ColumnistasLic. Emilio M. Gómez

La otra Expropiación Petrolera. . .

0

Pensamiento Compartido

Emilio M. Gómez

Al igual que lo hizo en México el Presidente Lázaro Cárdenas, en cadena nacional, el Gobierno Argentino, en voz de su  Presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, anunció el pasado 16 de Abril, el envío al Congreso de un proyecto de ley  para expropiar el 51% de YPF, a un precio que fijará el Tribunal de Tasaciones de la Nación, y cuyo  primer artículo del proyecto, declara “de interés publico nacional y como objetivo prioritario el logro del autoabastecimiento de hidrocarburos” y “la explotación, industrialización, transporte y comercialización de hidrocarburos”.

Y en ese marco se respalda la parte más sustancial del proyecto: la declaración de “utilidad pública y sujeto a expropiación” del 51% de YPF Sociedad Anónima; y esas acciones se repartirán entre el Estado Nacional y las Provincias que integran la Organización Federal de Provincias Productoras de Hidrocarburos (OFEPHI), a partes iguales,  las acciones Clase D pertenecientes a Repsol YPF Sociedad Anónima (es decir que, por lo menos según está planteado, no expropian las acciones que tiene la familia Eskenazy a través del Grupo Petersen, ni las de los accionistas que compraron los títulos en la bolsa); y que el ejercicio de los derechos accionarios de las provincias,  se realizará “en forma unificada por el plazo mínimo de 50 años a través de un pacto de sindicación de acciones”, y que “se encuentra prohibida la transferencia posterior de tales acciones (las expropiadas) sin la autorización del Congreso de la Nación”.

Pero la  historia del petróleo en  Argentina inicia cuando aparece el primer yacimiento el 13 de diciembre de 1907, en el entonces pueblo de Comodoro Rivadavia, y  muchos años después, en 1922, Hipólito Yrigoyen fundó YPF (Yacimientos Petrolíferos Fiscales), primera empresa encargada de la extracción y tratamiento del petróleo.

Un personaje muy importante en esos tiempos, fue el general e ingeniero Enrique Mosconi, el cual estuvo a cargo de aquella empresa estatal, habiéndose nombrado Presidente de YPF por el gobierno de Marcelo Torcuato de Alvear; y en 1925,  con la construcción de la Refinería de la Ciudad de La Plata, que se encuentra a 100 kilómetros de Buenos Aires, YPF llegó a ser una de las empresas petroleras más grandes del mundo, y así se mantuvo, en una posición de liderazgo mundial, durante varias décadas.

La inversión extranjera en YPF, inició en 1955 con la firma de un contrato con la estadunidense Standard Oil, para los trabajos de exploración que  nunca se llevaron a cabo, pero se consolidaron  años más tarde con otras empresas; y gracias a estas inversiones privadas, la petrolera estatal logró extraer crudo y logró el ansiado autoabastecimiento;  hasta que en 1963 el entonces Presidente Arturo Illia, anuló los contratos por considerar que la soberanía energética podía estar amenazada. Y fue así que YPF quedó en manos del Estado durante casi tres décadas, para que en 1990, el presidente Carlos Menem convirtiera por decreto a YPF en una Sociedad Anónima.

Sólo dos años después, ese mismo Gobierno concluyó la cesión de los yacimientos a las provincias y la privatización, por lo que un 46 por ciento de las acciones quedó en manos de bancos y fondos de inversión, y en 1999,  en el último año de la década del Presidente Menen, el español Grupo Repsol compró YPF por 15 mil millones de dólares, lo que significó la completa desnacionalización de la empresa, hasta el año del 2007 el argentino Grupo Petersen adquirió 14.9 por ciento de la petrolera. El año pasado, el Grupo Petersen aumentó su paquete accionario a un 25 por ciento, pero ya era más que evidente la crisis energética que estaba sufriendo Argentina, por la falta de cumplimiento de los planes de inversión, y fue quizás por esa razón, que la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner, tomó la decisión de expropiar YPF, enfatizando que “no es un modelo de estatización, sino de recuperación de la soberanía; seguimos manteniendo el modelo de Sociedad Anónima y el de una conducción profesionalizada”. Dicho proyecto que analizará el Congreso Nacional,  fija también la “remoción de los directores y síndicos titulares y suplentes” y estipula que “la designación de los directores se efectuará en proporción a las tenencias del Estado Nacional, de los Estados Provinciales y uno en Representación de los Trabajadores de la Empresa”.

