ColumnistasJAIME RÍOS OTERO

¿Hambre? No para los magistrados

0

 Prospectiva

Por JAIME RÍOS OTERO

En efecto, la noticia del monto que recibirán los magistrados del Poder Judicial del Estado, que según las cuentas de Máxima García será de 150 mil pesos mensuales, irremediablemente lleva a establecer una relación con el estado de hambre en que se encuentra el país, según la percepción del programa nacional que acaba de anunciar el presidente para combatir ese fenómeno.

Este martes fue de agasajo para los magistrados veracruzanos, que seguramente daban saltos de gusto cuando el pleno del Congreso local aprobó la creación de un fondo de pensiones complementarias, que servirá para otorgarles un retiro a todo lujo, puesto que se sumará a la cantidad que reciban por parte del Instituto de Pensiones del Estado.

Así, los señores magistrados, que ganan alrededor de 130 mil pesos, más compensaciones, podrán alcanzar la cantidad descrita anteriormente, monto que, a la muerte de ellos, deberá pagárseles a sus parejas sentimentales, cónyuge, concubina o concubinario supérstite, que para nada tendrán necesidad ni ganas de casarse de nuevo, única forma de perder, mientras vivan, tan fabulosa percepción.

En contraste, el presidente Enrique Peña Nieto afirmó apenas anteayer que existen en el país 400 municipios donde coexisten 7.4 millones de personas en extrema pobreza y marginación. “Hay que decirlo con verdad y todas sus letras: el hambre es una verdad ignorada, unos no la conocen, otras no la aceptan y algunos ni siquiera se atreven a mencionarla” afirmó el mandatario.

En lo que fue un golpe mediático espectacular, desde el nombre del programa, que es crudo por su naturaleza, hasta el sitio escogido para lanzarlo, nada menos que la región de emplazamiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (que por cierto en días previos había hecho su reaparición en las comunidades de la selva chiapaneca) el régimen lanzó lo que será su programa estrella en materia social.

Tal como habían adelantado observadores, la presencia de Rosario Robles ha sido sumada a la experiencia de Carlos Rojas, el exitoso operador de los programas de Solidaridad, en el sexenio de Carlos Salinas de Gortari, para crear en el peñismo un programa que busca reconquistar a las clases bajas. El asunto de los alimentos es de primer orden.

La panorámica es nada promisoria. México es uno de los países muy mal posicionados porque importa más del 50 por ciento de los alimentos que consume su población. Y, según las cifras de la FAO, el índice de precios de los alimentos aumentó en el mundo, en 2007, en un 24 por ciento; y desde 2009 se ha incrementado hasta en un 40 por ciento. Así que los precios de los alimentos han experimentado una alza de 87 por ciento entre 2005 y 2011.

Los cereales encabezan los aumentos de precios, con un encarecimiento de 165 por ciento. Le siguen los aceites y grasas, con alzas de 150 por ciento, y los lácteos con 92 por ciento de aumento. Desde la década de los años setenta, el mundo no enfrentaba una crisis alimentaria de esta naturaleza y, lo peor es que el desajuste que tienen los mercados agrícolas no es soluble a corto plazo, pues se espera que los niveles de precios continúen así en los próximos años.

De tal manera que, si la Cruzada contra el Hambre se queda sólo en un mecanismo asistencialista, como negó el presidente que fuera a serlo, y no se dedica realmente a fortalecer la producción agrícola; o si la histórica corrupción del sistema político mexicano absorbe los recursos destinados al campo, en esa compleja trama de burócratas corruptos y campesinos mantenidos y ociosos, tarde o temprano el hambre acabará por alcanzarnos a todos.

Claro, menos a los señores magistrados del Poder Judicial de Veracruz, que gozarán de pensiones millonarias (un millón 800 mil pesos anuales, 18 millones de pesos en 10 años) hasta que la naturaleza se apiade de ellos, pero dejarán a sus viudas y viudos disfrutando de una vida bonancible y superflua.

columnaprospectiva@gmail.com

redaccion

Porcicultores reclama atraso de 10 años

Previous article

Absoluto respeto a determinación de la Corte

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Columnistas