ColumnistasJAIME RÍOS OTERO

Una agenda sobre desaparecidos

0

 Prospectiva

Por JAIME RÍOS OTERO

Cuando se leen textos como el que la organización internacional Human Rights Watch (HRW) le acaba de dirigir al presidente Enrique Peña Nieto, no puede uno dejar de preguntarse ¿qué pasará o qué cabrá en la cabeza de algunos hombres con poder, como un presidente de la República, para cerrar los ojos ante hechos evidentes, en vez de tomar decisiones que lo catapulten favorablemente a los más altos niveles de la Historia?

La carta que acaba de dirigirle la organización mundial defensora de los derechos humanos al actual mandatario, pone de manifiesto la cerrazón, la indiferencia, la necedad o la estolidez del anterior presidente, Felipe Calderón Hinojosa, para no tomar decisiones prácticas y ejecutivas que hubieran mejorado o resuelto muchos de los miles de casos de los desaparecidos durante el régimen que él presidió.

La misiva, suscrita por José Miguel Vivanco, representante del organismo, y fechada el 11 de diciembre pasado, le plantea al nuevo titular del ejecutivo la urgencia de definir una agenda en materia de las violaciones cometidas a los derechos humanos en el anterior sexenio.

Le hacen ver que militares y policías recurrieron sistemáticamente a la tortura, desapariciones forzadas y ejecuciones y ninguno de los delitos ha sido investigado ni juzgado adecuadamente. Y le informan que la responsabilidad de responder por esos ilícitos no termina con la conclusión del sexenio calderonista, puesto que la desaparición forzada es un delito de carácter permanente, según lo aceptado por México en varios tratados internacionales que tienen carácter vinculante (o sea, que obligan al estado).

Menciona HRW que la cifra de 25 mil personas desaparecidas desde diciembre de 2006, según un listado elaborado por la Procuraduría General de la República, sitúa a México en las peores olas de desaparecidos en la historia de América Latina.

Las líneas que transcribo a continuación no tienen desperdicio. ¿Qué requería Calderón para realizar lo que Human Rights le pedía? Una simple orden, una decisión administrativa que hubiera permitido muchos avances y hubiera dado certidumbre y consuelo a las familias de los desaparecidos. Dice el organismo:

“A medida que aumentaba el número de personas desaparecidas, Human Rights Watch ha instado en reiteradas oportunidades al gobierno a que conforme una base de datos nacional sobre desaparecidos. Elaborar un registro exhaustivo y preciso de las personas desaparecidas, que contenga información útil como el ADN de sus familiares, ofrecerá una herramienta indispensable para la búsqueda de estas personas a nivel nacional.

“Por ejemplo, podrían compararse los datos con los registros de hospitales, morgues, cárceles y cruces fronterizos. Esta base de datos resultaría particularmente útil si se crea además un registro nacional complementario de cuerpos no identificados; según señala la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, entre enero de 2007 y diciembre de 2011, se encontraron más de 6.000 restos no identificados, muchos de ellos en fosas comunes. No obstante, si bien el gobierno del Presidente Calderón demostró que era capaz de conformar bases de datos nacionales de vehículos robados y de policías con antecedentes penales, no creó registros similares sobre personas desaparecidas o cuerpos no identificados. A causa de esto, miles de familias continúan privadas de la posibilidad de conocer cuál fue el destino de sus seres queridos, que podría esclarecerse con tan sólo cotejar los datos”.

También indica su preocupación por las evidencias que ha obtenido sobre la existencia en prisión de personas inocentes que fueron condenadas sobre la base de pruebas falsas obtenidas mediante coerción.

La epístola de HRW se duele de que el presidente Calderón haya asegurado que los derechos humanos eran para él una política de estado, y sin embargo, nunca propuso un plan para transformar su retórica en realidad: “De hecho, sus declaraciones públicas de último minuto y la falta de seguimiento por su parte sugieren que estaba más preocupado por proteger su legado y rebatir las acusaciones sobre su responsabilidad personal, que con abordar algunas de las peores violaciones a los derechos humanos en la historia de México”, puntualiza.

Esta percepción coincide con la columna Prospectiva del 9 de noviembre, donde decíamos: “…en las últimas semanas, el ciudadano Felipe de Jesús Calderón Hinojosa se ha convertido en el pregonero número uno de los logros de su gobierno, en el proveedor de una imagen para que la Historia tenga piedad de su gestión, en el panegirista único y solitario de logros que, siendo honestos, sí existen pero que no se ven porque son opacados por los malos resultados.

“No hay reunión que presida donde no se autoelogie, no desaprovecha foro para exaltar las bondades de su gobierno y le dice a quien quiera escucharlo todo el agradecimiento que los mexicanos le deben por sus denodados esfuerzos para convertir a este país en el paraíso que sólo él ve”.

Esta falta de decisión, esta incuria política que tanto preocupa a Human Rights Watch, serán un baldón del que el ex presidente nunca podrá deshacerse y que lo perseguirán en cualquier parte del mundo donde esté, especialmente en una nación con un alto nivel de crítica, ética pública y exigencias como es Estados Unidos, donde ahora reside.

Temas misceláneos
*** Y hablando de violaciones a derechos humanos, ya dio marcha atrás, pero durante varias semanas la titular de la Agencia Primera especializada en delitos sexuales y contra la familia tuvo en jaque a los abogados, a quienes les negaba el acceso a los expedientes de las investigaciones ministeriales, que ellos solicitaban para entablar sus defensas, puesto que ordenó que sólo pudieran hacerlo de 6 a 8 de la noche. ¿Qué tal con esta burócrata? Las oleadas de quejas que llegaron a la Procuraduría le hicieron reconsiderar.
columnaprospectiva@gmail.com

redaccion

Dignifican guarderías del DIF Municipal de Boca del Río

Previous article

“Éste será el mejor Carnaval de México y del mundo”: Carolina Gudiño

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Columnistas