Además del Estado Nacional y las Provincias, una porción menor de YPF seguirá en manos de Repsol; otra, en poder de la familia Eskenazi, y otra más seguirá flotando en bolsa. Aunque en los mercados internacionales se corren rumores sobre la posibilidad de que otras compañías como  la brasileña Petrobras y la mexicana Pemex, terminen comprando la parte de los Eskenazi.

Dicho proyecto de expropiación, una vez que pasó por comisiones, será votado en pleno en la sesión del 25 de abril, pero para que la expropiación sea aprobada, se requieren los votos de al menos 48 de los 72 senadores que componen la Cámara Alta, y  aunque el oficialismo sólo cuenta con 38 escaños, legisladores de oposición ya adelantaron su apoyo.

Luego de su votación en el Senado, la iniciativa será enviada a la Cámara de Diputados, donde el gobierno tampoco espera contratiempos, a pesar de que sólo tiene 132 de 257 escaños, confía la Presidenta en obtener al menos 150 votos a favor del proyecto, por lo que la expropiación con todo y debate sería ratificada a más tardar la primera semana de mayo próximo.

Por su parte, al otro lado del Atlántico, tras una reunión de emergencia en el Palacio de La Moncloa convocada por el  Presidente del Gobierno Español  Mariano Rajoy, y los ministros de Relaciones Exteriores, José Manuel García-Margallo, y de Industria, José Manuel Soria, salieron a responderle a Cristina Kirchner, condenando con  energía la arbitraria decisión del gobierno de la República de Argentina.

Durante la conferencia, llevada a cabo en el Palacio de Santa Cruz, sede de la cancillería española, los ministros calificaron de “hostil” y “arbitraria” la expropiación y tildaron de “extravagante” la expulsión de los directivos españoles de la sede de la empresa en Puerto Madero.

García-Margallo dijo “El gobierno español constata que esta medida arbitraria rompe el clima de cordialidad y amistad que tradicionalmente ha regido la relación entre España y Argentina”. Y recordó que en el pasado, España acudió en ayuda de Argentina cuando el país atravesaba “sus peores momentos”.

Esta decisión, “quiebra el acuerdo verbal al que se llegó en Buenos Aires el 28 de febrero”, cuando el ministro de Industria hizo un viaje relámpago para interceder en nombre de Repsol ante los crecientes rumores de estatización de YPF. Coincidiendo ambos ministros que habrá consecuencias por esta decisión,  que calificaron de “extravagante” por la expulsión de los directivos, y  que defenderán a los españoles que invirtieron sus ahorros en Repsol. Por su parte Argentina anuncia también que expropiará, además del  51 por ciento de la petrolera YPF en manos de Repsol, a la empresa YPF Gas, y que sería añadida al proyecto gubernamental que contempla la expropiación de la mayor petrolera argentina, y que se espera sea aprobado por el Congreso sin contratiempos, dicha empresa comercializa y envasa gas butano y propano, y es líder en distribución minorista de gas licuado de petróleo (GLP).

