ColumnistasJosé Luis Ortega Vidal

Todos los caminos conducen a Polanco…

0

CLAROSCUROS

    José Luis Ortega Vidal

(1)   Mientras el PAN y el PRD impugnan ante el Tribunal Federal Electoral el desconocimiento oficial de la “Alianza por ti”, el PRI aprovecha los días de confusión que esta circunstancia genera.   Como ha ocurrido en casos previos, el TRIFE puede echar por tierra la decisión de su símil, el Tribunal Electoral del Estado de Veracruz; pero el tiempo es un aliado que ha quedado -de momento- a favor del priismo.

  En el Veracruz del 2013 hay una clara división de poderes: el poder económico lo maneja Javier Duarte y el poder electoral lo opera Fidel Herrera Beltrán.   Lo demás: eso del ejecutivo, el legislativo y el judicial, son sustantivos propios de algún buen chiste.   El visto bueno final lo tiene Duarte -se afirma- pero en los días que corren todos los caminos conducen a Polanco.   A punto de entrar en la recta final de la carrera pre-electoral, la atención mediática sigue puesta en los municipios con más poder económico y el mayor número de votantes de la entidad.

En Poza Rica el PRI va con Sergio Lorenzo Quiroz a la alcaldía y con Alfredo Gándara como aspirante fuerte a la diputación local.   En Xalapa el partido revolucionario irá con Américo Zúñiga y lanzó la petición de auxilio a los empresarios Ricardo Ahued y David Velasco para obtener lo Elizabeth Morales no fue capaz de asegurar: el triunfo tricolor en la capital y las diputaciones urbana y rural.   Si los comicios fueran un asunto de serenatas Elizabeth llevaría ventaja; pero no es así…   Córdoba es desdeñado por Gerardo Buganza que no deja de soñar con la gubernatura; por eso, en la ciudad donde alguna vez cohabitaron 30 caballeros competiría por la alcaldía la legisladora Paulina Muguira.   En Orizaba, la candidatura presidencial prácticamente está en manos del diputado “chicle”, Juan Manuel Diez Franco.

Veracruz y Boca del Río sin cambios hasta hoy: Gerardo Poo Jr va por el puerto jarocho y Sergio Pazos por la tierra de la Virgen Santa Ana.   En el sur; Minatitlán es una plaza segura para los tricolores, pero al mismo tiempo es una zona de riesgo porque allí el PRI se enfrenta ni más ni menos que al PRI.   Si Jorge Wade y Flavino Ríos se ponen de acuerdo, Minatitlán es tema superado.   De no ser así, las cosas se complican en un municipio donde el Cabildo -en general- se ha dedicado más a grillarse internamente que a gobernar.   Por lo pronto, anote en Minatitlán a José Luis Sáenz Soto para Alcalde y a Ricardo Orozco Alor o a Ciro Félix para la diputación.

  (2)   El domingo 20 de enero, Javier Duarte de Ochoa encabezó en Coatzacoalcos el desayuno de la lealtad priista.   En el evento, el gobernador pegó más de un manotazo en el micrófono y sentó a su lado -en la redonda mesa principal- a las cabezas de grupos y a los principales aspirantes a la alcaldía y diputación urbana porteña.   JDO dejó claro quién manda y pidió, ordenó, indicó, exigió lealtad.   Empero, ni bien terminaba el encuentro y las armas salieron a relucir; nadie se bajó del ring; todos los asistentes dijeron haber visto y escuchado lo que a cada cual le convenía.   Por eso, el miércoles 20 de febrero -un mes después del desayuno- Javier Duarte volvió a Coatzacoalcos.

  Esta vez, bajo el argumento de inaugurar obras e informar que al proyecto Etileno XXI se sumarán más inversiones privadas de miles de millones de dólares, Duarte de Ochoa ratificó sus órdenes.   El que las quiso escuchar, las escuchó. El que no, pues está en su derecho de continuar arriba de un ring cada vez más solitario.   No hubo sorpresas en la nueva visita del gobernador. Los finalistas del PRI para la alcaldía y la diputación urbana siguen siendo tres y son los mismos: Joaquín Caballero, Guadalupe Félix y Mónica Robles.

La dupla no será de dos mujeres. El PRI, en Coatzacoalcos, competirá con un hombre y una dama como candidatos a la alcaldía y la diputación urbana.   En la rural, ya se sabe, va Renato Tronco.   Con la segunda visita de Duarte se avanza en la tarea priista de meter orden en la sucesión electoral en Coatzacoalcos; lo cual ocurre en las demarcaciones de mayor relevancia político/económica de Veracruz.   La entidad, no hay que olvidar, consta de 212 municipios y el tema de la alianza entre el PAN y el PRD sigue generando nervios del lado tricolor de la cancha.

(3)   Así, en otros municipios siguen las dudas.   Acayucan es un ejemplo de las luchas sin cuartel al interior del PRI.   José “Pepe” Yunes impulsa en la llave del sureste la candidatura de Wilka Aché Teruí para la presidencia municipal.   Ex regidora, integrante de una familia apreciada y con mucho prestigio, Wilka cuenta con el apoyo de Vía Veracruzana, a cargo del joven Amadeo Flores Villalba.

  Nada está definido en suelo acayuqueño y la joven dama Aché Teruí se asoma en un momento oportuno.   Ya veremos.

redaccion

Chromebook Pixel competirá con la MacBook

Previous article

Caída de alcaldes

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Columnistas