Internacional

México en la mira de China

0

CIUDAD DE MÉXICO (Agencias) — China ha realizado en los últimos años importantes inversiones en países latinoamericanos desde Venezuela hasta Argentina. Ahora su presidente está por llegar a una de las naciones de la región donde sus lazos se han desarrollado con lentitud: México.

Como parte de su primera gira por América Latina y el Caribe, el presidente chino Xi Jinping viaja esta semana a México en momentos en que el Gobierno de Enrique Peña Nieto busca fortalecer su economía a través de una mayor apertura en sectores como el energético.

La visita del mandatario de China aparece como una oportunidad para abordar el gran déficit comercial que México tiene con el gigante asiático y discutir maneras de incrementar las exportaciones mexicanas.

La visita de tres días de Xi a México, desde el martes, es parte de una gira regional que empezó este fin de semana en Trinidad y Tobago, Costa Rica y concluirá en Estados Unidos.

Atención en el petróleo

Expertos consideran que una área clave para ambos es el sector energético, en particular el crudo, que México tiene y que China necesita para satisfacer a su economía en expansión y su creciente clase media.

“El acceso a materias primas estratégicas es clave para entender la dinámica de la relación con China. Claramente hay un interés de China en el petróleo mexicano”, dijo Hugo Beteta, director para México y Centroamérica de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), una agencia de la ONU.

El directivo refirió que la nación asiática apenas cubre una cuarta parte de sus necesidades internas de petróleo, por lo que debe importar tres cuartas partes del crudo restante.

“Con la subida de las clases medias… China hoy en día produce más automóviles que toda Europa junta y muchos automóviles están siendo vendidos en China.

El país necesita garantizar el consumo de sus ciudadanos de petróleo para sus automóviles, pero también por supuesto para toda la economía china que tiene una intensidad energética aún alta y México es una potencia de petróleo”, indicó.

México ha dicho que antes de que termine 2013 presentará una reforma energética para permitir una mayor inversión nacional e internacional en áreas como el petróleo. Aún no se han dado detalles, pero a decir de Beteta, “despierta el apetito de muchísima gente”.

Pemex ha comenzado a cambiar la relación con China, que hasta ahora ha sido mínima.

De los aproximadamente 2.5 millones de barriles de crudo que la paraestatal produce, 1.2 millones se exportan.

Estadísticas de la Secretaría de Energía señalan que 75% del petróleo es vendido a Estados Unidos y apenas poco más de 7% al Lejano Oriente, sin que se especifique por país.

El interés por ampliar la relación en materia petrolera quedó marcado en la visita de Peña Nieto a esa nación asiática en abril cuando Pemex firmó un acuerdo con la empresa estatal china Sinopec para que México exporte a China 30,000 barriles de crudo al día.

Otras oportunidades

México también puede presentar otras oportunidades de inversión para China.

“China es el principal consumidor de carbón, de gas, de petróleo, de industrias secundarias de cemento, de acero, de concreto (y) evidentemente (los chinos) están buscando satisfacer necesidades de mercado”, dijo Juan Carlos Rivera, director del Centro de Negocios con Asia del Tecnológico de Monterrey.

Para Rivera tampoco hay que perder de vista que China también busca nuevos espacios de inversión, por lo que ese país podría también mostrar su interés en áreas como telecomunicaciones y ferrocarriles, sectores que México también busca reformar.

La reanimación de las relaciones

El trato entre China y México se han enfriado en el pasado, particularmente cuando el entonces presidente Felipe Calderón recibió al Dalai Lama en 2011, algo que la cancillería china criticó al considerarlo un acto de interferencia con sus asuntos internos.

Pero el mandatario Enrique Peña Nieto ha buscado cambiar y fortalecer los lazos bilaterales. En abril realizó una gira por China, en la que se encontró con Xi, con quien escasos dos meses después volverá a reunirse ahora en territorio mexicano.

“Uno de los resultados de la conversación (en abril) es que el presidente Xi dijo que no es política del Gobierno chino mantener estos desequilibrios comerciales y se comprometió a trabajar con autoridades mexicanas para que México pueda exportar más”, dijo el subsecretario mexicano de Relaciones Exteriores, Carlos de Icaza.

El desequilibrio comercial

Lo dicho por el funcionario mexicano es clave para México, cuyo déficit comercial con China es muy superior al de cualquier otra nación latinoamericana.

En 2012 el tamaño del comercio bilateral ascendía a más de 62,000 millones de dólares (mdd), de acuerdo con cifras del Banco de México citadas por la Subsecretaría de Comercio Exterior, un incremento considerable respecto a los 17,560 mdd que a 2008 reporta la embajada de China en México en su página web, con superávit significativo para la nación asiática.

