Internacional

Los escandalos de la Casa Real Española

0

MADRID, ESPAÑA. (Redacción).- Investigado por presunta corrupción, el yerno del Rey de España, Iñaki Urdangarin, desvinculó hoy a la Corona de las denuncias que lo asocian con el desvío de varios millones de euros de fondos públicos.  Urdangarin compareció por segunda vez ante la justicia para responder a nuevos cargos que lo acusan de usar su posición para delinquir contra la Hacienda Pública con el fin de enriquecerse.

 El esposo de la infanta Cristina, segunda hija de Juan Carlos I, prestó declaración en un juzgado de Palma de Mallorca (islas Baleares), donde, como ocurrió hace un año, fue recibido por unos 300 manifestantes entre gritos contra la corrupción y la monarquía.

 El yerno del rey está siendo investigado por su condición de presidente de la Fundación Nóos de 2004 a 2006, entidad sin ánimo de lucro que supuestamente recibió elevadas sumas de dinero público del gobierno balear y lo desvió de forma fraudulenta.

 Antes de someterse a las preguntas del juez instructor José Castro, Urdangarin leyó una declaración en la que exculpó a la Familia Real de sus actividades.

 “Declaro que la Casa de Su Majestad el Rey no opinó, asesoró, autorizó o avaló las actividades que yo desarrollaba en el Instituto Nóos”, señaló el imputado, según fuentes presentes en la sala.

 Por el contrario, “me trasladó las recomendaciones oportunas para que dejara de realizar una actividad que no consideraba adecuada para mi estatus institucional y así lo hice”, aseguró el duque de Palma, quien también desligó a su esposa de sus oscuros negocios.

 El excampeón olímpico de balonmano devenido en empresario aparece como imputado en un proceso iniciado hace cinco años en las islas Baleares, conocido como el caso Palma Arena.

 Esta causa surgió a raíz de la construcción del pabellón deportivo Palma Arena, inicialmente presupuestado en 48 millones de euros, pero que acabó costando entre 90 y 100 millones, según diversas versiones de prensa.

 Urdangarin tuvo este sábado que responder al juez y los fiscales anticorrupción sobre el presunto desvío de varios millones de euros de los gobiernos autonómicos balear y valenciano al instituto Nóos.

 Junto a su exsocio Diego Torres son los principales inculpados en esta pieza del conglomerado Palma Arena, que cuenta con una veintena de encausados, entre ellos el expresidente de las islas Baleares Jaume Matas, condenado a seis años de cárcel.

 La Fiscalía indaga los delitos de falsedad documental, prevaricación, fraude a la Administración y malversación de caudales públicos.

 Centra sus investigaciones en los contratos públicos, por valor de seis millones de euros, que recibió Nóos de las dos citadas comunidades autónomas españolas por organizar eventos relacionados con el deporte. Iñaki Urdangarin ha afirmado ante el juez Castro que la Casa del Rey “no opinó, asesoró, autorizó o avaló las actividades” que desarrollaba en el Instituto Noós, sino que le recomendó que dejara de realizarlas porque no las consideraba adecuadas para su estatus institucional, y él así lo hizo.   De esta forma, ha desvinculado tanto a la Casa del Rey como a la infanta Cristina, de la que ha dicho que no tenía nada que ver con sus negocios, de las presuntas actividades delictivas atribuidas al Instituto Nóos.   El duque de Palma también ha negado que se celebrara una reunión en el Palacio de la Zarzuela para preparar la cumbre Valencia Summit 2004, o que posea cuentas en paraísos fiscales o que utilice testaferros. Además, ha enmarcado sus gestiones con la candidatura de ‘Madrid 2016’ en una labor de representación de la marca España.   Iñaki Urdangarin ha declarado como imputado durante cuatro horas ante el juez José Castro que investiga el presunto desvío de fondos públicos a través del Instituto Nóos, un año después de su primera declaración el 25 de febrero de 2012.   Castro le ha interrogado como imputado por tres presuntos delitos contra la Hacienda pública que sumarían al menos 470.000 euros y por la supuesta existencia de cuentas en Suiza o Luxemburgo.   La Casa del Rey “no opinó, asesoró, autorizó o avaló las actividades de Nóos”   El yerno del rey ha arrancado su comparecencia, antes de las preguntas del juez, con la lectura de un comunicado en el que desvincula a la Casa Real de sus negocios y en el que explica que le pidieron que dejara la actividad en Nóos y él lo hizo:   “Quiero declarar que, como consecuencia de la entrega y difusión de determinados correos y documentación presuntamente relacionados con este procedimiento, se ha producido en las últimas semanas un desplazamiento del foco de esta instrucción, de los hechos propiamente dichos hacia un proceso público al pretendido papel de la Casa Real en los mismos”, ha comenzado su lectura.   “A este respecto, declaro que la Casa de Su Majestad el Rey no opinó, asesoró, autorizó o avaló las actividades que yo desarrollaba en el Instituto Noós”, ha subrayado a continuación el Duque de Palma.   Urdangarin ha concluido así esta declaración inicial: “Por el contrario, cuando tuvo conocimiento de la existencia de reproches políticos a las Administraciones públicas contratantes, la Casa de Su Majestad el Rey me trasladó las recomendaciones oportunas para que dejara de realizar una actividad que no consideraba adecuada para mi ‘status’ institucional y así lo hice”.

