ColumnistasJAIME RÍOS OTERO

Los políticos en la orfandad

0

Prospectiva
Por JAIME RÍOS OTERO

Como se ven las cosas, es casi es seguro que no comparezca hoy ante el Ministerio Público el ex gobernador de Tabasco, Andrés Granier Melo, pese a las amenazas del procurador tabasqueño y del mismísimo secretario de Gobernación, de que podría ser localizado y presentado, lo mismo que su secretario de Finanzas y el subsecretario de Egresos.

Tal parece que Santo Tomás Moro, patrón de los gobernantes y de los políticos, (según lo proclamó el papa Juan Pablo II en el año 2000), ha abandonado a varios ex mandatarios. Esto sólo podría explicarse por el hecho de que aquellos hayan dejado de cumplir rigurosamente con su devoción, o quizá porque el antiguo Canciller del Reino, hoy elevado a los altares, está haciendo una depuración de fieles o, en el extremo, porque también ya se cansó de las promesas inacabables y de las cínicas fallas de sus protegidos.

Porque el de Granier no es un caso aislado. En los últimos días son por lo menos 6 ex gobernadores los que han desfilado por los escaparates de la prensa, señalados por distintas causas relacionadas con su mal desempeño en el servicio público.

Estos son Tomás Yarrington Ruvalcaba, de Tamaulipas; Eduardo Bours de Sonora; Humberto Moreira Valdés, de Coahuila; Leonel Godoy Rangel, de Michoacán; Juan Sabines Guerrero, de Chiapas; y Marco Antonio Adame Castillo, de Morelos. (Al igual que usted, lamentamos que no aparezca en esta lista de tristes celebridades el que usted ya sabe. Ese anda ocupado por acá, organizando la cosa electoral).

Ninguno ha sido tan exhibido como el tabasqueño, quizá por lo poco que representa en términos de capital político. Dicen los analistas que es tan baladí para el sistema priista, que sería más problemático emprenderla contra figuras no priistas como Rafael Moreno Valle, de Puebla, o Juan Sabines, en Chiapas, que usar a Granier para desinfectar levemente la pocilga.

Además, él mismo se ha encargado de ponerse de pechito. Mire usted que dedicarse a fanfarronear sobre su colección de prendas y accesorios. Eso sólo puede caber en un cerebro pequeño y dañado. Como también lo ha sido el escándalo de los 80 y tantos millones en billetes de a peso, guardados en cajas de cartón.

Pero ahí no para lo inverosímil. Los que se han dedicado a investigarlo descubrieron, mediante los mecanismos de transparencia, que la casa oficial de gobierno de Tabasco despilfarraba casi 40 mil pesos diarios en gasto corriente. Ahí se incluían costos como el kilo de tomate a 85 pesos, el kilo de cebolla igual; una piña que era pagada en 89 pesos; y un jamón de pavo salía en casi 2 mil pesos.

Como resulta natural prever, y aunque no es gobernador, el caso del líder petrolero Carlos Romero Deschamps tendrá que esperar un poco. Lo ideal es meterlo a la cárcel justamente cuando vaya a comenzar a debatirse el tema de la reforma energética. Sería un hit que ablandaría a los firmantes del Pacto por México, a menos que se le vaya a usar para controlar los eventuales brotes de inconformidad entre el gremio.

Por cierto que no está solo Toño Nemi Dib en su lucha por clarificar los malos manejos relacionados con los medicamentos y equipos médicos. En varios estados ha ocurrido algo similar, por lo que se ve que el pretexto de la salud es uno de los favoritos para saquear los erarios. Por ejemplo, el titular del ejecutivo morelense, Graco Ramírez Garrido, denuncia que la administración de su antecesor, Marco Adame Castillo, comprometió pagos por medicinas, por 250 millones, con la empresa Nadro, misma que no las surtió y las pocas que entregó estaban caducas.

Y el mismo Graco asegura que también en Aguascalientes y en Tabasco se dio corrupción en el sector salud. En el edén de la república, ex funcionarios recibían dinero para la compra de medicamentos, pero no adquirían nada. En Guanajuato, fueron detenidos dos funcionarios acusados por un fraude de casi 7 millones de esos, porque compraban materiales quirúrgicos y de curación a empresas ficticias.  Y también en Chiapas se las gastan para medrar con la salud de la población. Ahí traen un lío relacionado con la supuesta adquisición de reactivos para la detección del VIH Sida.

Pues así las cosas con los políticos. Como se ve los hay tanto del PRI (Yarrington, Granier, Bours, Moreira), como del PRD (Godoy y Sabines); y del PAN (Adame).

A lo mejor San Tomás Moro ha decidido hacer valer las razones que lo llevaron a los altares católicos, entre éstas “la necesidad que siente el mundo político y administrativo de modelos creíbles, que muestren el camino de la verdad en un momento histórico en el que se multiplican arduos desafíos y graves responsabilidades”, según lo proclamado por Juan Pablo en el año 2000.

A todo esto ¿y el de Veracruz cuándo?
columnaprospectiva@gmail.com

redaccion

Visita Carolina Gudiño al pequeño Juan David en el Hospital Regional

Previous article

EPN instruye a las procuradurías a efectuar investigaciones sólidas

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Columnistas