ColumnistasJAIME RÍOS OTERO

Los errores de elegir malos candidatos

0

Prospectiva

Por JAIME RÍOS OTERO

Aunque el regreso del Partido Revolucionario Institucional a Los Pinos haga parecer que vuelve el centralismo a las decisiones políticas, es claro que el rejuego de fuerzas es ahora distinto que hace más de 12 años. En el presidencialismo omnímodo era imposible pensar en que algún político iba a atreverse a desafiar al poder central.

Ahora, aún con el retorno del PRI, lo difícil será pensar en candidatos del tricolor en los cuales no sea predominante la ventaja de tener el reconocimiento de la población que se va a gobernar, o a la cual se quiera representar en los congresos, además de experiencia en el quehacer público y experiencia electoral.   La decisión en Veracruz, de que tanto la izquierda como la derecha pueden ir en alianza, modifica cualquier expectativa que tenga el partido gobernante para la selección de sus candidatos. En forma pragmática, el PAN y el PRD saben que, si se unen, pueden disputar muchos e importantes espacios y hacerle mella al dinosaurio.

En varios estados y aquí mismo, las alianzas o coaliciones electorales han permitido el triunfo de partidos que, solamente basados en sus propias fuerzas, era improbable o imposible que consiguieron victorias. Las han logrado unidos, pero cuando se han separado, como en el caso de la reciente contienda presidencial, el resultado ha sido catastrófico.

Independientemente de sus respectivas ideologías, la izquierda y la derecha han construido candidaturas con personajes que tienen ascendientes en las zonas que pretenden gobernar. Las decisiones son de pragmatismo electoral, fuera de las consideraciones de izquierda o de derecha que les dan identidad a los respectivos partidos que las conforman.

Naturalmente que un factor que las ha hecho posibles es que los escenarios permiten un nivel de alta competitividad. Esto ha permitido que las fuerzas políticas opositoras se unan y aumenten sus expectativas de triunfo.

Apenas ambos partidos anunciaron su resolución de ir aliados en las próximas elecciones estatales entre ayer y el día precedente, pero la cuestión del tiempo está tan encima que PAN y PRD buscarán un acercamiento esta misma semana navideña y en la primera de enero estarán dando luz verde a la asociación, que tendría que ser registrada el inmediato día 31, por lo que en ese mismo mes esperan tener definido el mapa político-electoral.

Ya los pronunciamientos de quienes están en los primeros lugares de posibilidades, como el triunfador del pasado proceso en Xalapa, Uriel Flores Aguayo, han comenzado. El hoy diputado federal analiza su posible participación, aunque admite que, de haber un personaje bien posicionado, está dispuesto a apoyarlo.

Quizá estaba pensando en el trabajo de Abel Cuevas Melo, uno de quienes podría cumplir con ese perfil, porque durante meses ha estado haciendo presencia con las bases de su partido para lograr la postulación. No sería raro que Cuevas logre convencer a panistas y perredistas de que es la mejor opción para representar a la alianza.

Así que la oferta de Erick Lagos, el mandamás priista en el Estado, de que su partido no se va a equivocar a la hora de seleccionar a los candidatos, integrar las planillas y mandar a trabajar a sus operadores políticos, tendrá esta vez mayor validez que nunca.

columnaprospectiva@gmail.com

redaccion

Exitoso “Pollotón 2012” en Boca del Río

Previous article

Mi foto con el Presidente

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Columnistas