ColumnistasJAIME RÍOS OTERO

Aspirantes a la UV

0

Prospectiva

Por JAIME RÍOS OTERO

Realmente el único de los aspirantes a dirigir la Universidad Veracruzana que parece tener claro un panorama sobre el rumbo que debe seguir la máxima casa de estudios de Veracruz, es Víctor Arredondo Álvarez.

Desgraciadamente, poco se sabe de la visión que tengan otros candidatos, porque no la dan a conocer a la comunidad en general y a la comunidad universitaria en particular.

Leemos en Diario de Xalapa, edición del 3 de junio, la colaboración que envía el doctor Arredondo, que es su ponencia, o parte de ella, presentada semanas antes en el foro “México con educación de calidad para todos”, celebrado en la ciudad de Boca del Río.

En ese texto, el psicólogo de origen y doctor por la universidad norteamericana de West Virginia, demuestra que conoce el ámbito educativo nacional, que sabe cuáles son sus aciertos, fallas, avances y posibilidades de mejoría. Vea usted si no: Él asevera que el egresado universitario debe contar con un bagaje interdisciplinario; estar dotado de habilidades y actitudes para el trabajo en equipo, orientado a la solución de problemas y al logro de metas concretas; y debe ser diestro en la comunicación y el manejo de idiomas.

Estas necesidades las justifica en el hecho de que el joven “estará sometido a múltiples demandas de cualificación profesional y para afrontar exitosamente este escenario laboral, deberá ser un aprendiz vitalicio y un usuario tenaz de sistemas, aplicaciones y dispositivos multimodales, móviles, convergentes y de una alta integración funcional”.

La visión de Arredondo sobre lo que deben ser los maestros en la actualidad la plantea así: “Los buenos maestros ya no son nada más expertos en contenido disciplinario, ahora son facilitadores del aprendizaje autónomo y colaborativo de sus alumnos, son los que utilizan todo tipo de situaciones de aprendizaje fincadas en ´la experiencia vivida´, tanto en espacios físicos intramuros y extramuros como virtuales”. Y así va desgranando las diversas temáticas que requieren una profunda inmersión y un gran conocimiento sobre temas en los que intervienen los organismos especializados como el Programa para el Mejoramiento del Profesorado, PROMEP, y el Sistema Nacional de Investigadores, SNI; el Programa Integral de Fortalecimiento Institucional, PIFI, que es una estrategia de la Secretaría de Educación Pública para apoyar a las instituciones de educación superior a lograr mejores niveles de calidad en sus programas educativos y en servicios que ofrecen.

Sobre éste, en forma de pregunta plantea si es posible que incorpore proyectos horizontales de financiamiento extraordinario que consoliden las reformas estructurales orientadas a la flexibilidad curricular y de la organización académica, en búsqueda de la formación integral de la inmensa mayoría de los estudiantes.

Y también se pregunta sobre la pertinencia de que los comités interinstitucionales de evaluación y las instancias acreditadoras de programas de licenciatura y posgrado, incorporen criterios más rigurosos de formación integral, flexibilidad académica, internacionalización, retención estudiantil, trayectorias escolares fluidas, eficiencia terminal y titulación, dado que –dice- “actualmente perdemos en promedio uno de cada dos alumnos que se inscriben en la educación universitaria, incluso en aquellos programas académicos que cuentan ahora con certificación de calidad”.

En fin, es difícil analizar en este pequeño espacio la variedad de temas sustantivos que maneja el doctor Arredondo, y sobre todo hacerlo de manera exitosa por la alta especialización que requiere cada tema, pero lo real es que este aspirante a dirigir la Universidad Veracruzana tiene una elevada competencia profesional, de la que carecen los demás.

Quizá esto se justifique en el hecho de que ha sido coordinador general de Programas Académicos en la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES), que agremia a las universidades reconocidas del país; director de Desarrollo Universitario y Director General de Educación Superior en la Secretaría de Educación Pública (SEP); rector de la UV y Secretario de Educación del Gobierno de Veracruz.

Eso es lo que necesitamos no sólo en la UV, sino en todas las instancias públicas y de gobierno, alta competencia profesional, experiencia y capacidad probada, que garanticen que los planes y programas serán efectivos, bien aplicados y de óptimos resultados. Ya basta de experimentos con ambiciosos que carecen de preparación, y que basan su trabajo en ocurrencias, con el lamentable derroche de recursos que tanto daño le causa a este país en crisis.

columnaprospectiva@gmail.com

 

redaccion

Líder al vapor

Previous article

A 10 dias de que concluyan las campañas, Cipriano continua recorriendo el Municipio

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Columnistas