General

Afores-Outsourcing

2

Afores, bomba de tiempo

Todos los que invirtieron una vida de trabajo deberían tener derecho a una pensión digna, es lo menos que merecen llegada la vejez. Por desgracia, dicho anhelo es algo que no puede conseguirse por decreto. La volatilidad del mercado laboral mexicano los últimos 15 años, producto a su vez de una economía estancada, hace que el modelo de las Afores hoy vigente sea una bomba de tiempo social y financiera.

Hasta 1997, una pensión mínima podía obtenerse después de haber cotizado 500 semanas. El problema es que ese esquema resultaba insostenible para las finanzas públicas a largo plazo, pues cada vez había más jubilados —no necesariamente de la tercera edad— mantenidos con recursos aportados por trabajadores en activo, dejando así vacías y con deudas las arcas del IMSS. Luego de esa fecha, el instituto exigió una base de mil 250 semanas cotizadas para una pensión mínima. Se pensó que las aportaciones de cada trabajador a su propia pensión serían suficientes para garantizar un retiro digno. Más de una decada después parece que no será así, al menos no para todos, porque cada vez menos personas conservan un trabajo fijo por años.

De acuerdo con la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar) de los 41 millones de cuentas con registro en las Afores, cerca de 50% están inactivas, es decir, no hay aportación patronal en los últimos 36 meses. Esto significa que los trabajadores a quienes les corresponden esas cuentas están desempleados, ocupados en la economía informal o contratados bajo la modalidad de outsourcing que ciertas empresas emplean para evadir impuestos.

Lo que sucedió durante la crisis de 2008 es un ejemplo drástico de la tendencia. De acuerdo con el INEGI, la proporción de trabajadores que ganó más de cinco salarios mínimos bajó de 12% a fines de 2006 a 9% al finalizar el tercer trimestre de 2010. En cambio, en ese lapso aumentó de 20% a 23% la cantidad de gente que ganó de uno a dos salarios mínimos mensuales. En el balance, los empleos de 2010 son peores que los de 2008. ¿Cómo ahorrar en esas condiciones?

Es cierto, como dice Hacienda, que este sistema de pensiones es “solvente” en la medida en que el Estado no adquiere deudas para pagar las Afores, pero ese no debería ser el objetivo único, aunque cuadre en la ortodoxia económica.

Una postura responsable debe llevar a una revisión del modelo de pensiones, a menos que se decida enviar a la vejez precaria a millones de personas, lo cual, desde luego, no es una opción

“Outsourcing” causa hoyo fiscal al erario

Más de 14 mil empresas dejaron de pagar impuestos con este esquema

Uno de los mayores fraudes fiscales en la historia de México y que podrían representar un daño al erario público y a trabajadores por cerca de 5% del Producto Interno Bruto (PIB), se cometió con el empleo de la figura del outsourcing por parte de más de 14 mil empresas que bajo este esquema dejaron de pagar durante años cuotas al IMSS, Infonavit e impuestos como el IVA y el ISR, aseguró el doctor en derecho fiscal por la UNAM, Arturo Urbina Nandayapa.

Además del hoyo que causaron en el erario público y en el fraude a trabajadores, las empresas que operaron bajo el esquema propuesto por compañías que les vendían el sistema outsourcing podrían ser acusadas de lavado de dinero, al reinvertir lo que obtuvieron ilegalmente al no pagar impuestos en el sistema financiero nacional e internacional, indicó el especialista.

En esta situación se encuentran aerolíneas, equipos de futbol, empresas de computación, constructoras, hoteles, restaurantes “realmente no hay sector en el que la figura del outsourcing no aparezca, fue una verdadera ‘orgía’ de contratación o compra del sistema que no es otra cosa que la intención de no pagar impuestos y cumplir con leyes laborales”, dijo el experto.

Persecución legal

Afirmó que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) otorgó al gobierno mexicano la capacidad con grado constitucional de poder reclamar a todas las empresas y compañías outsourcing que defraudaron al fisco, al IMSS y al Infonavit, el pago de impuestos omitidos durante más de un lustro, comentó uno de los expertos más importantes en la materia en México.

La decisión de la SCJN de establecer que en la contratación de trabajadores para un patrón, en la que participa un intermediario laboral (outsourcing), ambos son responsables solidarios en el cumplimiento de las obligaciones de seguridad social, abrió las puertas para perseguir legalmente a los responsables del fraude al fisco y a trabajadores, señaló el autor de más de 40 libros en materia fiscal y aduanera.

