Pasos a seguir para tu incapacidad

Publicado el agosto 26, 2011 a las 12:47 PM  ·   Sin Comentarios
embarazo

Ciudad de México.-  Estar embarazada implica, para las mujeres trabajadoras afiliadas ante el Instituto Mexicano del Seguro Social, iniciar una serie de trámites y cubrir ciertos requisitos que le permitirán gozar del periodo de incapacidad establecido por la Ley.
En cuanto la mujer sabe de su condición, es recomendable que acuda con su médico familiar para que éste a su vez inicie un control y le envíe al laboratorio a practicarse estudios para conocer los niveles de glucosa en sangre, así como de orina y otros de carácter básico, los cuales se puede practicar en el propio Instituto o en una clínica particular.

A partir de la primera consulta, el médico le programará sus citas mensualmente, para que no tenga la necesidad de hacer filas sino únicamente cumplir con el horario que se le fijan, de preferencia llegar unos 15 minutos antes. Si se atiende este criterio, la mujer embarazada no tendrá que pasar más de una hora en su unidad médica.

Aunque la mujer tenga contemplado “aliviarse” en un hospital privado, debe cubrir los trámites ante el Seguro Social para poder gozar del pago total de la incapacidad.

Regularmente, los médicos establecen que se deben cubrir un mínimo de cinco citas para estar en condiciones de expedirles la incapacidad, la cual debe ser por 42 días antes de la fecha estimada del parto y el mismo número después.

Durante todo este periodo, la trabajadora tendrá derecho al pago de un subsidio por parte del IMSS equivalente al cien por ciento del salario que cotiza ante el Instituto, al inicio de la incapacidad prenatal; la Ley del Seguro Social establece que ningún patrón debe restringir este derecho.

Dentro de los requisitos que se establecen para tener derecho al pago del subsidio por maternidad, figuran:

1. Estar vigente como asegurada ante el Instituto.

2. Que la asegurada tenga reconocidas un mínimo de 30 semanas cotizadas durante los 12 meses anteriores a la fecha en que inicia la incapacidad prenatal.

3. El embarazo y fecha probable de parto deben ser certificados por un médico del IMSS.

4. No realizar trabajo remunerado durante la incapacidad prenatal y postnatal.

Los documentos que debe de presentar en la ventanilla bancaria para el pago del subsidio por maternidad son:

1. “Copia Asegurado” del certificado de incapacidad.

2. Identificación oficial con fotografía y firma (credencial para votar, pasaporte, cédula profesional o credencial ADIMSS).

Cabe aclarar que cuando el parto ocurra en una fecha posterior a la estimada por el médico del IMSS, se expedirán certificados denominados De Enlace, que abarquen el periodo comprendido entre el último día de la incapacidad prenatal y la fecha real del parto.

Este certificado De Enlace se pagará igual que un certificado de Enfermedad General, es decir, al 60 por ciento del salario registrado en el IMSS.

En contraparte, si el parto se adelanta y ocurre dentro del periodo de incapacidad prenatal y la asegurada no estuvo bajo control y tratamiento médico institucional durante el embarazo, el subsidio por la incapacidad postnatal se ajustará, descontando los días que se hubiesen traslapado con la prenatal.

En caso de que el médico indique que la trabajadora asegurada sí estuvo bajo control médico durante el embarazo, las dos incapacidades se pagarán completas aunque hubiese días traslapados.

El plazo para reclamar el pago del subsidio es de un año, contado a partir de la fecha de expedición de la incapacidad. Después de un año, el pago se cancelará definitivamente.

El pago al subsidio por la incapacidad permanecerá disponible durante 30 días calendario en el banco para cobrar la prestación. En caso de que la sucursal indique que ya no está disponible, tendrá que acudir a la ventanilla de prestaciones económicas de la unidad médica de adscripción que le corresponda para solicitar que sea reactivado.

En los casos en que la mujer asegurada preste sus servicios a dos o más patrones, el Artículo 33 de la Ley General del IMSS establece que deberá solicitar en la ventanilla de Prestaciones Económicas, el pago correspondiente de la diferencia del salario restante, para lo cual se tomará en cuenta la suma de los salarios percibidos registrados ante el IMSS.

En este caso, el monto no podrá superar el límite de las 25 veces el salario mínimo general vigente en el Seguro Social.

Sus derechos
Las condiciones económicas y exigencias cotidianas han convertido a las mujeres en una fuerza laboral muy importante en nuestro país, y aunque hay igualdad en los aspectos laborales y sociales con relación a los hombres, es la condición de embarazo la que precisamente hace una diferencia, por todas las condiciones físicas que esto implica.

Aunque en ese estado, las garantías deberían enfocarse a la protección de ella y del nuevo ser, suelen presentarse actos de rechazo y discriminación por parte de las empresas que las asumen como un costo innecesario.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos establece la importancia de que las mujeres conozcan sus derechos, que son:

1. La mujer tiene los mismos derechos y obligaciones que los hombres, salvo que esté embarazada o amantando

2. Si está embarazada, no se le pueden obligar a realizar trabajos pesados, que pongan en peligro su salud y la de su hijo que espera; tampoco se le obligará a estar presente cuando fumiguen o hayan fumigado, ni cuando apliquen agroquímicos.

3. Tiene derecho a descansar seis semanas antes y seis después de que nazca el bebé; en este período recibirá el pago completo del salario y conservará su empleo.

4. Durante el tiempo en que amamante al recién nacido, tienes derecho a descansar media hora, dos veces al día.

5. Ser protegidas durante sus embarazos y en el ejercicio de su maternidad.

6. Ser atendidas por el personal de salud, en caso de enfermedad, de embarazo o de parto, con respeto y cuidado y de acuerdo con sus necesidades.

7. Ser consultadas sobre si desean que se les aplique algún método anticonceptivo y ser respetadas cualquiera que sea su decisión al respecto.

8. Exigir que sus derechos laborales no queden condicionados por la renuncia a la maternidad; es decir, que no se les niegue un trabajo que soliciten, ni se les despida de uno que tienen, porque están embarazadas.

9. Recibir las prestaciones que otorguen a las madres las normas específicas y los contratos colectivos de trabajo.

Los derechos laborales de las mujeres embarazadas están reconocidos por las leyes mexicanas, así como por tratados internacionales ratificados por nuestro país.

Las autoridades tienen la obligación de protegerlos y cuando alguien no los respete o cuando las autoridades administrativas que deban protegerla no cumplan con ese deber, las mujeres pueden acudir a la Comisión de los Derechos Humanos de su localidad a presentar una queja.

ORIENTACIÓN
* Para denuncias, comentarios, quejas o información ante el IMSS, comunicarse al 01-800-623-23-23, en el correo electrónico prestaciones.economicas@imss.gob.mx o en el área de Prestaciones Económicas de la unidad médica correspondiente.

* Para presentar una queja por presuntas violaciones a los derechos humanos, marcar el 01-800-715-2000

 

  • Twitter
  • Facebook
  • E-Mail
Comentarios (0)