Remarca que la infanta Cristina nada tuvo que ver con sus negocios   Con estas respuestas, el duque de Palma ha dado la réplica a su exsocio, Diego Torres, que declaró hace una semana y transmitió el mensaje de que la Casa Real avalaba los negocios de Urdangarin.   Torres aportó 197 correos electrónicos ante el juez y pretendía mostrar que tanto el rey como la infanta Cristina estaban al corriente de las actividades del Instituto Nóos y que incluso el monarca hizo gestiones para algunos de sus negocios.   El abogado de Iñaki Urdangarin, Mario Pascual Vives, ha anunciado que impugnará los emails de Torres, al desconocer el origen de estos documentos; el propio Urdangarin ha subrayado en su declaración que considera nulos esos correos con los que su exsocio pretende demostrar que el duque de Palma tomaba decisiones en Nóos, así como la implicación del secretario de las infantas, Carlos García Revenga, que también ha declarado este sábado ante el juez Castro.

Reunión en la Zarzuela   Urdangarin también ha remarcado que su esposa, la infanta Cristina, nada tuvo que ver con sus negocios y ha negado que se produjera reunión alguna en el Palacio de la Zarzuela para preparar la cumbre Valencia Summit 2004, a la que habrían acudido el entonces presidente de la Comunidad Valenciana, Francisco Camps, y la alcaldesa Rita Barbera.   El yerno del rey también ha negado en su declaración que tenga cuentas bancarias en paraísos fiscales que la investigación relaciona con la trama de empresas de Nóos.   Ha asegurado que desde marzo de 2006, por consejo de la Casa Real, se desmarcó de las actividades del Instituto Nóos, con lo que niega la versión dada la semana pasada por Diego Torres, quien afirmó que siguió trabajando para Nóos tras esa fecha.   Defensa de su trabajo para la candidatura ‘Madrid 2016’   El duque de Palma también ha defendido ante las preguntas del fiscal Pedro Horrach las gestiones que realizó para la candidatura de Madrid a los Juegos Olímpicos de 2016, por los que él y su socio Diego Torres presuntamente cobraron más de 140.000 euros, y explicó que lo hizo por entender que era una especie de promoción de la marca España en el exterior.

Urdangarin aseguró en este sentido que la promoción de España y de Madrid en las esferas internacionales es una tarea que siempre le ha gustado realizar y que no cobró por ello.   El yerno del Rey elevó el tono de su declaración al ser preguntado por el fiscal sobre estos negocios con la candidatura ‘Madrid 2016’, realizados entre 2007 y 2009 y con los que Urdangarin y Torres obtuvieron presuntamente en concepto de donaciones más de 140.000 euros a través de la Fundación Deporte, Cultura e Integración Social, según informa Servimedia.

El fiscal considera que esta tarea de lobby para la candidatura olímpica de la capital no se tradujo en realidad en ningún trabajo concreto por parte del marido de la infanta Cristina y su antiguo profesor.   Insultos y silbidos a su llegada   El duque de Palma ha llegado a las 9.12 horas a los juzgados de Palma de Mallorca y a las 9:55 ha comenzado a declarar ante el juez.

En total, la declaración ha durado alrededor de cuatro horas, una comparecencia mucho más rápida que la vez anterior, que se extendió durante 22 horas ya que no se grabaron en video las respuestas y tuvieron que ser transcritas sobre la marcha. Algo que no ha ocurrido en esta ocasión al haberse producido un cambio de sala.   Una de las novedades de esta nueva declaración es que Urdangarin, a diferencia de su comparecencia de febrero de 2012, no se ha hospedado en el Palacio de Marivent, la residencia estival de la Casa Real. En esta ocasión tampoco le ha acompañado la infanta Cristina.   A su llegada, Urdangarin ha recibido insultos y silbidos de un grupo de unos 300 manifestantes que protestaban en las calles próximas al juzgado. Como ya hiciera hace un año, ha entrado a pie, por la rampa trasera del edificio judicial, la única abierta hoy sábado en los juzgados de Vía de Alemania, donde le esperaban un centenar de periodistas, aunque en esta ocasión no ha hecho declaraciones.

