin tasa de reposición, o sea a título gratuito. Esa fue la política pública global, establecida durante varios milenios.

En los días que transcurren, el modelito presenta síntomas de agotamiento, manifestado por varias crisis simultáneas y globalizadas. El   frágil equilibrio que guarda la economía mas grande del mundo, la de Estados Unidos de America, que representa el 25% de la economía, mundial, tiene a varios banqueros y transnacionales, temblando. Dicho sea a manera de ilustración, junto con el estrés hídrico que se vive en muchos puntos del planeta.

En nuestra región le tensión hídrica es por excesos en  verano-otoño y ya veremos como campear el inicio del nuevo año.

Siguiendo nuestra línea de reflexión, encontramos que detrás de las modificaciones alcistas de las materias primas y productos básicos, también hay tensión en la grandes empresas  y abultados capitales, porque sencillamente no encuentran los nichos donde invertir con una rentabilidad sustentable, duradera o al menos, decente.

Entonces encontramos una mega novedad para los inversionistas, parce que el mundo se hizo finito y hasta pequeño, dejando pocas opciones de inversión para acrecentar los capitales, al estilo tradicional.

El petróleo de bajo costo se está acabando y los biocombustibles generan más impacto ambiental que el propio petróleo, entonces la amenaza de los ecosistemas también se cierne sobre las inversiones mal planeadas y mal saneadas.

Todo parece indicar que la solventación de éste crucigrama sigue el camino que se llama sustentabilidad total y que consiste en reponer los recursos naturales y la restauración de condiciones ambientales y ecosistémicas.

De antemano se conoce que a muchos inversores tradicionales, no les gustará la idea de “modificar el modelito” ya conocido y el comentario al respecto es que se trata de una condición que exige la realidad; no es fruto de ideologías extrañas, ni de protagonismo políticos. Es simplemente un hecho, una faceta de la realidad, no es invento de grupos o empresas perversas, es simplemente una necesidad.

 Por otro lado quienes han dedicado su esfuerzo profesional, a veces de toda una vida, a estudiar y conocer los escenarios de la vida, llamados ecosistemas; han dado la alerta del grado de estrés y deterioro a que están sometidos, los ecosistemas del planeta.

Entonces para ecologistas  y para inversores, existe una necesidad y una prioridad común, la sustentabilidad en el uso del planeta y en la gestión de los recursos naturales.

Son Destinos coincidentes.

Y el mandato de la realidad es uno para todos; hay que restaurar a los ecosistemas, uno por uno, simultáneamente, y todos al final.

Para seguir al paso de los acuerdos internacionales previsibles, disponemos de escasos  veinticinco años (una generación)  para establecer los respectivos acuerdos nacionales y el diseño de las políticas públicas correspondientes.

Como siempre esta es una humilde reflexión que compartimos, en el ejercicio de dos atribuciones que la vida nos obsequia; la autoconciencia y la previsión.

ferreiraconsultor@gmail.com

redaccion

Pumas, en un clásico de “vida o muerte”

Previous article

Se reúnen autoridades municipales con lideres sindicales del PRI

Next article

You may also like

1 Comment

  1. Superb blog post, I have book marked this internet site so ideally I’ll see much more on this subject in the foreseeable future!

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Columnistas