ColumnistasJAIME RÍOS OTERO

La inminente guerra

0

Prospectiva

Por JAIME RÍOS OTERO

El mundo no está a salvo del odio, la muerte y el conflicto bélico. Tensiones que se creían superadas desde el fin de la guerra fría, vuelven a estremecer la región oriental del continente europeo. Rusia está por invadir  (aunque hay reportes de que ya está invadiendo) a su otrora país satélite Ucrania,  y pone en alerta al poderoso sistema bélico de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), con Estados Unidos a la cabeza.

El tozudo señor Vladimir Putin, presidente ruso, obtuvo autorización del parlamento de su país para emplear la fuerza militar invasiva hacia su vecino, cuyos ciudadanos ahora se debaten entre los que apoyan al gobierno establecido del señor Alexander Turchinov y aquellos que se manifiestan inconformes con él, y que han realizado marchas desde hace varios meses.

La razón parece nimia. Aparentemente tiene que ver con la determinación del presidente ucraniano de no continuar con la incorporación plena a la Unión Europea, cuyas negociaciones han llevado bastante tiempo. Suena absurdo que una comunidad del oeste europeo, cuyos habitantes adultos debieron vivir durante muchos años bajo el yugo del sistema totalitario socialista, que apenas se acabó hace 23 años, ahora resulten con tanta conciencia política y social.

El caso es que Putin, famoso en las semanas recientes no por los juegos olímpicos de invierno que se realizaron su país, sino por la andanada de represión que ejerció contra los homosexuales, ha desoído las advertencias de Estados Unidos de no realizar acciones contra el gobierno de Kiev, y continúa avanzando en su propósito de ir contra la nación ucraniana.

El tema ha movilizado a la OTAN, la alianza de 28 países que fue creada a fines de los 40 como una reacción ante la política expansionista que estaba siguiendo la Unión Soviética. Para contrarrestar, por cierto, el poder de la OTAN, el bloque socialista creó a su vez el llamado Pacto de Varsovia, y ambas organizaciones se mantuvieron vigilantes una de otra, espiándose y realizando fintas para demostrar su equipamiento en armas y poderío bélico.

Los dirigentes más destacados del mundo llaman a la prudencia, entre ellos los líderes de las potencias europeas (integrantes de la OTAN), Japón y hasta El Vaticano, por la explosividad que puede contener un conflicto en aquellos rumbos de la Península de Crimea, porque de desatarse la guerra entre Rusia y Ucrania, no sería propiamente entre esas dos naciones, sino que significaría un nuevo enfrentamiento entre Rusia y Estados Unidos, o de Rusia contra Estados Unidos, Inglaterra, Francia, Alemania, etcétera, etcétera.

Quizá no sea falaz evaluar la visión y capacidades de diálogo y tolerancia, de avance y modernidad del presidente ruso Putin, a partir de su persecución contra la comunidad homosexual de su país. Me parece que occidente se enfrentará a un sujeto enfermo, retardatario y arbitrario, que fácilmente conducirá a su país al sufrimiento para alcanzar sus objetivos.

columnaprospectiva@gmail.com

redaccion

OTAN exige a Rusia respeto al territorio de Ucrania

Previous article

Huelga de sindicatos en Paraguay para el 26 de marzo 2014

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Columnistas