A su llegada a los juzgados no ha hecho declaraciones   Con la mirada agachada, paso marcial y rostro taciturno, el marido de la infanta Cristina tan solo ha acertado a pronunciar un tímido “¿Qué tal?, buenos días”, según informa Servimedia.   Su abogado, Mario Pascual Vives, había llegado en taxi cinco minutos antes y le ha esperado en la parte superior de la rampa, que han descendido juntos.   Justo antes de Urdangarin han entrado en los juzgados tres de los fiscales anticorrupción: Juan Carrau, Miguel Ángel Subirán y Ana Lamas. Poco después ha llegado también el otro fiscal anticorrupción de Baleares, Pedro Horrach, que fue quien llevó el peso del interrogatorio realizado el pasado sábado al exsocio del duque de Palma, Diego Torres.   También han ido llegando poco a poco varios de los abogados de las defensas, incluido el de Torres, Manuel González Peeters, y los de la acusación particular que ejercen la Abogacía del Estado por la Agencia Tributaria y la Abogacía de la comunidad autónoma de Baleares.   Por primera vez ha asistido a la declaración como acusación la abogacía de la Comunidad Valenciana, personada hace unos días por la vía civil.   La única que ha hecho declaraciones al llegar ha sido la abogada de la acusación popular que ejerce el sindicato Manos Limpias, Virginia López Negrete, que ha dicho que espera que Urdangarin, “a diferencia de la declaración que prestó hace un año, diga la verdad y ayude al esclarecimiento de los hechos”.

Manos Limpias pide a Urdangarin que diga la verdad

López Negrete ha subrayado que la declaración de Urdangarin demuestra que no está sufriendo ningún tipo de indefensión en el proceso.   La declaración del duque de Palma se produce en medio del proceso de embargo de sus bienes, iniciado después de que ni él ni DiegoTorres abonasen la fianza de responsabilidad civil de 8,18 millones de euros que les impuso el instructor de la causa.   El caso Nóos, una pieza separada del caso Palma Arena, investiga el supuesto desvío de fondos públicos de hasta 6,1 millones de euros mediante los convenios suscritos con los gobiernos de Baleares y la Comunidad Valenciana entre los años 2004 y 2007.   A lo largo de la investigación, el juez Castro ha constantado “indicios razonables” de delitos de falsedad documental, prevaricación administrativa, malversación de fondos públicos, fraude a la Administración y tráfico de influencias, según el auto que fijo la fianza de más de 8 millones para Torres y Urdangarin.

   El secretario personal de las Infantas, Carlos García Revenga, ha admitido que el Duque de Palma, Iñaki Urdangarin, le hacía consultas sobre la gestión del Instituto Nóos, puesto que era su “primera aventura empresarial”, si bien ha matizado que sólo le asesoró hasta el 2006, puesto que en esa época Urdangarin “ya tenía edad para llevar a cabo su propio camino empresarial”.      Así lo han informado a Europa Press fuentes jurídicas, que han revelado que tras ser preguntado durante su declaración ante el juez que instruye el caso, José Castro, y los fiscales Anticorrupción, sobre quién dirigía el Instituto Nóos, García Revenga ha asegurado que Urdangarin y su exsocio, Diego Torres, dirigían conjuntamente la entidad.

   De este modo, ha negado que tuviera capacidad de decisión en el Instituto Nóos desvinculándose así de cualquier tipo de irregularidad que se hubiera podido cometer durante la gestión de este organismo.

El secretario de las Infantas, Carlos García Revenga, ha negado cualquier vinculación con las gestiones del Instituto Nóos. En su declaración ante el juez, como imputado tras aparecer su nombre en los correos de Diego Torres, socio de Iñaki Urdangarín, Revenga ha explicado que su presencia en el Instituto Nóos se debe a la relación de amistad que le une al Duque de Palma.   Revenga ha señalado que su cargo de tesorero en el Instituto Nóos era puramente testimonial, teniendo en cuenta que ha admitido que él no sabía de cuentas, sino que, según ha asegurado, eran el Duque de Palma y su exsocio, Diego Torres, quienes gestionaban de manera conjunta este organismo, informa Europa Press.

Durante su declaración de poco más de dos horas ante el juez que instruye el caso Nóos, José Castro, y los fiscales Anticorrupción, García Revenga ha negado que tuviera capacidad de decisión en el Instituto Nóos desvinculándose así de cualquier tipo de irregularidad que se hubiera podido cometer durante la gestión de este organismo.

En esta línea, ha insistido en que aunque formara parte de la Junta Directiva del Instituto Nóos, no tenía ningún poder de gestión, al tiempo que ha recordado que los Estatutos de la Fundación exigían que existiera un tesorero, cargo que asumió él.

Preguntado a su salida de los Juzgados de Palma por cómo está viviendo estos momentos y, en concreto, la presión de los medios de comunicación desde que fuera imputado, García Revenga ha reconocido que «eso es lo peor».

García Revenga fue miembro de la junta directiva de Nóos y su nombre figura en varios de los emails aportados por el exsocio de Iñaki Urdangarin, Diego Torres, que revelan la labor de asesoramiento que habría llevado a cabo con el Duque respecto a su actividad empresarial, lo que llevó al juez a acordar su imputación en el marco de este complejo procedimiento judicial. Según aseguró Torres, la labor del Instituto se realizaba más en concreto con el conocimiento de Revenga así como del asesor externo de la Casa Real y Conde de Fontao, José Manuel Romero, mientras que Urdangarin solía «consultar» con su mujer las propuestas que se abordaban en Nóos.

redaccion

Centenario luctuoso de Francisco I Madero

Previous article

Miguel Mejía Barón se resiste a echar más leña

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.