ColumnistasJosé Luis Ortega Vidal

Elecciones 2013: “La tertulia jarocha”

0

 CLAROSCUROS

José Luis Ortega Vidal

(1)

Colocados en la recta final para definir candidaturas a presidencias municipales y diputaciones locales, los grupos de poder dentro de los distintos partidos políticos dialogan, se reúnen en el café para “muestrearse”, organizan conciliábulos en los que arman y desarman la historia por venir en el pueblo que les corresponde; pero sobre todas las cosas: rezan, rezan mucho, rezan mañana, tarde y noche para ser “los elegidos”.

(2)

Impresiona cómo la añeja política priista de los “amarres”, de las “negociaciones”, del abandono de barcos para cambiar de camiseta antes de llegar a la lancha vecina, de la falsedad ideológica, del disfraz y la careta, del egocentrismo y el egoísmo por encima de toda búsqueda de servir, se imponen en la clase política de hoy.
En toda, sin excepción alguna; de izquierda a derecha; de arriba para abajo; del llano rural al conglomerado urbano; del modesto caserío que por razones históricas es considerado una cabecera municipal a la capital de lo que sea: la industrial, la política, la comercial, la turística, etcétera.

(3)

Gerardo Buganza Salmerón, un orgulloso cordobés de blanca piel y católica conciencia, representa en el Veracruz actual el ejercicio político que se liga –sin pena y mucho menos vergüenza- al cambio de piel a conveniencia.

(4)

Lo que es el destino: los caminos de dos ex candidatos a la gubernatura jarocha se cruzan en un espectáculo de humor negro y conviven por debajo del agua, a pesar de que en el proscenio lucen obligados a pararse juntos pero darse la espalda, como desdeñándose.
Es de hilaridad observar a Gerardo Buganza junto a Miguel Ángel Yunes que –por razones “del qué dirán”- no ha llegado al extremo de apersonarse en el gobierno actual, pero cuenta para ello con el apoyo de su alter ego: Enrique Ampudia Melo.

(5)

Y así andan las cosas por el territorio veracruzanos, entre perredistas, panistas, priistas, panelistas, pvemsistas, cardenistas y todos los “istas” que haya oportunidad de pegar a la ubre electoral en lo que reste del proceso.

(6)

Coatzacoalcos no es la excepción.
Ex priistas ambos: Rafael García Bringas y Gonzalo Guízar Valladares se reúnen en espacios públicos para darle “carroña” a los zopilotes del “chisme”, del “rumor”, del “lleva y trae” en los corrillos periodísticos, partidistas, de los grupos y los subgrupos de poder.

(7)

– Que Gonzalo volverá al PRI, le comenta el reportero al oftalmólogo que recién cobró la última quincena en el palacio de San Lázaro.
– No. Gonzalo no regresará al PRI. Se queda en el PAN, afirma –muy seguro de sí mismo- García Bringas.

(8)

– ¿Y cómo irán. Usted de diputado y Gonzalo de presidente?
– Será lo que digan los militantes del PAN. A mí nadie me dice cómo voy; yo nomás respondo a lo que digan los militantes, suelta el ex Síndico y ex Alcalde en aquellos años de camiseta tricolor.
Por cierto, se habla mucho de la posible alianza entre PAN y PRD; manifiesta –entusiasmado- el doctor Rafael. Hablé con (Gustavo) Madero –líder nacional del PAN- y le pregunté sobre eso de las alianzas. Me dijo que si en la Cámara se pudieron sacar decisiones entre el PRI y el PT que son tan distintos y rivales políticos, pues todo se puede lograr.
– ¿Si Rocío Nahle (PRD) va de candidata a la Presidencia usted aceptaría ir de Síndico?
– Haremos lo que los militantes digan, fue su lacónica respuesta.

(9)

Alguna vez separados, confrontados, distanciados, enemistados por visiones distintas de lo que debe ser el ejercicio del poder, el camino a seguir en la construcción del país; los políticos actuales lucen pragmáticos, descarados, desnudos, alejados del pudor, dispuestos a lo que sea con tal de obtener el poder.
La política jarocha de los tiempos actuales, es una suerte de representación de “La Tertulia”, esa inolvidable canción de “Chava” Flores:

La otra noche fui de fiesta en casa de Julia,
se encontraba ya reunida la familia:
Mari-Pepa, Felícitas, Luz y Otilia,
y Camila que alegraba la tertulia.
Mientras Lupe daba al niño su mamila
doña Cleta pidió una botella a Celia,
nos formó a los de confianza dos en fila
y brindamos con charanda de Morelia.
Después Amelia, puso la vitrola
y le tupimos a la danza, ahí hechos bola;
había un cadete que celaba a Chelo,
mas la canija con Gaspar se daba vuelo.

(10)

Caray.

redaccion

Veracruz abre segunda Escuela “Merengue” por convenio con la Fundación Real Madrid

Previous article

Si hay acidez estomacal debe eliminarse el Consumo de irritantes

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Columnistas