En 2012 las exportaciones mexicanas a la nación asiática sumaron poco más de 5,700 millones de dólares, pero las importaciones ascendieron hasta casi 57,000 millones de dólares, según datos de la Secretaría de Economía.

Mientras las compras de México a China están dominadas por accesorios para fabricar televisores, teléfonos celulares, videocámaras y videojuegos, la nación asiática adquiere cobre, plomo y plata, además de aceites crudos de petróleo y harina de pescado.

Las exportaciones

México exporta a China aceite de petróleo y minerales de cobre, además de algunos productos electrónicos, circuitos integrados y módulos microelectrónicos, lo que se suma a las actividades que desarrollan empresas como Grupo Maseca, Bimbo, Softtek y los grupos Alfa y Kuo, entre otras más, según ProMéxico.

Las importaciones

Se inscriben en el rubro manufacturero, además de aparatos electrónicos, de cómputo y equipos de comunicación; en tanto que la presencia de empresas chinas en México es limitada al igual que las inversiones, que se calculan en 100 millones de dólares en firmas de telecomunicaciones e informática, como Huawei.

Es tanto el déficit que si se excluyera a México, la región mostraría “un saldo comercial prácticamente en equilibrio con China”, según la Cepal.

La anhelada diversificación

Y mientras China trata de asegurarse el suministro de materias primas que necesita, México busca diversificar sus relaciones económicas y comerciales que por años han estado concentradas en un gran porcentaje en su poderoso vecino del norte, Estados Unidos.

“En la nueva conformación del mapa geopolítico y económico global, China es y creo que llegó para quedarse como la segunda potencia económica del mundo, y México tiene que entender y acrecentar su relación con una nación que tiene un gran valor estratégico”, dijo el subsecretario.

El funcionario dijo que México también espera diversificar varios ámbitos de su relación con China, por lo que se tiene previsto firmar al menos una decena de acuerdos bilaterales en temas económicos, comerciales, energéticos, de transporte, turismo, ciencia y tecnología, aunque evitó dar detalles porque dijo que los gobiernos aún debían terminar de discutir los detalles.

En la última década, la relación entre China y América Latina se ha ampliado al punto que ahora ésta importa más de la nación asiática que de toda la Unión Europea, de acuerdo con la Cepal.

Según la agencia de la ONU, en 2012 México se ubicó como el segundo mercado al que exportó China en Latinoamérica, después de Brasil.

La próxima visita de Estado del presidente chino, Xi Jinping, a México, del 4 al 6 de junio, en respuesta a una invitación del presidente Enrique Peña Nieto, impulsará de manera notable el desarrollo de la asociación estratégica entre las dos naciones, de acuerdo con expertos mexicanos.

  Los analistas coinciden en que las relaciones entre México y China se encuentran en una gran etapa de desarrollo, gracias a sus acuerdos económicos y a sus sólidas bases de cooperación en otros campos.

Cooperación Creciente

  Desde que China y México establecieron lazos diplomáticos, hace 41 años, las relaciones bilaterales se han desarrollado de manera sostenida.

  Los dos gobiernos sostienen posiciones similares en muchos temas, tales como el mantenimiento del orden y la estabilidad mundial, el respeto a la soberanía nacional y la integridad territorial, y su oposición al unilateralismo y al terrorismo, entre otras preocupaciones globales claves.

  Especialmente, desde que establecieron una asociación estratégica en 2003, los dos países han fortalecido su confianza política mutua, y los líderes de ambas naciones se han reunido unas 20 veces en foros bilaterales y multilaterales.

Los frecuentes contactos de alto nivel han impulsado enormemente el desarrollo de las relaciones bilaterales, con una expansión en áreas de cooperación beneficiosas para ambas partes, un incremento de intercambios culturales y una mayor cooperación en asuntos multilaterales.

En los pasados 10 años también se ha atestiguado el rápido desarrollo de sus relaciones económicas y comerciales, con un volumen de comercio bilateral que saltó de cerca de 5.000 millones de dólares estadounidenses en 2003 a 36.600 millones de dólares en 2012.

  China es actualmente el segundo mayor socio comercial de México, mientras que México es el segundo mayor socio comercial de China en América Latina.     Durante su reunión con Peña Nieto en abril en Sanya, en la provincia china de Hainan, Xi Jinping hizo notar que México tiene una larga historia y un enorme potencial de desarrollo, y juega un creciente papel en los asuntos mundiales y regionales.

  Hoy, las relaciones China-México están en una importante etapa de desarrollo, gracias a sus respectivos acuerdos económicos y bases sólidas para la cooperación.

