ColumnistasMarco Antonio Virgen Martínez

A río revuelto…

0

Marco Antonio Virgen Martínez

Es indiscutible la necesidad que tenemos los profesores por participar en la búsqueda de propuestas que lleven a mejorar el sector educativo y sobre todo, que den mayor rumbo y sentido de pertenencia a la profesión docente, dentro de la interpretación de la reforma educativa y sus correspondientes leyes secundarias.

El magisterio veracruzano ha buscado generar propuestas de mejora que respondan a las necesidades reales del país y de nuestra Entidad, propuestas que ya se hicieron llegar y otras que siguen siendo elaboradas y revisadas para presentarlas al Congreso Federal con el objeto de que sean consideradas en la elaboración de la legislación secundaria.

Se han hecho foros convocados por organizaciones sociales, civiles, investigadores, representantes empresariales y sindicatos, todos en un espíritu de construir consensos y un mejor país que base en la educación el desarrollo de sus habitantes, con pleno respeto a los derechos de los trabajadores.

Pero si bien todo lo antes señalado guarda gran relevancia dada la situación que se vive en el país, ¿por qué hago estos planteamientos? Sencillamente porque descubro con gran asombro que un grupúsculo de seudo intelectuales se han dado a la tarea de promover unos foros de consulta denominados «Reforma Educativa, propuestas y contrapropuestas», los cuales cuentan con algún tipo de apoyo de la Secretaría de Educación, pero no con el fundamento académico que por lógica se requiere.

Al leer sus formatos para participar se detecta a todas luces la inducción por promover un movimiento social en contra de la reforma, eso no sería erróneo per se, si se sustentara en una clara búsqueda de análisis y construcción de propuestas y no en su destrucción por capricho y sin argumentos, y por la búsqueda de organizar un grupo de seguidores que fortalezcan los intereses de ese grupúsculo que trata de azuzar a los profesores creyendo que éstos no razonan.

Históricamente el estado de Veracruz cuenta con importantes y prestigiosos investigadores y estudiosos de los asuntos educativos de todo tipo, además de aquellos foráneos que reconocen en nuestra entidad un terreno fértil y próspero para lograr trabajos y discusiones serias en la materia, y que responden prestos a invitaciones que se les hacen para participar en eventos académicos. Luego entonces, alguien me puede explicar quién es Luis Hernández Montalvo, para que sea el ponente estrella de los foros sobre reforma educativa que he comentado líneas arriba.

Tratando de encontrar algo de luz en este camino, me he puesto investigar y lo que encuentro es a un profesor que radica en la ciudad de Puebla, que ha cursado sus estudios en varios estados del país, y que invierte mucho de su tiempo en escribir críticas al gobierno, a los sindicatos, a los maestros, a los políticos, ….. a lo que se pueda, pero ¿dónde está la autoridad (y no hablo de cargos públicos o algo semejante) que apoye o dé sustento a un debate constructivo sobre el tema educativo y laboral de nuestro México?.

¿Es posible que un tema tan importante quede en manos de resentidos, de frustrados del sistema, de comodinos que quieren seguir explotando un patrimonio casi agotado, de personas con una mentalidad arraigada en un pasado que jamás volverá a repetirse, porque, como dijo Sócrates, el agua que corre en los ríos ya no es la misma?

Será posible que el producto resultante de esas actividades que realizarán en algunas regiones del Estado pueda ser de utilidad, porque de lo contrario será solamente un cúmulo de papeles lleno de quejas y lamentaciones echadas al vacío, y un espíritu de inquietud y rebeldía que en poco ayuda a un país que se debate desde hace muchos años por encontrar su camino, en donde sobran opiniones de iluminados pero faltan acciones de bienintencionados. Espero que no sea así, porque el magisterio merece un mejor trato.

redaccion

Conciertos de fin de Cursos en la Escuela Libre de Música del Ivec

Previous article

Estamos muy cerca del Triunfo: Ramón Poo

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Columnistas