General

Una capilla guardará los restos de Juan Pablo II

0

Roma, Italia. (REDACCION).-  En vista de la beatificación de Juan Pablo II, que tendrá lugar en los próximos meses, hierven los preparativos para el traslado de sus restos desde las Grutas Vaticanas -es decir, la cripta de la basílica de San Pedro-, a una capilla de este templo, con el fin de permitir una mayor afluencia de fieles.

Según trascendió ayer, los restos de Karol Wojtyla (que será proclamado beato en abril o en octubre próximo, ya que el milagro atribuido a su intercesión, la inexplicable curación de una monja francesa, ya fue aprobado por la Congregación para la Causa de los Santos y sólo falta que sea promulgado por Benedicto XVI), serán trasladados a la capilla de San Sebastián, que se encuentra en la parte derecha de la basílica, entre La piedad, de Miguel Angel, y la Capilla del Santísimo.

No por nada, la capilla en cuestión apareció ayer cubierta con una gran lona, que indica que ya han comenzado los trabajos de restauración y limpieza del lugar, para que allí pasen a descansar los restos de Juan Pablo II, uno de los papas más queridos de los últimos tiempos.

Luego de una larga agonía y en medio de la congoja popular, el “papa que vino del Este” murió el 2 de abril de 2005. Desde el día de su masivo funeral, el 8 de abril siguiente, cuando la multitud clamó “Santo subito!” (‘¡Santo ya!’), sus restos yacen en la cripta del Vaticano, en la que fue tumba del beato papa Juan XXIII (también trasladado a la basílica, tras ser elevado al honor de los altares) y a pocos metros de la tumba de San Pedro.

Según datos de la Santa Sede, un promedio de más de 20.000 personas visita todos los días esta tumba, que se convirtió en un verdadero lugar de peregrinación para miles de fieles de todo el mundo, y que se destaca por su sencillez. Una simple lápida de mármol blanco de Carrara, grabada con el nombre en latín de Juan Pablo II y con las fechas de su elección al trono de Pedro -el 16 de octubre de 1978- y de su partida al más allá, se ve en este sitio, por lo general acordonado y vigilado por custodios, y decorado con flores, algunas velas y cartas que dejan los peregrinos.

Se cree que hoy mismo Benedicto XVI podría firmar el decreto que reconoce el milagro necesario para la beatificación de su amado predecesor.

redaccion

Desastre en Brasil: Dilma visitó las zonas inundadas y ya son 508

Previous article

Respaldan Cruz Azul y Pumas al cuerpo técnico del Tri

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in General