Internacional

España difunde las cuentas del rey Juan Carlos

0

Madrid, España. (Agencias).-  Por primera vez en la historia de la monarquía española, la Casa Real publicó ayer cómo se reparte el dinero que el rey Juan Carlos recibe anualmente, en un gesto que apunta a la transparencia, tras el escándalo de corrupción en el que se vio envuelto el duque de Palma y yerno del rey, Iñaki Urdangarín.

El desglose de las cuentas reales, que se puede ver en la página web de la Casa Real ( www.casareal.es ), confirma que el rey Juan Carlos es el representante institucional que más dinero gana al año en España. En 2011 recibió 292.752 euros brutos anuales, 140.519 en concepto de sueldo personal y 152.233 en concepto de gastos de representación,

Esa cantidad lo sitúa por delante de los presidentes del Tribunal Supremo y del Tribunal Constitucional. Con 130.000 y 129.000 euros respectivamente, estos dos están en el segundo y tercer puesto de la lista de los mejores pagados.

El príncipe Felipe, heredero del trono español, recibió por su parte casi 146.400 euros, la mitad que su padre. De ellos, casi 70.300 euros corresponden a su salario, mientras que algo más de 76.000 euros los recibió en concepto de gastos de representación.

Hace años que la izquierda minoritaria y otros sectores de la sociedad exigen conocer cómo gasta el rey el dinero que recibe de todos los españoles.

En su artículo 65, la Constitución española de 1978 establece que “el rey recibe de los presupuestos del Estado una cantidad global para el sostenimiento de su familia y casa, y distribuye libremente la misma”, con el objetivo de que ejerzan su labor con independencia.

Esa cantidad global la fija anualmente el gobierno, tras conocer las necesidades de la Casa Real, y se aprueba en el Congreso de los Diputados. Es, en otras palabras, un monto público.

En 2011 la Casa Real recibió 8,43 millones de euros. El presupuesto se redujo a partir de la crisis económica de 2010, ya que antes recibía 8,9 millones de euros. Un año antes, además, se había congelado por primera vez, a petición del propio monarca, que quiso así expresar su solidaridad en tiempos de crisis con la sociedad española. Estas cifras, en comparación con las del resto de las monarquías europeas, sitúan a la española como una de las más “baratas” del Viejo Continente.

Lo que no era público hasta el momento era la forma en la que el rey distribuía el dinero, a diferencia de lo que sí ocurre en otras monarquías europeas.

Así, los españoles pudieron saber ayer que este año la dotación de la familia real supuso el 9,65 por ciento de los 8,43 millones, algo más de 814.000 euros.

De ese dinero, la reina Sofía, la princesa Letizia y las infantas Elena y Cristina se repartieron 375.000 euros en gastos de representación. Aunque se sabe que la reina y la princesa de Asturias recibieron cantidades más altas que las infantas, en el caso de las cuatro no se han desglosado las partidas, como sí se ha hecho con las del rey y el príncipe.

“No entraremos en detalles, como otras casas reales”, había advertido ya a principios de este mes el jefe de la Casa Real, Rafael Spottorno, cuando anunció que las cuentas iban a ser publicadas.

La mayor partida (47,89 por ciento) del dinero total que recibió el rey en 2011 estuvo destinada a los gastos de personal: es decir, algo más de cuatro millones de euros se destinaron al pago de salarios y otros conceptos laborales.

Más allá del dinero que el monarca recibe anualmente y distribuye libremente, la familia real española genera otros gastos que no están contabilizados en esa asignación, como el de escoltas, que asume el Ministerio del Interior, o el mantenimiento de palacios, que depende de Patrimonio Nacional. “Como en la mayoría de los países del mundo, los gastos relativos a viajes y visitas oficiales los asume el Ministerio de Asuntos Exteriores”, señala la página web de la Casa Real española.

El rey no paga ni la luz ni el gas. Estos servicios corren a cargo de Patrimonio Nacional, que es quien posee la titularidad de todas las residencias de las que disfruta la familia real.

La Casa Real hizo públicas sus cuentas en vísperas de la previsible imputación de Iñaki Urdangarín, esposo de la infanta Cristina, dentro de la Operación Babel. Sin embargo, un vocero de la institución indicó que esta decisión no tiene nada que ver con los problemas del duque, ya que se ha tomado por el deseo del monarca de que haya “máxima transparencia” en la gestión de la institución.

La Casa Real recordó que el duque de Palma jamás ha percibido ingresos de parte de esa institución, igual que tampoco lo hizo el ex marido de la infanta Elena, Jaime de Marichalar, mientras estuvo casado con ella.

 

redaccion

Corea del Norte entroniza a Kim Jong-un

Previous article

Se recrudece la tensión entre EE.UU. e Irán

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.