Internacional

Ejército egipcio pide el fin de las huelgas

0

El Cairo, Egipto. (El Economista).-  La policía y miles de empleados administrativos del gobierno de Egipto se manifestaron en las calles de esta capital el lunes, exigiendo mejores salarios y condiciones de trabajo, mientras el Ejército desalojaba de la Plaza de la Liberación a casi todos los manifestantes, cuya revuelta derribó al Mandatario Hosni Mubarak.

Los líderes militares que se hicieron cargo del país pidieron en la televisión estatal el fin de las huelgas laborales y las manifestaciones en la plaza central, y parecían dispuestos a prohibir todo tipo de aglomeraciones, huelgas y protestas, como esfuerzo para regresar a la normalidad.

Permanecían en la plaza tan sólo unas cuantas docenas de manifestantes que pedían la liberación de presos políticos. Entretanto, sindicatos y organizaciones de profesionales del sector público parecían resueltos a alinearse con la revuelta democrática popular, al distanciarse del gobierno.

Por otro lado, el paradero de Mubarak seguía siendo incierto, al igual que reportes no confirmados de que su salud se ha deteriorado.

Su salida, tras una revuelta popular de 18 días, seguía reverberando por todo el mundo árabe, pues este lunes se llevaron a cabo manifestaciones contra los gobiernos de Irán, Yemen y Bahrain. En la franja occidental de Jerusalén, el primer ministro de Palestina, Salam Fayyad, desintegró su gabinete como un primer paso para preparar elecciones generales en unos meses.

En Egipto, luego de que los militares impusieron ley marcial al disolver el Parlamento y suspender la Constitución, diversas organizaciones de oposición coincidieron en que las medidas eran indispensables para “extirpar un gobierno podrido”.

En un comunicado del lunes, el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas, encabezado por el mariscal de campo Mohammed Tantawi, reiteró que el control militar es temporal y que lo más probable es que dure hasta que haya elecciones en unos seis meses.

Aunque la oposición dice estar muy complacida por las medidas relativas al Parlamento y a la Constitución, que estaban totalmente supeditados al gobierno de Mubarak, insisten en que no se debería permitir que permanezca el gabinete que designó Mubarak y en que no hay motivo real -si lo que se busca es la democracia- para desalojar a los manifestantes de la plaza.

En las reuniones que se celebran entre el gobierno y la oposición, la Hermandad Musulmana presiona por elecciones antes de seis meses, pero otros activistas pro democracia reconocen que tardará más de seis meses en preparar el terreno para unas elecciones justas.

redaccion

Francia tendría que rectificar para que México regrese a exposición: SRE

Previous article

Rafael Márquez quiere vencer a Chivas

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.