Cultura

Astronomía de excepción

0

(El economista).-  El miércoles, la atención del mundo entero se volcó a ver por Internet el largo eclipse lunar que los polacos pudieron ver en vivo. Se trató del eclipse más largo de la década y las imágenes de la Luna roja resultaron bellísimas (Una medida muy doméstica de la atención que despertó el fenómeno sería que fue, por mucho, la nota más vista en nuestro sitio de internet en su historia).

Pero este fue sólo uno, el más accesible y cercano, entre varios récords que se rompieron en los últimos días en los vastísimos terrenos de la astronomía. He aquí la pequeña colección.

UN FULGOR SIN PRECEDENTES

Hoy la revista Science dio a conocer la observación que realizó el satélite Swift de la NASA de la emisión de rayos gamma más poderosa que se haya observado.

El satélite Swift lleva casi siete años de observar el cielo a la caza, entre otras cosas, de destellos de rayos gamma, la luz con mayor energía que existe, para intentar desentrañar el misterio de su origen.

Los expertos piensan que la mayoría de estas emisiones se generan si estrellas de muy alta masa colapsan al término de su vida y forman un agujero negro. Entonces se emite radiación gamma en forma de estrecho chorro que dura sólo unos minutos.

Estos destellos pueden desprender en muy poco tiempo tanta cantidad de energía como la que nuestro Sol ha emitido desde que se formó, hace 5,000 millones de años.

La ráfaga que detectó el satélite Swift (localizada en el centro de una galaxia en la constelación Draco, a casi 4,000 millones de años luz de la Tierra), aunque parecía de rutina, duró no minutos sino días.

El equipo de astrónomos, entre los que se encuentra William Lee, director del Instituto de Astronomía de la UNAM, estudiaron el fenómeno con el telescopio espacial Hubble y el telescopio de rayos X Chandra, ambos de la NASA.

Aparentemente, la emisión se produjo porque el agujero negro se tragó una estrella que pasaba por ahí. Es la primera vez que un evento de esta naturaleza es observado en rayos gamma, pero los astrónomos calculan que en cada galaxia con un agujero negro en el núcleo (muchas, pero no todas, tienen) puede suceder una situación similar cada 100,000 años, aproximadamente.

LOS MÁS VIEJOS Y GRANDES

Desde hace tiempo, los teóricos sospechaban que desde los primeros 1,000 millones de años de existencia del Universo debieron existir hoyos negros.

Una “larga mirada” (como dice Dave Mosher en National Geographic News) a las zonas más antiguas y lejanas del Universo, encuentra enormes agujeros negros devorando materia en los centros de primitivas galaxias.

La observación durante 45 días desde el satélite Chandra no ofreció resultados concluyentes, pero al analizar los datos los astrónomos encontraron las emisiones de rayos X que corresponderían a estos agujeros negros devorando materia.

Los rayos X, que habrían viajado durante al menos 13,000 millones de años hasta alcanzar nuestros telescopios, se detectaron en 197 galaxias, un 30% de las observadas.

El líder de la investigación, Ezequiel Treister, además de decir que probablemente hay más agujeros negros que no pudieron detectarse por las nubes de gas y polvo, comenta que “la formación de galaxias y los agujeros negros tienen una relación estrecha. No sabemos uno genera al otro, es un problema del huevo y la gallina. Ir más atrás en el tiempo puede darnos algunas pistas”.

ENCUENTRAN EXTRASUPERNOVAS

Las supernovas, esas inmensas explosiones estelares, se conocen desde hace un siglo, así que resulta muy sorprendente que en fechas recientes se hayan encontrado algunos ejemplos de este tipo de explosiones estelares que parecen ubicarse en una categoría completamente distinta. Dice Andrew Fazekas en, National Geographic News, que un el nuevo tipo de supernova descubierto es por lo menos diez veces más brillante que cualquier supernova conocida, según un nuevo estudio.

“En los cien años de estudio de las supernovas, pensamos que habíamos visto todo; esto es bastante inesperado y emocionante”, dijo el líder del estudio Robert Quimby, un astrónomo del Instituto de Tecnología de California en Pasadena.

“Después de tanto tiempo, es sorprendente que sólo ahora encontremos una nueva clase de eventos que eclipsa a todas las otras supernovas.”

Considerados algunos de los eventos más violentos y energéticos del universo, las supernovas pueden eclipsar a sus galaxias anfitrionas durante varias semanas. Las supernovas se producen cuando las estrellas con un mínimo de diez veces la masa de nuestro sol llegue al final de su vida y explotar.

Eso deja un núcleo caliente llamado estrella de neutrones, que está rodeado por una nube de rápida expansión de gas resplandeciente. Sus brillantes explosiones también se utilizan para medir grandes distancias en el universo.

Quimby encontró seis supernovas inusualmente brillantes, utilizando el Telescopio Samuel Oschin del Observatorio Palomar en California.

Los patrones de luces extrañas fueron vistos en las galaxias enanas que van en la distancia de tres mil millones hasta ocho mil millones de años-luz de distancia.

Hasta ahora los astrónomos han observado dos tipos generales de las supernovas. Una supernova de Tipo I resulta cuando una estrella deposita materia en la superficie otra estrella y genera una reacción nuclear fuera de control. En una supernova de tipo II, una estrella supergigante agota su combustible nuclear y colapsa bajo su propia gravedad, hasta que estalla.

Las supernovas recién descubiertas no parecen encajar en alguna de estas categorías: son seis nunca antes vistas. Por ejemplo, las supernovas nuevas muestran no sólo emisiones inusualmente altas de radiación ultravioleta, sino también largos períodos de brillo, dijo Quimby.

 

redaccion

Se desploma helicóptero militar en Oaxaca

Previous article

OTAN lanza ataques diurnos contra blancos en Trípoli

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Cultura