LocalSalud

Recomienda el IMSS evitar graves riesgos en la madre y su hijo

0

VERACRUZ, VER. (Redacción).- La presencia de la glucosa elevada en el embarazo, obliga a la paciente a llevar un estricto control médico para evitar complicaciones graves en el binomio madre-hijo y así lograr un parto saludable, señaló Andrés Torres González, médico internista del Hospital General de Zona (HGZ) N° 71 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

La diabetes es una enfermedad en la que los niveles de glucosa (azúcar) de la sangre están muy altos y pueden existir dos variantes: una, que la mujer previamente al embarazo tenga diabetes y otra , que la diabetes gestacional aparezca por primera vez cuando la mujer está embarazada , desaparece cuando nace el bebé, pero aumenta el riesgo de tener diabetes más adelante.

Esta condición, observó Torres González, se presenta entre las 24 y 28 semanas de gestación, por ello es muy importante acudir a las consultas médicas prenatales y mantener una vigilancia constante durante esta etapa, pues el exceso de glucosa no es bueno para el bebé.

Si la paciente ya tiene diabetes antes del embarazo, debe controlar sus niveles de glucosa. Cualquier tipo de diabetes durante el embarazo aumenta el riesgo de problemas para el bebé y la madre. Para ayudar a disminuir estos riesgos, debe seguir un plan alimenticio, ejercitarse, examinar su nivel de glucosa y tomar sus medicinas.

Hay un incremento de la probabilidad de que las madres con diabetes mal controlada tengan un aborto espontáneo o den a luz un mortinato. El parto puede ser difícil si el bebé es grande. Esto puede aumentar el riesgo de lesiones del plexo braquial y otros traumatismos durante el nacimiento.
Al respecto, dijo que también debe considerarse que las mujeres con diabetes gestacional pueden sufrir de preeclampsia y presentar en el neonato complicaciones al nacer o mal formaciones congénitas por trastornos propios del metabolismo de la mujer, que están alterados en este padecimiento.

Acerca de las complicaciones para el bebé , explicó que los niveles de hiperglucemia en las mujeres embarazadas a menudo tienen un efecto en sus bebés. Los bebés nacidos de madres que padecen diabetes generalmente son grandes que otros bebés y pueden tener órganos grandes. El hígado, las glándulas suprarrenales y el corazón son los que con mayor probabilidad resulten agrandados.
Estos pequeños pueden presentar episodios de bajo azúcar en la sangre (hipoglucemia) poco después del nacimiento, debido al aumento de los niveles de insulina en su sangre y por si esto fuera poco, podrían ser diabéticos en su edad adulta.

“Si a la madre se le diagnosticó la diabetes antes del embarazo, el bebé también tiene un mayor riesgo de tener defectos congénitos si la enfermedad no está bien controlada”, subrayó el galeno.

Al respecto, dijo que también debe considerarse que las mujeres con diabetes gestacional pueden sufrir de preclampsia.

Sobre el tratamiento, detalló que éste debe llevar un control estricto durante la etapa de gravidez, por lo que se pueden usar medicamentos sensibilizadores ( incluso insulina) y esto se complementa con un plan de alimentación que permita reducir los azúcares, sin desnutrirse, porque la mujer necesita nutrición durante el embarazo para lograr un producto adecuado.

redaccion

Se desploma el carpintero

Previous article

Estela Salas se va a Londres 2012

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Local