Cultura

Presenta Ivec el ciclo de cine Cuando los hijos se van…

0

GUADALUPE ÁLVAREZ. Veracruz, Ver.-  Con el afán de incentivar el séptimo arte, en especial, el cine contemporáneo que cada martes se realiza en el ex convento betlehemita, Recinto sede del Instituto Veracruzano de la Cultura (Ivec), el escritor y periodista Luis Gastélum ofrecerá una charla en torno al ciclo Cuando los hijos se van… para siempre, posteriormente se proyectará la película “La llave de Sara” (Francia, 2010), a las 18:00 y 19:00 horas respectivamente, del 15 de enero.

“La pérdida” (Bélgica, 2009), de Thomas de Thier y “La zona” (España y México, 2007), de Rodrigo Plá, complementan el programa correspondiente al mes de enero; historias que permiten al público observar diversos puntos de vista y reacciones ante la pérdida de un hijo. “Hemos hecho una selección de películas de distintas nacionalidades con el único criterio de que se vean la forma y los modos en que se asume la pérdida de un ser querido”, de acuerdo con el periodista y cinéfilo Luis Gastélum.

La muerte rodea, mancha y enfanga la vida entera del sobreviviente. Un ser querido muerto es indesprendible del vivo. Para siempre, porque, como una dentellada de tigre, no se borra. Porque, como dijera Elías Canetti: “Más repugnante que la muerte es la sumisión a ella”.

Pero la pérdida puede significar también el replanteamiento de la experiencia vital, la demostración de que se puede vivir con “eso”, con ese enorme dolor. De acuerdo con el músico francés Michael Rostain la experiencia, con toda su dureza, es también una invitación a celebrar la vida.  “No creo en otra vidas, pero sí en la pervivencia del recuerdo. Lo que se recuerda sigue vivo. Solo muere lo que se olvida”.

Por lo que se refiere al autor de la charla que tendrá lugar este martes 15 de enero a las 18:00 horas, Gastélum cuenta con una trayectoria cercana a la letras y el cine, en la cabe señalar su paso por el periódico Unomasuno desde su fundación, primero como reportero y posteriormente como coordinador de cultura, Gastélum estudió guión en el Centro Universitario de Estudios Cinematográficos (CUEC) de la UNAM.

Es en el ámbito cinematográfico donde realizó los cortometrajes Ojalá estuvieras aquí y Memorandum, original y copia, basados en relatos de Alberto Huerta y Carlos Fuentes, respectivamente. Y en la actualidad,  alterna el periodismo con la edición de publicaciones educativas en el Colegio de Bachilleres del Estado de Veracruz (COBAEV).

La entrada a esta actividad es gratuita. Le esperamos en Canal esquina Zaragoza sin número, en el Centro Histórico.

Cuando los hijos se van… para siempre

No hay resignación. Sólo desesperación. Ni redención, como dice el título de una de las películas de este ciclo. Sólo es un camino. No hay refugio para el alma intranquila del que sobrevive. Los muertos pesan, y mucho. Más los seres queridos. No hay cuerpo que aguante esa carga. No hay religión que amortigüe el dolor y la pena. No existe nada ni nadie que suplante al muerto. Y menos cuando la naturaleza se contrapone a sí misma y de un hijo se trata. Entonces, la muerte rodea, mancha y enfanga la vida entera del sobreviviente. Un ser querido muerto es indesprendible del vivo. Para siempre, porque, como una dentellada de tigre, no se borra. Porque, como dijera Elías Canetti: “Más repugnante que la muerte es la sumisión a ella”.   En esta serie de películas podemos observar diversos puntos de vista y reacciones ante la pérdida de un hijo. Hemos hecho una selección de películas de distintas nacionalidades con el único criterio de que se vean la forma y los modos en que se asume la pérdida de un ser querido.

MARTES 15 La llave de Sarah (Francia, 2010) De Gilles Paquet-Brenner Con Kristin Scott Thomas, Mélusine Mayance, Niels Arestrup, Fréderic Pierrot, Aidan Quinn y Gisele Casadesus Sinopsis: En mayo de 2002, a Julia Jarmond, una periodista americana afincada en París desde hace veinte años, le encargan un artículo con motivo del sexagésimo aniversario de una redada contra los judíos. Julia, casada con Bertrand Tézac, con el que tiene una hija de once años, irá conociendo poco a poco los acontecimientos del fatídico año 1942, entre ellos la historia de Sarah, una joven que, curiosamente, está relacionada con su familia política, los Tézac. Tras este descubrimiento, no descansará hasta conocer cuál fue el destino de Sarah y cuál su relación con la familia de su marido. Adaptación del best seller de Tatiana de Rosnay.

redaccion

Efectos negativos de las bebidas carbonatadas

Previous article

Entrega Carolina Gudiño aulas educativas en El Pando

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Cultura