ColumnistasMaybelline Ibañez Juarez

A las encustadoras les esta pasando lo que a los Políticos

0

FUEGO CRUZADO
POR: MAYBELLINE IBAÑEZ JUAREZ

Desde el momento en que los mexicanos y las mexicanas dejaron de creer en las falsas promesas de los políticos, comenzaron a votar por la persona y no por el candidato.

Algo similar le está sucediendo a las empresas encuestadoras que salen a relucir exclusivamente en los momentos políticos.

En el transcurso de ese proceso en el que los mexicanos aprendieron y entendieron como es la política, pero sobre todo como son los políticos todo cambió en la política.

 Cuando el pueblo se cansó de la demagogia de esos discursos retóricos, de ese arte de convencer de hacer creer que decían la verdad, empezaron todos a dar el voto de castigo a los farsantes.

 Los políticos priístas fueron principalmente los primeros en vivir el voto adverso del electorado en el momento en el que los ciudadanos dejaron de creer, desconfiar.

Todo comenzó con los propios simpatizantes en el momento en que comenzaron a abandonarlos cansados de las falsas promesas y el PRI entró en el proceso de empanizarse al grado tal que fueron perdiendo notan solo puestos políticos sino la credibilidad ciudadana.

Parece ser que así está pasando ahora con las encuestas, con esas agencias que indudablemente trabajan al mejor postor con el compromiso fiel de dar los resultados favorables a quienes los contratan.

 Los mexicanos y las mexicanas presumen que las encuestas no trabajan de manera altruista en un compromiso con México, trabajan para hacer creer que lo que dicen es cierto.

 El pueblo de México ya no cree y eso es muy delicado para las empresas encuestadoras a quienes les está sucediendo lo mismo que le sucedió al Partido Revolucionario Institucional.

 Lo grave del asunto es que esas encuestas que para los mexicanos parecen falsas están generando incredulidad en los medios que las publican y en los comentaristas que las difunden como reales.

 Hoy en las redes sociales, el vilipendio en contra de las empresas encuestadoras se reflejan en un parámetro real, en donde son miles los que no creen en las encuestas y eso sin contar a las personas que no interactúan y que también dudan de esos resultados que sea favorable a tal o cual partido, lo cierto es que van perdiendo credibilidad.

 A las encuestadoras les está pasando lo que le pasó a los políticos en una sociedad cambiante, ávida de la verdad.

 Pareciera que es esta incredulidad el primer paso que pondrá punto final a encuestas tendenciosas, dirigidas o planeadas.

 No esta muy lejos en que el rechazo virtual se vea convertido en una protesta real de un pueblo que pide no ser engañado.

redaccion

CALAMIDADES

Previous article

En la Opinión de Vasquez Pino

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Columnistas