Miembro de la Junta Nacional de la Academia Mexicana de Derecho Fiscal, Urbina Nandayapa consideró que existió corrupción y por tanto hay responsabilidad de funcionarios públicos en el crecimiento y expansión del fraude cometido por medio del sistema outsourcing que fue detectado desde que comenzó a caer la recaudación fiscal y el pago de cuotas al IMSS, principalmente por grandes empresas y compañías transnacionales en México.

El también jurado calificador de Becas para España por la Agencia Española de Cooperación Internacional y por la Secretaría de Relaciones Exteriores, dijo que posiblemente nunca se sepa el monto total del daño causado a las finanzas del país con este fraude, y advirtió que incluso se corre el riesgo de que al final no se castigue a los responsables mediante el perdón fiscal. “A eso le apuestan todos”.

¿Cómo definir el “outsourcing”?

El outsourcing se puede considerar como una intermediación laboral para poder contratar a una persona y eficientar los recursos. Podemos deducir que hay un esquema bajo el cual operan legalmente varias empresas, el problema con esta figura es el que persigue un objetivo fraudulento, el que se hizo para no pagar al IMSS o el Infonavit, lo mismo que evitar pagar ISR e IVA.

Con el IMSS en quiebra técnica y con la muy baja recaudación fiscal en México,

¿cómo fue posible que se permitiera el “outsourcing”?

Esto se debió a todo una operación de simulación, de pronto la empresa de outsourcing empezó a crecer como un negocio, ofrecían a las empresas el no pagar impuestos, la seguridad social a sus empleados y financiaban bajo este esquema el pago de nóminas, financiaban préstamos. Obviamente estamos hablando de miles de millones de pesos que se dejaron de pagar al erario público, al IMSS y otras instituciones de manera ilegal, dinero que al ser reinvertido y que al tener un origen fraudulento cae en los supuestos del lavado de dinero.

¿Qué pasó con las autoridades, por qué creció este fraude?

No existe ninguna otra explicación más que la corrupción. El dinero ilegal del outsourcing llegó y salpicó a muchos niveles, en los últimos cinco años se permitió su crecimiento exponencial y se convirtió en un fraude a niveles nunca antes vistos, ya que estamos hablando de que se dejaron de pagar las cuotas de prestación social de 4 millones de trabajadores y que bajo este esquema operaron 14 mil empresas que no tributaban al emplear esta figura. No se hizo nada, lo permitieron.

¿Cómo se pudo detectar esta simulación de evasión fiscal?

El IMSS fue el primero que se dio cuenta que su recaudación cayó drásticamente al igual que en el SAT, pero aun así se permitió el empleo del outsourcing fraudulento por lo menos hasta el 24 de abril de este año cuando la Procuraduría General de la República (PGR), con apoyo del Sistema de Administración Tributaria (SAT) y del Seguro Social , realizó cateos a varios despachos de outsourcing en operativos muy aparatosos y fue cuando supimos que la autoridad fiscal iba a tomar medidas, pero dejaron pasar más de un lustro sin hacer absolutamente nada.

¿Hay estimación del daño que representó para el erario público y seguridad social este fraude?

Se habla de más de 535 mil millones de pesos de fraude fiscal, de impuestos omitidos a través del outsourcing fraudulento. Tan sólo en el Presupuesto de Ingresos de la Federación se calculan 16 mil millones de pesos en recaudación por la vía coactiva, que no es nada pues lo pueden multiplicar por 10 y aún se quedan cortos por el daño que causa el outsourcing.

¿Qué delitos se fincarían a responsables?

El outsourcing fraudulento es un delito y abarca más de ocho figuras delictivas. Déjeme decirle que estos ilícitos van desde omisión en retención de IVA, omisión en retención de ISR, falsificación de contratos y documentos, omisión en el pago de cuotas del seguro social, lavado de dinero, fraude a trabajadores, delitos administrativos por omisión de impuestos y determinación de cuotas compensatorias del Seguro Social y otros delitos laborales. Aquí hay que decir que varios de los delitos son considerados como graves y no alcanzan la libertad bajo fianza.

¿Se podrá emplazar o acusar judicialmente a funcionarios?

La corrupción tiene la marca de la casa. El Seguro Social y el SAT detectaron que caía su recaudación y no se hizo absolutamente nada, y estamos hablando de que el daño puede equiparse a 5% del Producto Interno Bruto (PIB) del país, quizá nunca sepamos bien a bien el daño ocasionado y lo peor es que a fin de cuentas no se va a castigar plenamente este fraude.

redaccion

Reportan bajas ventas pescadores porteños

Previous article

Marchando por Aristegui

Next article

You may also like

2 Comments

  1. Thanks for some quality points there. I am kind of new to online , so I printed this off to put in my file, any better way to go about keeping track of it then printing?

  2. Do you people have a facebook fan page? I looked for one on twitter but could not discover one, I would really like to become a fan!

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in General