ColumnistasJAIME RÍOS OTERO

Candidatos anónimos

0

Prospectiva

Por JAIME RÍOS OTERO

¿Conoce usted o ha escuchado mencionar a María del Carmen Gabriela Zamudio Alcántara, Guadalupe Benavides, Héctor Lucas, Irineo Domínguez Méndez o Hilda Benavides? Cualquiera o todos deberían ser de su interés, porque se trata de ciudadanos que aspiran a representar a los habitantes de Xalapa, ya sea gobernándonos desde el edificio frontal al parque Juárez, o creando leyes en el Palacio Legislativo de Encanto.

Quizá por excepción los conoce o por lo menos escuchó hablar antes de ellos. Le confieso que yo no. Sin embargo, para que vea que el asunto sí es de nuestra mutua incumbencia, le diré que se están gastando algunos millones de pesos de nuestros impuestos supuestamente en hacer campaña, en darse a conocer, lo que resulta paradójico porque la verdad siguen siendo unos absolutos desconocidos. Y tal parece que los partidos políticos a los que representan no tienen interés alguno en promoverlos porque es muy difícil localizar a los abanderados de algunos partidos. O quizá es que la red de redes no les importa, porque a excepción del PAN y del PRI que tienen en sus páginas web los nombres de sus candidatos de todo el estado, en los demás partidos, incluido el PRD, brillan por su ausencia.

Por ejemplo, de los aspirantes a la silla presidencial municipal, es claro que son conocidos Abel Cuevas Melo, Américo Zúñiga Martínez, Dulce Dauzón de Méndez de la Luz y Marcos Salas Contreras. Edit Rodríguez, ex secretaria de Salud en el chirinato, sólo es reconocible entre el sector médico; Mariano Borbolla Román, el de Alternativa Veracruzana, tiene un nombre eufónico y es un empresario respetado entre la clase alta, pero no pasa de ahí; y la que es una reverenda desconocida es Hilda Benavides, quien compite bajo los colores del Partido Cardenista, de manufactura estatal. Y tal parece que el Instituto Electoral Veracruzano contribuye a mantener en el anonimato a los candidatos a la alcaldía.

En el boletín 109 que distribuyó con motivo de un debate que acaban de tener, ni siquiera los nombra. El único que aparece en el texto es el moderador Jorge Faibre Álvarez, a quien promueve como un “reconocido periodista veracruzano”. Sí son mencionados en el pie de foto de una de las dos placas, pero se les cita, no como aparecen en la imagen que el lector tiene enfrente (que de acuerdo al sentido periodístico así debería ser), sino en orden de antigüedad de sus partidos. A ese debate no asistió la señora Hilda Benavides, del Frente Cardenista. Por cierto que, como hecho anecdótico, permítame platicarle que una tarde de estas los cardenistas de don Antonio Luna tuvieron un evento en el parque Colón. Ahí estaba el dirigente, que por cierto ahora ha mandado poner lonas para informar que es candidato plurinominal a diputado.

Bueno, pues en la tertulia que tenían ese día, sobre la plataforma de un camión se veía al propio Luna bailando con una dama al compás de una melodía que hiciera célebre Sonia López, y a la cual los asesores propagandísticos de él adecuaron la letra. Decía la tonada: “¶Ven, ven, ven, don Antonio ven. Ven y ven y ven a robarme a m픶¶ (le cambiaron la palabra “ladronzuelo”, por don Antonio). El caso es que, para no ir muy lejos en este comentario, hay candidatos que son meras comparsas, y que claramente participan, no porque quieran darle una barnizada a la democracia, sino para embolsarse el dinero que reparte alegremente el Instituto Electoral Veracruzano para simular que vivimos en un sistema democrático. De los candidatos a diputados, los más conocidos son Rubén Ricaño Escobar, Eduardo de la Torre Jaramillo, David Velasco Chedraui y Ricardo Ahued Bardahuil, entre Xalapa I y II. Menos, Alberto Meza Abud, Miguel Ángel Llera, Hipólito Rodríguez Herrero, Lutgarda Madrigal e Isael Petronio Cantú Nájera. Y cero: Irineo Domínguez Méndez, María del Carmen Gabriela Zamudio Alcántara, Guadalupe Benavides, Héctor Lucas, y la referida Hilda Benavides, que aspira a ocupar la silla de Elizabeth Morales.

El presupuesto que se están comiendo los partidos políticos en esta elección es de 127 millones 889 mil 842 pesos, repartidos de la siguiente manera: 42 millones al PAN; 46 millones al PRI; 14 millones al PRD; 11 millones al Movimiento Ciudadano; 9 millones al Partido Nueva Alianza; 751 mil pesos al Partido del Trabajo; y lo mismo para el Verde, Alternativa Veracruzana y el Partido Cardenista.  Por si esto no fuera poco, a esos nueve partidos se suman 9 asociaciones políticas estatales que reciben cada una casi 70 mil pesos y que no sirven para maldita la cosa.

Esas son el Movimiento Civilista Independiente, Democráticos Unidos por Veracruz, Unidad y Democracia, Vía Veracruzana, Foro Democrático Veracruz, Fuerza Veracruzana, Generando Bienestar 3, Ganemos México la Confianza; y Unión Veracruzana por la Evolución de la Sociedad. Excepto Vía Veracruzana que agrupa a grillos de a de veras del PRI ¿Había oído mencionar a las otras? ¿Sabe para qué sirven? Esa es la falsa democracia que vivimos en Veracruz.

columnaprospectiva@gmail.com

redaccion

Lara no se irá del PAN pero no votará por Croda

Previous article

En Medellín habrá mejor sistema de protección civil

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Columnistas