Deportes

El TRI va con todo

0

CIUDAD DE MÉXICO. (Excelsior).- El mal paso del equipo mexicano en el hexagonal rumbo al Mundial de Brasil 2014 es para José Manuel de la Torre una piedra en el zapato.

Al técnico, que a estas alturas su escuadra colecciona cuatro empates y no ha ganado en el Estadio Azteca, no le importan las formas sino sólo el resultado.

“Cuando logras objetivos se te olvidan las formas. Prefiero ganar a decir que jugué maravilloso y perdí como siempre.”

Esclavizado en este momento por la preocupación del resultado de hoy ante Costa Rica, aseguró que no le importa el pasado, “ni que los ticos vengan con la idea de hacer otro aztecazo.”

Se le ha hecho más largo de lo que esperaba el camino en Concacaf sabiendo que no le queda de otra más que el triunfo.

“Por supuesto que con un buen funcionamiento estás más cerca del resultado positivo. Ganar es ganar, y eso es lo que le está haciendo falta a la selección.”

Aunque le queda poco margen de error tras haber empatado con Jamaica y Estados Unidos en casa, Chepo de la Torre no hace caso a los comentarios por el funcionamiento del Tricolor, “críticas siempre hay, pero no siento presionado al grupo ni creo que estemos tan mal como dicen”.

Impertérrito, señala que no ha perdido durante la eliminatoria, aunque sigue haciendo aritmética para no irse al repechaje contra una selección de Oceanía.

“Sacamos cuatro puntos de visitante, es algo. Siempre he querido tener a los jugadores en su mejor momento y estamos trabajando para ello, pero no tenemos el tiempo como un club que los posee cada semana para ponerlos a punto.”

Sin embrago, el técnico nacional sueña con irse a la Copa Confederaciones de Brasil con un problema menos si logra vencer a Costa Rica.

Vienen a vencer

Para Costa Rica significa mucho el duelo eliminatorio que sostendrán esta noche ante México en la cancha del Estadio Azteca. Los ticos reconocen que cada que visitan la capital mexicana se les enchina la piel y recuerdan aquella hazaña de hace 12 años en la que derrotaron al Tricolor en el Coloso de Santa Úrsula. Junior Díaz, defensa costarricense, visualiza hoy otro triunfo histórico.

“Para nosotros es el partido más importante de la eliminatoria. Venimos a México convencidos de que podemos hacer un muy buen partido, de que podemos sacar un buen resultado, de que podemos golpearles. Costa Rica ha mejorado muchísimo, y eso nos hace pensar que podemos ganarle a México para hacer historia, por que hacer historia es bonito”, dijo.

Díaz, lateral por izquierda, juega en el Mainz de Alemania y asegura que no le espanta enfrentar a Barrera,  Aquino o Giovani dos Santos.

“Obviamente son jugadores que hay que tenerles respeto, pero uno ha hecho cosas importantes y sabe también cómo contrarrestar a este tipo de jugadores, sus virtudes, y por ese lado me siento un poco tranquilo. Acepto que México tiene jugadores de calidad, pero también uno como jugador de Costa Rica se tiene que hacer valer”, afirmó.

Por su parte el estratega del combinado tico, Jorge Luís Pinto, consideró que para dar otro aztecazo deben “ser seguros en defensa, tener control del partido y saber atacar en el momento debido, sin volvernos locos”.

La calle donde se juega otro partido

A las cuatro de la mañana comienza el barullo en la calle de Costa Rica, en el pulmón de Tepito. En uno de sus cruces se estaciona un enorme tráiler, como un galeón encallado, con miles de cajas con zapatos. No se moverá de ahí hasta que acabe su labor, unas dos horas. Es la zona donde el tianguis zapatero más famoso del Centro Histórico cobra vida los miércoles y sábados.

La relación con el juego entre mexicanos y ticos es cosa seria. La afición llega hasta este punto con un sabor folclórico muy lejano al que desata las pasiones  en el Estadio Azteca.

“Vamos a ver el juego y quizá ya no dormiremos, sino que nos desvelamos mejor para abrir los locales pronto”, cuenta Jorge Castillo con su camiseta del Tri que lleva el nombre de Blanco. Le acompaña un familiar con la de Chicharito Hernández.

Esta zona, fundada por el presbítero Juan Violante, fue siempre el hostal de obreros y trabajadores de escasos recursos  y oficios variados. Hoy en día, una de sus arterias más importantes es la intersección de la calle Aztecas con la de Costa Rica como símbolo de la batalla futbolística que se librará dentro de la zona de Concacaf.

Hasta este punto se alza una  pequeña ermita, tapada ahora por el mercado de zapatos que mantiene la vida en la calle. Los camiones se suceden unos a otros por las angostas veredas. Empieza conforme despunta la mañana un hormigueo voraz por el territorio. Es el otro partido, el que se libra bajo las reglas de la anticipación.

Se encuentran zapatos de futbol de marcas distintas, “pero sólo se le puede vender de seis pares en adelante y de diferentes números”, detallan en varios puestos. A lo largo de la calle se concentra una multitud de diableros que empiezan sus viajes con habilidad por entre los clientes que dudan entre un color u otro de zapatos.

Hay colombianos, guatemaltecos, cubanos y hasta africanos que en su intento por llegar a Estados Unidos han ido y venido, quedándose entre los habitantes de la colonia Morelos.

Entre zapatos, la pura vida pasa a segundo término. En esta calle no hay chifrijo ni gallo pinto, ni la famosa cerveza tica La Imperial. Lo que se encuentra aquí es mucho trabajo zapatero… que hoy se suspenderá un ratito para ver futbol.

redaccion

Visiones de la India

Previous article

No se aún que me causo el Cancer

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Deportes