Nacional

Wallace: un premio que la remite al dolor

0

Ciudad de Mèxico. (El Economista).-  Tras recibir el Premio Nacional de Derechos Humanos 2010, la presidenta de la organización Alto al Secuestro, Isabel Miranda de Wallace, lamentó que la justicia en México todavía sea como un poema: se escucha pero no se implementa.

Entrevistada por El Economista, tras recibir el galardón dijo que se considera una luchadora social, advierte que eso le ha traído amenazas, porque las organizaciones criminales la ven la como un riesgo.

“Constantemente recibo amenazas (…) algunas de ellas las hemos investigado, quiero pensar que son los delincuentes, otros dicen que vienen de la policía, situación que no hemos podido comprobar, pero seguiré trabajando para pedirle a la autoridad que cumpla para lo que fue electa”, dice.

Miranda de Wallace llegó a Los Pinos acompañada de su familia, menos de su hijo Hugo Alberto Wallace Miranda, quien fue secuestrado y asesinado en junio de 2005, cuando ella se se empeñó en encontrar a los responsables del crimen y a las autoridades complacientes con la delincuencia organziada.

A través de espectaculares logró llamar la atención de autoridades y ciudadanía, luego de que se aventuró a investigar el plagio de su familiar.

Ayer, desde esa tribuna, pidió a los mexicanos no solapar las ilegalidades de nadie y denunciar sin ponerse en riesgo a través del anonimato.

A menos de una semana del encarcelamiento de Jacobo Tagle, copartícipe del secuestro y asesinato de Hugo Alberto, la galardonada dijo que no está satisfecha con los resultados.

“No puedo estar satisfecha porque a final de cuentas a mí me llevó mucho tiempo, casi cinco años, conseguir al último (delincuente que asesinó a su hijo) y no lo conseguí yo”, comentó.

Antes, durante el discurso que dio luego de recibir el premio de manos del presidente Felipe Calderón, aseguró que de no haber sido por la intervención de las autoridades en el caso de su hijo, ella hubiera hecho justicia por su “propia mano”, convirtiéndose en un verdugo y atentando contra los derechos humanos de otra persona.

Por ello, continuó, es necesario que sociedad y gobierno se apoyen y trabajen en equipo para conseguir mejores resultados; también se requiere despolitizar la toma de decisiones que empiezan desde Los Pinos, en las reuniones del gabinete, las cuales deben mostrar apertura a los ciudadanos.

Emocionada por el reconocimiento, la titular de Alto al Secuestro aseveró que la libertad es un derecho humano violado y burlado constantemente en el país.

“Es más, de qué sirve la libertad de expresión si son las balas del crimen organizado las que callan las palabras de los periodistas; de qué sirve que en nuestras leyes los derechos humanos sean un bien público, irrenunciable, si en la práctica la intimidación, el amedrentamiento y la violencia pueden más que la ley”, preguntó.

Confesó que haberse involucrado en temas de seguridad es lo más doloroso de su vida: “Si México hubiera sido un lugar seguro y con un sistema judicial que realmente desincentivara el crimen, Hugo jamás hubiera sido secuestrado y yo no hubiera emprendido la causa que me hizo merecedora a recibir esta condecoración”.

Miranda de Wallace, que fomentó la nueva ley para prevenir y sancionar el secuestro, llamó a renovar un pacto social en el que las autoridades no sacrifiquen los intereses de la sociedad y que los ciudadanos se comprometan a participar en las decisiones políticas. También pidió rediseñar la asignación de presupuesto a los estados para que no sólo “estiren la mano”, sino que entreguen resultados.

“Hay un largo camino que nos queda por recorrer en específico. Todavía el fortalecimiento de las instituciones, entre ellas las de SIEDO (Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada), la capacitación de los policías que se ha prometido para poder sacar al Ejército de las calles, apremia que nuestras policías estén calificadas y preparadas para poder hacer frente a los delitos que atormentan a México”, aseveró.

En el largo camino de la búsqueda de los responsables del asesinato de su hijo -cuyos restos aún no aparecen- Isabel Miranda fue fundadora y presidenta del Movimiento Blanco, grupo que buscaba atender temas de seguridad, empleo y educación.

Ahora, en su carácter de presidenta de la asociación Alto al Secuestro, brinda asesoría a familiares y víctimas de este delito.

redaccion

Santos presentó su nueva piel

Previous article

Lamenta alcaldesa de Tlacotalpan comentarios del próximo edil

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Nacional