Internacional

Francia: condenan a Continental por la tragedia del Concorde

0

París, Francia. (Redacción).- La sentencia por la catástrofe del Concorde se anunció ayer en París, después de 10 años de proceso y cuatro meses de juicio. La compañía estadounidense Continental Airlines fue considerada exclusivamente responsable por la justicia francesa. Pero el caso está lejos de haber terminado.

Apenas leído el veredicto, Continental Airlines calificó de “absurda” la decisión de la justicia francesa, que la condenó a pagar una multa de 200.000 euros por el accidente del avión supersónico, que costó la vida a 113 personas en julio de 2000, cuando se estrelló al despegar de París. “Naturalmente apelaremos esa sentencia absurda”, anticipó la empresa en un comunicado.

El tribunal también condenó a la empresa aérea norteamericana a pagar un millón de euros de daños y perjuicios a Air France, que había solicitado 15 millones.

“Describir una lámina de metal como causa del accidente, así como a Continental y a uno de sus empleados como los únicos que cometieron un error, muestra la determinación de las autoridades francesas de desviar la atención y la responsabilidad de Air France, que pertenecía al Estado en momentos del accidente”, escribió la empresa norteamericana.

Air France había iniciado juicio en noviembre de 2000, al considerar que el accidente del Concorde fue provocado por una pequeña lámina metálica que se desprendió de un DC10 de Continental y cayó sobre la pista de la que debía despegar pocos minutos después el célebre avión supersónico.

Los jueces franceses le dieron la razón. Para ellos, esa lámina de titanio de unos pocos centímetros hizo estallar un neumático del Concorde, cuyos trozos perforaron un tanque de combustible y provocaron un incendio.

El dictamen fue inmediatamente denunciado por el abogado francés de Continental, Olivier Metzner, que consideró que la decisión de los jueces respondió a la voluntad de “defender los intereses franceses”.

“La justicia en Francia debe ser impartida en nombre del pueblo francés. Hoy ha sido impartida en nombre del patriotismo francés. Estamos ante una sentencia proteccionista”, estimó Metzner.

John Taylor, el empleado que había instalado la lámina en el DC10, fue condenado a 15 meses de prisión condicional y 2000 euros de multa. Según los jueces, John Taylor “no cometió una sola falta, sino varias en el ejercicio de sus funciones”. Esa “acumulación” constituye “una falta caracterizada” que compromete la responsabilidad de Continental.

Taylor, de 42 años, ciudadano danés que posee un permiso de residencia en Estados Unidos y vive allí desde los tres años, dijo en una entrevista que el juicio impidió que obtuviera la nacionalidad: “Este escándalo destruyó mi vida”, se lamentó.

Por el contrario, otros cuatro acusados de “homicidios y heridas involuntarias por irrespeto de una obligación de seguridad” fueron absueltos.

Se trata de Stanley Ford (71 años), jefe de equipo de Taylor, así como los tres representantes de la aeronáutica francesa: Henri Perrier (81 años), director del programa Concorde de 1978 a 1994, uno de los padres del avión supersónico; Jacques Hérubel (75 años), ingeniero en jefe del Concorde en Aerospatiale de 1993 a 1995, y Claude Frantzen (73 años), ex responsable del programa ante la Dirección General de Aviación Civil (DGAC).

La decisión de los jueces fue calificada de “incomprensible” por Roland Rappaport, abogado del Sindicato Nacional de Navegantes de la Aviación Civil (Snomac) y de la familia del piloto del Concorde, Christian Marty.

“No consigo comprender la diferencia de tratamiento entre la compañía norteamericana y los acusados del lado francés”, declaró. “Los problemas del Concorde eran bien conocidos desde hacía 20 años.” Para Rappaport, “este proceso pone en evidencia que ese soberbio avión sufría de graves insuficiencias en el plano técnico y problemas de tanques de combustible” conocidos desde 1979.

El tribunal absolvió igualmente en lo penal a la empresa EADS-France -que sucedió a Aerospatiale, la empresa que construyó el Concorde-, pero consideró, no obstante, que era responsable en lo civil. EADS-France deberá hacerse cargo del 30% de las indemnizaciones a las familias de las 113 víctimas.

El fatal accidente, ocurrido hace casi diez años, provocó una conmoción mundial. El avión se estrelló sobre un hotel de Gonesse, cerca del aeropuerto Charles de Gaulle, provocando la muerte de sus 109 pasajeros y miembros de tripulación, y de 4 personas en tierra. Lanzado a comienzos de 1960 por iniciativa del general Charles de Gaulle, el primer ejemplar del supersónico franco-británico entró en servicio comercial en enero de 1976 y fue definitivamente retirado del aire en octubre de 2003.

redaccion

Ascienden a 24 los muertos por el alud en Antioquia

Previous article

Congelan los fondos de Assange en Suiza

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.