  China, en realidad, siempre ha otorgado una gran importancia al desarrollo de las relaciones con México desde un punto de vista estratégico.     En una entrevista con Xinhua poco después de ser elegido presidente de México el año pasado, Peña Nieto dijo que su gobierno planea fortalecer las relaciones con China como uno de sus principales objetivos.     Subrayó que México está listo para trabajar junto con el país asiático para enfrentar los desafíos globales y para promover activamente la cooperación entre los países de América Latina y Asia.

Cooperación de Beneficio Mutuo

  La visita del presidente Xi ocurre en un tiempo propicio para fortalecer la asociación estratégica entre los dos países, los cuales tienen un nuevo gobierno, dijo Enrique Aranda, exdirector general de la agencia gubernamental mexicana Notimex, en una entrevista con Xinhua.

  Ambos mandatarios tienen conocimiento de primera mano de uno y otro país. Peña Nieto visitó China dos veces cuando era gobernador del estado de México, y ahora como presidente fue invitado a asistir al Foro de Boao, en Sanya, en abril. El presidente entiende a China muy bien, agregó Aranda.

    Xi, del mismo modo, visitó México en 2009 como vicepresidente de China, y sostuvo conversaciones fructíferas con el entonces presidente mexicano Felipe Calderón.

  Peña Nieto ha dicho en varias ocasiones que el gobierno debe promover de una manera vigorosa la construcción de infraestructura para propulsar el desarrollo total de su economía, afectada por la crisis financiera global, y crear más oportunidades de empleo.

  Para ese fin, el gobierno mexicano ha anunciado planes para expandir las instalaciones portuarias, y construir trenes de pasajeros y autopistas rápidas.

    El presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores Asia-Pacífico del Senado mexicano, Teófilo Torres Corzo, dijo en entrevista con Xinhua que Estados Unidos es un importante mercado para los productos de China y México, pero los empresarios mexicanos no deben ver a China como una amenaza comercial.

  Los círculos de negocios de ambas naciones deben, en cambio, buscar una mayor cooperación de beneficio mutuo utilizando sus respectivas ventajas.     México, por ejemplo, tiene grandes recursos agrícolas, mientras que el mercado chino tiene una gran demanda de productos de la agricultura. De esta manera, las dos naciones tienen un gran potencial en la cooperación y la producción agrícola, dijo Torres Corzo.

    De acuerdo con datos oficiales publicados a finales de 2012, las empresas chinas habían invertido más de 600 millones de dólares estadounidenses en México, mientras que la inversión mexicana en China es de cerca de 100 millones de dólares.

El profesor Ulises Granados, del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), hizo notar que el alcance de la inversión mutua para las empresas de ambos países es todavía grande, comparado con el rápido crecimiento del comercio bilateral, y dijo que México debe firmar un tratado de libre comercio con China para expandir sus exportaciones al país asiático.

Enfoque en Proyectos Futuros

   Muchos expertos y estudiosos mexicanos han subrayado que la reunión entre Xi Jinping y Peña Nieto llevará a un nuevo diseño de cooperación en todos los campos entre China y México, países que representan la segunda economía más grande del mundo y la segunda economía más grande de América Latina, respectivamente.

  Juvencio Wing Shum, académico de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), dijo que China y México cuentan con antiguas civilizaciones de larga historia, por lo que deben fomentar un mayor conocimiento mutuo de sus culturas.

    El experto subrayó que cuando China y México fortalezcan la cooperación económica y comercial, deberán también hacer grandes esfuerzos para promover el intercambio y la cooperación en las áreas de cultura, educación, ciencia y tecnología.

  Asimismo, los dos gobiernos deberán fortalecer el intercambio de estudiantes con el incremento de becas, agregó.

Hasta el momento, China ha abierto cinco institutos Confucio en México. Parece que la juventud de México tiene un fuerte deseo de aprender mandarín y saber más acerca de la cultura china.

  De acuerdo con fuentes oficiales, durante la visita del presidente Xi a México, los dos países firmarán acuerdos de cooperación sobre economía y comercio, inversión, educación, cultura, ciencia y tecnología, entre otros.

  El embajador de China en México, Zeng Gang, dijo en entrevista con Xinhua que como las relaciones China-México han continuado desarrollándose con el interés que los dos gobiernos le otorgan, la asociación estratégica que existe entre ambos ya no es suficiente para reflejar la importancia de las relaciones bilaterales.

  Con la visita del presidente Xi las relaciones entre China y México se afianzarán aún más, lo cual servirá como un significativo modelo para el fortalecimiento de los lazos entre China y otros países latinoamericanos.

 

redaccion

Inicia la actividad del Ajedrez en ON 2013

Previous article

Inicia la aplicación de la prueba ENLACE

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.