A todo esto, se ha desatado un cúmulo de opiniones, nacionales e internacionales, incluso Gobiernos de América del Sur, se ha sumado en apoyo a esta decisión, como Uruguay, Bolivia, Venezuela, Ecuador y Brasil, países cuyos gobiernos se han manifestaron en respeto a las decisiones soberanas de Argentina

Por su parte, el dirigente Humberto Tumini, del Movimiento Libres del Sur – Frente Amplio Progresista, explicó las razones de la estatización accionaría de YPF. Afirmando que la expropiará del 51 por ciento de Repsol-YPF, se deben por el rotundo fracaso de la política petrolera de privatización de la empresa, que inauguró el menemismo y que fuera instrumentada luego durante nueve años por las administraciones kirchneristas.

Pero más reconocimiento hubiera tenido esta acción, si dicho  anuncio hubiera venido acompañado de una autocrítica de Cristina Fernández; tanto por su apoyo a la privatización en los noventa, como por la continuidad que le dieron luego su esposo y ella misma. De todas maneras compartimos el regreso del Estado a la producción petrolera, como así también al control de la extracción y el uso de nuestros recursos energéticos: el petróleo y el gas, principalmente. Aunque esperamos, eso si, que no se reiteren a partir de ahora, con control estatal de YPF, las mismas políticas que favorecen el capitalismo de amigos del gobierno -como la familia Ezkenazi, por poner sólo un ejemplo-, que tanta corrupción  y  tanto daño le causaron a la Nación, concluyó Tumini.

Por lo que respecta al Director General del Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior, Inversión y Tecnología, Lorenzo Ysasi Martínez, en entrevista con Notimex, aseguró que la caída en los negocios españoles y europeos será un efecto natural, ya que dichas medidas provocan desconfianza a la hora de invertir.

Dijo también, que es lamentable la decisión de la Presidenta de Argentina, Cristina Fernández, pues crea incertidumbre para las inversiones de empresarios mexicanos en ese país, además de que pone en alerta a las que ya tienen presencia. Refirió que cuando hay problemas de carácter económico y social “hay otras maneras de atacarlos y no dar paso atrás al trabajo que se ha venido haciendo”, a fin de que se vea un progreso en Latinoamérica.

Ysasi Martínez dijo que es muy temprano para determinar si el gobierno argentino tendrá más acciones de este tipo, ya que en el caso de Repsol tiene que ver con una empresa que está en un área estratégica para la economía de ese país.

Consideró que los empresarios mexicanos con inversiones en Argentina, tendrán que ser cautelosos para saber qué es lo que pasa, y sus corporativos averiguar qué es lo que se ve en un futuro para que no los tomen por sorpresa, como en el caso de CEMEX en Venezuela. En este sentido, agregó, el tema de telecomunicaciones es algo que preocupa porque también es un sector estratégico para un país.

A su vez, Sergio Gómez Lora, director general de IQOM Inteligencia Comercial, advirtió que la expropiación de la petrolera podría afectar a México si no se paga una indemnización justa a Repsol, pues sus acciones podrían caer e influir en la participación de PEMEX.

“Si el gobierno argentino paga una indemnización del valor justo que tenía la empresa antes de que sus acciones se modificarán no habría mucho problema”, pero si no paga lo justo, ahí podría darse una afectación, comentó

El economista Mario Acevedo descartó una afectación significativa a la economía de México, sin embargo precisó que la empresa paraestatal mexicana PEMEX podría verse afectada luego de que es propietaria de 10% del capital de Repsol.   Según el  Economista Mario Acevedo Manzano, dijo que Argentina podría sufrir serias repercusiones, al verse la respuesta del gobierno e inversionistas españoles que amenazaron con boicotear la economía Argentina, y así, el riesgo de que capitales internacionales sean más cautos para invertir en el país sudamericano, sin embargo dijo que el costo- beneficio será positivo para los argentinos, ya que pasaría algo similar con lo que hizo el presidente Lázaro Cárdenas en la década de los 30 al expropiar a ingleses y estadounidenses la industria de hidrocarburos.   Acevedo Manzano agregó que viene un periodo difícil para la economía Argentina porque desde la crisis del 2001 en que el presidente Menen se declaró en moratoria para pagar la deuda externa, los bancos internacionales cerraron diversas líneas de crédito que hoy sumado a las expropiación de Repsol, los capitales internacionales incrementarán las condiciones de invertir en ese país sudamericano.

