PrincipalInternacional

Obama admite la «paliza» y ofrece consensuar su agenda de gobierno

0

“Está dispuesto a negociar con los republicanos la política fiscal. Se ofrece como mediador dentro de un «debate honesto» entre ambos partidos”

WASHINGTON D.C. (Redacción).-   CON un obligado tono sombrío pero limitados indicios de contrición, el presidente de Estados Unidos no pudo evitar su correspondiente cuota de responsabilidad política por la formidable derrota electoral sufrida el martes por el Partido Demócrata. Ante la oleada de triunfos conservadores, empezando por una nueva mayoría republicana en la Cámara Baja, Barack Obama llegó a utilizar la expresión «paliza» para explicar unos resultados que ponen en tela de juicio su dos años de gestión en la Casa Blanca.El líder de los demócratas atribuyó esta debacle electoral —con más del doble de la media de escaños perdidos por el partido en el poder en este tipo de comicios desde la Segunda Guerra Mundial— a las profundas frustraciones que ha generado la crisis económica entre el pueblo de Estados Unidos. Según Obama: «Durante los dos últimos años, hemos progresado, pero claramente demasiados estadounidenses no han sentido ese progreso, y nos lo han hecho saber. Como presidente, asumo la responsabilidad por ello».
En una poco habitual rueda de prensa de una hora, Barack Obama indicó que lo que le ha ocurrido a él es lo mismo que sufrieron antes otros dos «grandes comunicadores» de la Casa Blanca —Ronald Reagan y Bill Clinton—, «porque la economía no estaba funcionando». A su juicio, «todo presidente necesita pasar por esto». Además, Obama se reconoció embarcado en un ejercicio de profunda reflexión sobre su agenda de gobierno hasta la fecha, que en su opinión ha sido más una respuesta de emergencia que un deseo deliberado de expandir lo gubernamental en las vidas de los estadounidenses.
Forjar acuerdos
Ante el nuevo mundo de poder político dividido que se plantea en Washington, el presidente no dejó de solicitar un esfuerzo para que republicanos y demócratas trabajen juntos, quizá empezando por cuestiones de política fiscal. Pero el propio Obama no dejó de reconocer que es mucho más fácil hablar de ello que forjar acuerdos de consenso en la primera fila de la política de Estados Unidos. Sobre todo por las diferencias ideológicas que existen entre los dos grandes partidos norteamericanos y el inmediato comienzo de la pugna electoral para las presidenciales de 2012.
Frente a las exigencias de los republicanos de un cambio de rumbo en el Gobierno federal, Obama recalcó que «ningún partido será capaz de dictar hacia dónde vamos a partir de ahora». Aunque como hizo Bill Clinton ante la «revolución conservadora» de 1994, el presidente se ha ofrecido como mediador dentro de un requerido «debate honesto» entre demócratas y republicanos. Al perder la Cámara Baja y ver reducida la mayoría de su partido en el Senado, la agenda legislativa del presidente queda dificultada extraordinariamente en el nuevo Congreso. Por mucho que la derrotada «speaker» Nancy Pelosi se haya atrevido a desafiar los resultados de este martes en estos términos: «Hemos llevado el país hacia una nueva dirección y no vamos a retornar a las políticas fallidas del pasado».
Ajustar los impuestos
El líder de la mermada mayoría demócrata en la Cámara Alta también se declaró a favor de preservar la agenda de Obama pero si es preciso con algunas concesiones puntuales. Según hizo saber el senador Harry Reid, reelegido en Nevada pese a una épica campaña del «Tea Party», «si necesitamos ajustar impuestos para la gente que es realmente rica, voy a considerarlo; si tenemos que cambiar algo en la reforma sanitaria, estoy preparado; pero no voy en ninguna forma a denigrar el gran trabajo que hemos hecho».
Las siempre estudiadas encuestas a pie de urna, a cargo de un consorcio de grandes medios de comunicación de Estados Unidos, han puesto en evidencia el profundo retroceso en el respaldo hacia el presidente Obama entre diferentes bloques de votantes decisivos que le ayudaron a llegar a la Casa Blanca. Merma que se extendería a mujeres, independientes y jóvenes. Según estos sondeos, el índice de respaldo a Obama ha retrocedido hasta un 45 por ciento, con una mayoría del 54 por ciento que de forma clara desaprueba lo que el presidente ha venido haciendo durante la primera parte de su mandato.

redaccion

Aprueban ley contra cambio climático

Previous article

Urge nueva reforma al IMSS: Karam

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Principal