Cultura

La boda del príncipe William acapara la atención de la prensa británica

3

Londres, Inglaterra. (Redacción).-  No es que las calles de Londres hayan amanecido embanderadas ante el anuncio de la boda, pero la noticia de la boda del príncipe William y Kate Middleton acaparó todos los medios de comunicación.

La televisión, la radio y los periódicos relegaron los aprietos económicos de Irlanda -de gran importancia al estar dentro de la esfera de las islas británicas- a segundo plano, para destacar expresiones, opiniones y análisis sobre el significado del compromiso nupcial del segundo en la línea del trono.

La propia BBC registró una participación de sus lectores veinte veces mayor que respecto a cualquier otro tema.

Y hasta el Financial Times, normalmente especializado en temas económicos, le concedió la portada a la nueva pareja real, con una leyenda escueta: “Se casa el príncipe William”.

Y es que el tema va más allá de la farándula: la boda del príncipe William (o Guillermo, como se le conoce en el mundo de habla hispana) puede fortalecer a la familia real británica y traer beneficios que incluso pueden rozar al gobierno de David Cameron y a la industria turística del país.

Pero además, la conexión con la princesa Diana -la “princesa del pueblo”- también tiene para los británicos una resonancia especial.

Así, al igual que otros tabloides, el popular The Sun -el de mayor tiraje en el país- publicó un encartado de doce páginas que puso el acento en el anillo de la princesa Diana, que ahora pasará a las manos de la prometida de William, Kate Middleton.

Y el conservador Daily Telegraph tituló con las palabras de William: “Kate es muy especial.”

Palabras que recuerdan, invariablemente, a las de su padre, Carlos, hace tres décadas.

Treinta años después
La boda de Carlos y Diana, en 1981, fue descrita como “la boda del siglo” y atrajo la atención de todo el mundo. La ocasión catapultó nuevamente la popularidad de la familia real británica a niveles no vistos desde los bombardeos alemanes durante la Segunda Guerra Mundial.

Sin embargo, la entrevista que hizo en ese momento Jonathan Dimbleby, de la BBC, con los padres de William tras el anuncio de la boda, pareció presagiar lo que el destino le deparaba a Carlos y a Diana.

El momento clave fue cuando Dimbleby intentó resumir la relación de ambos con una afirmación: “¿Y, por supuesto, enamorados?”. Carlos vaciló y contestó: “Sea lo que sea que eso quiera decir”.

La separación de Carlos y Diana, varios años más tarde, no fue la única. Luego se dio la del príncipe Andrés y Sarah Ferguson, y la de la princesa Ana del capitán Mark Phillips.

La familia real británica pareció quedar en en crisis y se la describía como disfuncional. Además, la muerte de la princesa Diana, en un accidente de tráfico en París, no vino precisamente en su ayuda.

El trágico deceso pareció enfrentar, en el imaginario popular, la personalidad de Diana a la de la Reina Isabel II.

La nueva pareja real, sin embargo, parece tener un mayor potencial.

El joven William, aparentemente más decidido que su padre, dice que le propuso matrimonio a Kate en un hermoso paraje de Kenia, y aseguró que quería que ella conociera “su lado más romántico”. Por ende, le entregó el anillo de su madre.

Todo esto, agregado al hecho de que su prometida sea una commoner, es decir, una mujer que no proviene de la aristocracia, le da la posibilidad a la familia de real de una renovación, de proyectarse de una manera nueva en la sociedad británica

Vacas flacas
Otro que también podría recibir un beneficio del anuncio matrimonial es el gobierno del primer ministro David Cameron, quien, por no resultar triunfador en las elecciones pasadas, debió integrarse a una incómoda coalición con los Demócratas Liberales.

Además de tener tropas en un empantanado conflicto armado en Afganistán, Cameron ha emprendido un controvertido programa de ajuste fiscal para tratar de cerrar una brecha presupuestaria de US$120.000 millones en cuatro años.

Ya hay prendas de vestir con las efigies de William y Kate, así como platería, cuchillería, llaveros y todo tipo de objetos recordatorios de la boda.

Pero desde este momento se prevé la necesidad de miles de cuartos de hotel que vendrán para la ocasión, como cuando se casaron Carlos y Diana.

Una oleada de personas que probablemente lleve a decenas de miles de comensales a abarrotar los restaurantes de la capital.

Eso sin olvidar a los emblemáticos taxis negros de Londres, cuyos conductores probablemente ya se estarán frotando las manos para cuando se efectúe la boda, en primavera o verano del 2011.

Y es que, como lo hace la mayoría de los británicos, el matrimonio será cuando mejor sea el clima.

redaccion

Miles se manifiestan en Nicaragua en defensa de la “soberanía nacional”

Previous article

Saldremos a vencer a Pumas en CU y en el Azul: Héctor Gutiérrez

Next article

You may also like

3 Comments

  1. I think one of your advertisements caused my internet browser to resize, you might want to put that on your blacklist.

  2. My partner and I really enjoyed reading this blog post, I was just itching to know do you trade featured posts? I am always trying to find someone to make trades with and merely thought I would ask.

  3. Pretty nice post. I just stumbled upon your blog and wanted to say that I have really enjoyed browsing your blog posts. In any case I’ll be subscribing to your feed and I hope you write again soon!

Responder a Socorro Tolzmann Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Cultura