Cultura

Exposición “Tesoros de Veracruz: Homenaje Diego Rivera” en el IVEC

0

GUADALUPE ÁLVAREZ. Veracruz, Ver.- Con más de 6 mil visitantes se despide la magnífica colección “Tesoros de Veracruz: Homenaje a Diego Rivera”; que gracias al invaluable apoyo del Gobierno del Estado, a través del Instituto Veracruzano de la Cultura (Ivec), las obras de este creador universal fueron descubiertas por niños y jóvenes; y admiradas por un numeroso público. Este patrimonio de los veracruzanos se expone en la Galería Ida Rodríguez Prampolini, en el Recinto Sede hasta el 26 de este mes en curso.

En la presente colección se aprecian las virtudes de Diego Rivera como alumno precoz y de evolución afortunada en la primera etapa de su formación, ocurrida entre 1896 y 1907 en la academia de San Carlos: En la obra “Retrato de la madre del pintor” se aprecia la calidad extraordinaria alcanzada en este género.

Pero donde demuestra la rotunda solidez con la que egresa -apenas contando con 20 años de edad- son los dos magníficos paisajes “Barranca de Mixcoac” y “Pico de Orizaba”, ambos de 1906; y en los cuales compite con su insigne maestro José María Velasco.

Diego Rivera_vista Galeria Ivec

Además de las experimentaciones con nuevas posturas en la expresión plástica, en su primer año en Paris, Diego seguía sintiéndose cómodo con la pintura simbolista, un ejemplo es el sutil lienzo de 1909 que concreta su amor hacia Angelina Beloff el mismo año de conocerla en Bruselas.

En 1910 adopta el puntillismo y precisamente es el cuadro “Tierra quemada de Cataluña” un ejemplo de cómo analiza y domina la propuesta formal de Seurat pero sin llegar a integrarla a un estilo propio, es evidente la influencia.

retrato de actriz

Desde 1917 que abandonó el cubismo, hasta 1921 que decide regresar a nuestro país, Diego Rivera no se decantó aun por la pintura de temáticas sociales, ni siquiera por el muralismo como soporte; en esta temporada de transición decidió regresar a Cezanne, lo cual queda registrado en el espléndido “Paisaje de Arcueil” de 1918.

retrato de la madre del pintor

Esta colección aumenta su valor porque en su conjunto muestra que Diego Rivera fue también un gran pintor de caballete: podemos admirar desnudos extraordinarios por su interpretación de la sensualidad como “Desnudo” de 1919 y “Desnudo con girasoles” que resalta por ser una de las piezas con mayor capacidad expresiva.

Bellos registros de personajes mexicanos anónimos elaborados con evidente admiración y ternura: niños y niñas, volador en la cúspide, niño pescando, y el magistral dibujo de “Mujer con morral” de trazo ágil y casi inmediato que ilustra la constante de su carrera: su capacidad de síntesis formal.

retrato de lupe marin

La colección de Diego Rivera es un Tesoro de Veracruz que todos deben conocer, no olviden que solo quedan unos días más para disfrutarla, hasta el 26 de febrero. La entrada es libre.

redaccion

Dauzón irá por la alcaldía de Xalapa

Previous article

Impartirá la conferencia “San Juan de Ulúa, una fortaleza por descubrir..”

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Cultura