Finalmente el economista colimense criticó la postura del presidente Felipe Calderón de precipitarse en criticar a su homologa Cristina Fernández, ya que recordó en México el 18 de marzo de 1938,  el presidente Lázaro Cárdenas hizo valer el articulo 27 de la Constitución que establece que la nación es el único dueño de sus recursos naturales y tomó la decisión de expropiar la industria petrolera de capitales extranjeros; de tal forma que lo menos que el Presidente pudo hacer, es no declarar en contra del gobierno argentino, para no intervenir en asuntos que competen única y exclusivamente a cada país sobre sus políticas económicas.

Por su parte, los directivos de Repsol señalan que la decisión argentina de expropiar el 51 por ciento de YPF controlada en un 57.4 por ciento por la española es “manifiestamente ilícita y gravemente discriminatoria”.  Manifiestan los empresarios que hasta ahora no se ha justificado la utilidad pública que se persigue con esta decisión que supone un “patente incumplimiento” de las obligaciones asumidas por el estado argentino. El valor patrimonial de las acciones de esta empresa alcanza los 4 mil 122 millones de euros, aunque mantienen un préstamo con el grupo Petersen valorado en mil 542 millones de euros.

Aún con estos números proporcionados por la petrolera, doña Cristina Fernández ordenó la intervención inmediata de YPF-Repsol y envió al Congreso el proyecto de expropiación del 51 por ciento de las acciones de esa empresa. Obviamente la Bolsa de Valores en la capital argentina suspendió la cotización de estas acciones y funcionarios argentinos se presentaron en las instalaciones para expulsar a los ejecutivos. Para no agrandar el problema en esos momentos, le ordenaron a Antonio Gomis, Director General de la petrolera en Argentina, que ordenara que todos tomaran sus pertenencias y abandonaran el edificio.

El proyecto de Ley de la Presidenta de Argentina contempla 19 artículos y advierte que en esta expropiación,  el 51 por ciento de las acciones estarán en poder del estado y el 49 por ciento restante se distribuirán entre las provincias. La valoración de la compañía será efectuada por el tribunal de tasaciones; en el mismo texto se faculta al Ejecutivo y al interventor del Estado en la empresa a “adoptar todas las acciones y recaudos necesarios hasta que asuma el control de YPF, S.A. a efecto de garantizar el abastecimiento de hidrocarburos”.

En lo que se refiere a la postura del Presidente Felipe Calderón, amable lector,  no podría ser distinta a la manifestada en Cartagena,  ya que algunas semanas antes,  se dio el lujo de firmar un acuerdo de explotación petrolera transfronterizo. Por lo que su posición con respecto a la decisión adoptada por la Presidenta de Argentina, Cristina Fernández, para nacionalizar la petrolera YPF-Repsol, la calificó  como “muy lamentable”, al tiempo de señalar que es muy poco responsable y muy poco racional… precipitada”. Llevando sus expresiones más allá de lo correcto,  no sólo en la diplomacia, sino en su papel de caballero, al comentar que nadie en sus cinco sentidos sabe que hacen bien estas acciones. Lo que hizo Cristina Fernández, agregó, no lleva a nada y perjudica a su país “si queremos dar empleo no es con proteccionismo ni con expropiaciones, sino con comercio e inversiones recíprocas”. Y ahí es cuando caemos como condorito, ya que si algo distingue a esta administración panista es el desempleo y la pobreza. Usted amable lector tiene la mejor opinión, ¡Hasta la Próxima!

Opiniones y sugerencias:

emilio_m_gomez@hotmail.com

pensamiento_compartido@hotmail.com

redaccion

Crece la Venta de Catalago en la Región

Previous article

Abuelita atropellada por motociclista en Las Amapolas

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Columnistas