ColumnistasJAIME RÍOS OTERO

Juegos entre dinosaurios

0

Prospectiva

Por JAIME RÍOS OTERO

A ver cómo se ponen las cosas ahora que el nuevo gobierno de la República está dando los primeros pasos para desestructurar el cacicazgo de Elba Esther Gordillo. Será interesante atestiguar hasta dónde llega la capacidad de supervivencia de esta poderosa e inescrupulosa mujer: si se adaptará a las reglas que le marquen o dará combate para derrotar a Peña Nieto, a Emilio Chuayffet y a Manlio Fabio Beltrones. Ayer se realizó un evento en el Museo de Antropología de la ciudad de México, donde se presentó lo que será la reforma educativa, ante representantes de las tres fuerzas políticas más importantes en el Congreso de la Unión -PRI, PAN y PRD-, académicos, investigadores, representantes de la sociedad civil, y funcionarios del gobierno federal, con la notable ausencia de la señora Gordillo.

Los términos usados fueron pragmáticos: reglas claras, reconocimiento al mérito para ascender, fuera caprichos e intereses particulares, no más negociaciones para evaluar a los profesores del SNTE, crisis profunda y extensa que vive la educación en México, etcétera, etcétera. El presidente Enrique Peña Nieto se manifestó a favor de modificaciones al sistema educativo nacional, a fin de establecer en todo el país reglas claras para el ingreso de docentes y su promoción a cargos de dirección y supervisión, con la finalidad de que priven el buen desempeño laboral, el mérito individual de los maestros y los avances de sus alumnos.

“Una evaluación justa y técnicamente elaborada ayudará a potenciar el desempeño de los maestros y a dignificar la profesión docente”, recalcó. “Todos coincidimos en un punto central, urge reformar el marco jurídico para una educación de mayor calidad y equidad. Esta reforma constitucional reafirma la rectoría del Estado mexicano sobre la política educativa nacional”, indicó. Por su parte, el secretario de Educación Pública, Emilio Chuayffet Chemor, aseguró que la discrecionalidad debe quedar de lado en el sistema educativo, por lo que la reforma al artículo 3º.  de la Constitución hará obligatoria la evaluación de maestros con consecuencias jurídicas para quién no lo apruebe.

La evaluación a docentes ya no estará sujeta “a caprichos o intereses particulares y tampoco habrá negociación o pacto para examinar a los profesores del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación”, expresó el secretario de Educación. ¡Zacarrájatelas! Por supuesto, el también ex secretario de Gobernación negó que la reforma tenga dedicatoria para Elba Esther (mal se hubiera visto si lo admite) y aseguró que de lo único que se trata es de que el estado retome la rectoría sobre la educación, que había perdido. Los maestros, apuntó, son los protagonistas del sistema, pero es momento de emprender esta transformación ante la crisis “profunda y extensa” que vive la educación en México”. Pues así como pintan las cosas, no pareciera quedarle mucha vida caciquil a la maestra.

A menos que demuestre una capacidad de supervivencia superior al embate que está teniendo por las fuerzas políticas del estado, que ahora sí, o en esto sí, están unidas. ¿Qué estrategia irá a seguir? Lo natural en otros tiempos y con personajes más débiles hubiera sido empezar desde ya movilizaciones en todo el país de los miles y miles de profesores que le mantienen una forzada fidelidad, pero que es fidelidad al fin, comprobable en la recientísima muestra de poder que dio al reelegirse por unanimidad al frente del SNTE. O combinar algunas movilizaciones para ejercer una presión bastante que le permita entrar en negociaciones donde no pierda todo, sino que ceda en algunas cosas y logre mantener otras, de manera que sean suficientes para mantenerse en el liderazgo.

O bien agachar la cabeza, someterse a las pretensiones presidenciales y anunciar que el SNTE es el mejor aliado de la educación y de los intereses superiores de los mexicanos. O de plano, que resulte innegociable su defección y tenga que irse a fuerza…   ¡Chi lo sa! Poco vivirá el que no pueda contemplar este juego de vencidas entre dinosaurios.

 Temas misceláneos

*** Por lo pronto, son muy pocos los profesores paristas que fueron a cerrar las válvulas de la presa Yuribia, en el sur de Veracruz, apenas un centenar, en lo que parece no estar vinculado con las grandes acciones políticas que se están fabricando en el nivel nacional. Pero quizá el tratamiento de este asunto y de otros similares, comience a perfilar cómo se van a enrrutar las cosas.

 Con el pretexto del bono sexenal también ha habido protestas a comienzos de mes en Sonora, Coahuila, Oaxaca, Michoacán y Tabasco.

 *** Puro cuento eso de los operativos contra los fuegos pirotécnicos. Cada año se anuncia que está prohibida la venta de cohetes y palomas y por toda la ciudad se percibe el estallido de los mismos. columnaprospectiva@gmail.com

redaccion

II Informe de Gobierno del Ayuntamiento de Veracruz

Previous article

Hugo Chavez al filo de la muerte

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Columnistas