General

Assange pedirá la libertad bajo fianza

0

Madrid, España. (El País).-  El fundador de Wikileaks, Julian Assange, intentará conseguir hoy nuevamente la libertad bajo fianza. Assange lleva una semana en una cárcel británica, después de que Suecia pidiera su detención y extradición para interrogarle acerca de las acusaciones de violación y acoso sexual presentadas por dos mujeres. Mientras, el Ejecutivo británico está en alerta ante la posibilidad de que los ciberactivistas defensores de Assange ataquen las webs gubernamentales.

Los abogados del australiano probablemente ofrecerán a los jueces una dirección permanente en Reino Unido para localizarle, y sugerirán que se le ponga un brazalete electrónico. Sin embargo, aunque consiga que el tribunal londinense le conceda la libertad bajo fianza, probablemente tenga que permanecer en prisión al menos 48 horas más, pues lo más posible es que la fiscalía, en representación de las autoridades suecas, apele contra la decisión, según expertos consultados por The Guardian. Independientemente del resultado de la vista de hoy, la decisión sobre si será extraditado a Suecia puede tardar semanas o más.

El fundador de la polémica web de filtraciones se encuentra ya en el tribunal de Westminster ante el que tiene previsto comparecer a las dos de la tarde (tres de la tarde en la España peninsular). Los fotógrafos han captado imágenes del autraliano, de 39 años, dentro del furgón policial en el que ha sido trasladado desde prisión. También ha llegado su madre, Christine, y se ha podido ver a varios famosos que se han acercado a apoyar a Assange.

“Si creen que tienen bases para oponerse a la fianza, están obligados a apelarla. Le mantendrán detenido pendiente de la apelación, y hasta que se decida. Esa vista se celebra normalmente en 48 horas”, explicó al diario británico Raj Joshi, un antiguo jefe de la división europea e internacional de la fiscalía, y experto en extradición. Para Joshi, “sería difíicil entender por qué no se le concede la libertad bajo fianza” a Assange “con determinadas condiciones”, como llevar un brazalete electrónico, dado que es difícil que se oculte al estar su cara en todas partes.

Assange se entregó en una comisaría de Londres el pasado día 7. El tribunal de Westminster le denegó la fianza al apreciar riesgo de fuga, por lo que se encuentra desde entonces en la cárcel de Wandsworth, donde está aislado del resto de presos por el revuelo que ha levantado su presencia. El fundador de la web que filtró 250.000 documentos de la diplomacia estadounidense teme que su detención sea un paso previo para ser extraditado a EE UU.

El fundador de Wikileaks ha asegurado que es inocente de los cargos, que calfica como “trucos sucios” en respuesta a las filtraciones de su organización. Sin embargo, la fiscalía sueca niega que tengan que ver. Assange ha admitido que mantuvo relaciones sexuales, aunque consentidas, con las dos mujeres denunciantes, ambas voluntarias de Wikileaks, durante un viaje a Suecia en agosto. Las jóvenes dicen que las relaciones dejaron de ser voluntarias al darse cuenta de que Assange no tenía preservativos.

“Convicciones inalterables”

Desde prisión, Assange ha transmitido a través de una conversación telefónica con su madre, Christine, un comunicado que se ha hecho público en el Canal Siete australiano. “Mis convicciones permanecen inalterables. Yo continúo fiel a mis ideales. Estas circunstancias no me harán cambiar. Si algo ha conseguido este proceso es reforzar mi determinación en la verdad”, ha manifestado el fundador de Wikileaks.

“Ahora sabemos que Visa, MasterCard, PayPal y otras son instrumentos de la política exterior de Estados Unidos. Es algo nuevo”, ha señalado. La acusación de Assange se produce después de que estas empresas y otras como Amazon rompiesen sus vínculos con Wikileaks o congelaran las transacciones en Internet con las que se financia la organización, bajo argumentos como que desarrollaba actividades ilegales.

Ciberataques

Durante la última semana, Internet ha sido el escenario de una ofensiva de partidarios de Assange, promovido por un grupo llamado Anonymous, que han lanzado ataques para bloquear las páginas de las empresas que consideran enemigas de Wikileaks.

El último mensaje del australiano parece un acicate para los ciberactivistas. “Hago un llamamiento a todo el mundo para que se proteja mi trabajo y a mi gente de estos ataques ilegales e inmorales”, ha indicado Assange.

Peter Ricketts, el consejero de seguridad nacional del primer ministro, David Cameron, ha puesto al Gobierno en alerta ante la posibilidad de que las páginas gubernamentales sufran ataques por partidarios del fundador de Wikileaks, según The Guardian.

Un portavoz de Downing Street dijo ayer que la prioridad sería mantener la seguridad en “las páginas que gestionan información que pertenece al público”, ante el temor de que los ataques se dirijan contra los servicios de Hacienda o del Departamento de Empleo y Pensiones.

En contraposición, las manifestaciones convocadas hasta ahora en las calles de distintas ciudades han tenido un seguimiento mucho menor que las acciones en la web. El sábado, unas 50 personas se concentraron ante la Embajada estadounidense en Londres, y unos pocos cientos en Madrid, Barcelona o Valencia. Para hoy se ha convocado una protesta ante el tribunal londinense donde comparecerá Assange.

‘Alfombra roja’ en Westminster
Al igual que en la vista de hace una semana, varios personajes famosos se han acercado a los juzgados de Westminster, tanto para apoyar a Julian Assange como para colaborar en el pago de una eventual fianza que le permitiera seguir en libertad. La ex modelo y mujer de Mick Jagger, Bianca Jagger, el escritor Tariq Ali o el novelista Henry Porter son algunos de los que han pasado por la alfombra roja judicial.

Entre los que repiten está el director de cine Ken Loach y y Jemima Khan, hija del multimillonario lord Goldsmith y ex mujer del famoso jugador de críquet paquistaní ya retirado y ahora activista político, Amir Khan. Loach ha declarado a The Guardian que ofrece 20.000 libras (unos 23.700 euros) para la fianza del australiano, y que otras seis o siete personas han hecho lo mismo. “Si hay algo de justicia, debe ser liberado hoy”, ha dicho. “Las pruebas contra Assange parecen muy endebles. Lo más preocupante es la intriga política entre bambalinas”.

También el cineasta Michael Moore ha ofrecido 20.000 dólares (unos 15.000 euros), además de toda la infraestructura en Internet (su web, sus servidores, etcétera) para “mantener vivo Wikileaks”. Ante la imposibilidad de asistir a la vista, el director de Bowling for Columbine ha presentado una declaración escrita como testigo al tribunal británico.

redaccion

Reportan a abuelito extraviado

Previous article

Ocho armerías de Texas surten a narcos mexicanos

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in General