Nacional

Critican guerra contra el narco; Calderón niega autoritarismo

0

Ciudad de México.-  Luego que el poeta Javier Sicilia reprochó con severidad al presidente Felipe Calderón que, a tres meses del primer diálogo, la guerra contra el crimen organizado multiplica el dolor y no logra construir la paz, el mandatario rechazó que su Gobierno sea autoritario.

“Hace más de 3 meses nos reunimos aquí y le mostramos lo que la estrategia de guerra había causado en 5 años: 40 mil muertos, 60 mil desaparecidos, 120 mil desplazados (…) En estos últimos tres meses han aumentado terriblemente”, espetó Sicilia en el Castillo de Chapultepec.

Reclamó que Calderón se empeñe en mantener al Ejército en la calle y señaló que dicha estrategia es equivocada porque no se reduce la corrupción policiaca, ni atiende el hecho de que el narco ha infiltrado las estructuras políticas, económicas y judiciales de México.

Incluso, también fustigó que la militarización del País y las condiciones de violencia han provocado el surgimiento de paramilitares.

“Sus decisiones provocan el surgimiento de paramilitares”, acusó el escritor.

Agregó que se trata de una guerra sin fin en la que los flujos de dinero y las redes de complicidades se mantienen intactas, mientras los ciudadanos quedan llenos de miedo y de muerte.

México, consideró, no es un Estado fallido, sino uno fracturado debido a la sordera de la clase política ante los reclamos de la sociedad.

“El país arde, las muertes se contabilizan por decenas de asesinados, de huérfanos, de madres y padres que hemos perdido a nuestros hijos. Nosotros no representamos a todos, pero representamos el dolor de los más desprotegidos”, dijo Sicilia.

En respuesta, el presidente Felipe Calderón negó que su Gobierno sea autoritario.

“Honestamente, en honor de la verdad, amigas y amigos, este no es un Estado autoritario, si este fuese un Estado autoritario créanme que no estaríamos dialogando aquí, si este fuera un Estado que oculta la verdad, créanme que no estaríamos poniendo y abriendo oficinas y las puertas del Gobierno para que se conozcan esos casos, ni hubiéramos revelado como hemos revelado desde el número de víctimas y el esfuerzo por encontrar sus circunstancias y sus nombres”, respondió.

“Sí es cierto también que una gran aportación del Movimiento ha sido la personalidad de cada una de las víctimas, y creo que también ese es un aprendizaje nuestro”.

En su intervención, Calderón refutó también las declaraciones del padre Miguel Concha, sobre la inconstitucionalidad de la presencia del Ejército en la lucha anticrimen.

El titular del Ejecutivo defendió sus atribuciones constitucionales definidas en el Artículo 89 y le pidió a Concha que cuando se citara la Carta Magna lo hiciera de manera correcta.

El mandatario defendió la gestión de su Administración en temas como los operativos conjuntos, el acceso a la justicia y la creación de la Fiscalía para Víctimas.

También criticó el consumo de drogas en EU por sus consecuencias en México y rechazó contudentemente que existan grupos paramilitares.

Tras la intervención de Calderón, una mujer le recriminó que así como ordenó iniciar la guerra debería dar la instrucción de localizar a las personas desaparecidas en el País, a lo que el Mandatario respondió que encontrarlos no depende sólo de su voluntad.

Después, Blake pidió tomar un breve receso y Sicilia aprovechó para anunciar que cedería su lugar a otra mujer, lo que provocó que el titular de Segob lanzara un reproche que fue silenciado por el aval de Calderón al planteamiento del poeta.

Al reanudar la sesión, Isabel Miranda de Wallace, de la organización Alto al Secuestro, reconoció la apertura de Calderón para sostener un diálogo franco y abierto.

Señaló que México está herido no sólo por los delincuentes sino por la corrupción.

Respecto a la reforma política planteó que se pretende matar la democracia al bloquear el acceso a instrumentos para remover a funcionarios.

Agregó que los Gobernadores deben rendir por la situación de violencia que se vive en los estados.

En su oportunidad, Alejandro Martí, de México SOS, señaló que el País vive una de las etapas más oscuras en materia de seguridad y destacó que la realidad no se transformará con violencia, sino con consciencia.

Lamentó que en los últimos años se haya incrementado el número de secuestros y asesinatos y reiteró la necesidad de crear 32 policías estatales que operen bajo un mando único.

Demandó al Congreso actuar con carácter de urgencia ante la emergencia nacional para aprobar reformas indispensables que tienen como fin mejorar la impartición de justicia y abatir la impunidad.

En tanto, Ernesto López Portillo, del Instituto para la Seguridad, contrastó la gran inversión que se realiza en materia de seguridad con los resultados de la misma a nivel nacional.

Señaló que el debate no es el empleo legítimo de la violencia del Estado, si no que ésta puede salirse de control y que no acepta controles externos para que sea regulada.

Para finalizar el diálogo, el Presidente Felipe Calderón advirtió fallas en el Federalismo.

Durante su exposición de la problemática criminal en los Estados y de la búsqueda del tránsito a una seguridad local, Calderón advirtió rezagos en la administración de recursos y responsabilidades entre las entidades y la Federación.

“A la hora de los derechos somos federalistas, a la hora de las responsabilidades somos centralistas”, aseguró mientras discutía el otorgamiento de recursos a los estados.

El Mandatario dijo que la problemática deriva de un problema en el diseño constitucional que se tiene que corregir.

 

redaccion

Cameron nombra nuevo ministro de Defensa

Previous article

Paulina Rubio dedicó tema a su papá

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Nacional