ColumnistasJAIME RÍOS OTERO

Más terrenos quitados al Macuiltépec

0

Prospectiva

Por JAIME RÍOS OTERO

Sobre el tema del despojo que un particular está haciendo de una fracción de terreno perteneciente al Cerro del Macuiltépec, y a despecho de lo que diga el alcalde Américo Zúñiga Martínez, quien exhibe la referencia a una escritura pública tirada en 1981, a favor de un particular, resulta que las indagatorias de activistas sociales están arrojando resultados sorprendentes sobre la forma como el Cerro ha sido desplumado por vivales, seguramente con la complicidad de autoridades corruptas.

Claro, debe aclararse que estas acciones mencionadas corresponden a administraciones pasadas, no a la presente. En primer lugar, los activistas demostraron con Gaceta Oficial en mano que el terreno hoy en controversia sí forma parte del Cerro, según el decreto de fecha 30 de octubre de 1980, página 2, cuarto párrafo de la segunda columna. Como se ve, el decreto data de 1980 y la escritura de 1981, por lo que se deduce que un abusado, con la ayuda del Registro Público de la Propiedad y de un notario, pudo haber legalizado lo que era intransferible e inembargable por pertenecer a un área protegida.

El segundo tema, es que los defensores del Cerro han encontrado otros actos de despojo, porque, según indica un lector que nos hace llegar algunas reflexiones, «posterior a la fecha de expedición del mencionado decreto (28 de noviembre de 1978) se adquirieron por compra venta algunos terrenos para destinarlos a estacionamiento de vehículos, servicios a la comunidad y una zona administrativa…»

Esto indica –prosigue el remitente – “que no sólo ese terreno se perdió sino otros varios que no aparecen, por ejemplo una cancha de futbol que hace años estaba en la calle Morelia y que incluso los vecinos defendieron infructuosamente liderados por la señora Jovita Aguilar, vecina de la calle Oaxaca.

Al final, el terreno se convirtió en un fraccionamiento sin un área verde siquiera. Se lo arrebataron al parque y era un área de cancha de futbol que sirvió por más de 15 años como tal para los deportistas de la zona”.

“En la nota de un conocido medio dice el munícipe que la escritura data de 1981, por lo cual el primero en derecho en realidad sería el decreto del Macuiltépetl presentado en alcalorpolitico, así que, como usuario del área pido a las autoridades que tomen cartas en el asunto, ya que este es un terreno de los xalapeños y más que nada de un parque y pulmón importantísimo para la ciudad de Xalapa, ya que es su emblema del escudo de armas.

Ahí veremos si nuestros políticos y funcionarios pasan la prueba de fuego y son capaces de defender lo que es en realidad del pueblo y para el pueblo”. “El terreno de la zona administrativa también lo utiliza el Ayuntamiento como Almacén, cuando en realidad debiera usarse exclusivamente para el parque como un área de uso de los trabajadores, un taller, oficina o cualquier uso administrativo.

Por otra parte, se dice que el terreno es propiedad de Ulises Rodríguez Landa, quien es dueño de Heika Construcciones SA de CV y de la Inmobiliaria Rodríguez Landa, mismas que aparecen en las licitaciones de Gobierno del Estado (las dos se han visto en la misma licitación y son del mismo dueño). Se aparece en fiestas con el grupo político afín al PRI y todo se puede checar en la red sin necesidad de hacer una gran investigación.  “Habría que preguntarse por qué hay una gran lona de un bufete legal encima del terreno (se adjunta la foto en comento) y por qué la obra no cuenta con los permisos correspondientes de desarrollo urbano.

Todo está muy raro y todo huele mal y debería de procederse a través de un juicio, si es posible hasta la Suprema Corte de Justicia, puesto que ya hay muchos licenciados que corren en el cerro y ofrecieron sus servicios gratuitos porque se ve y se huele el contubernio entre las autoridades y el contratista, que quieren apropiarse de un terreno cuyo valor comercial se estima en unos 2 millones de pesos”.

Y finaliza el activista social diciendo: “Es una lástima y tristeza que los ciudadanos se tengan que defender de los políticos de esa manera para recuperar las áreas de uso común, cuando son ellos quienes debieran defenderlas sin que se les pidiera, pero esa es la triste realidad de la política mexicana, que ni siquiera llega a la mediocridad sino que está avasallada por la codicia y la estupidez. Por eso este país no progresa”. Hasta aquí el defensor de los intereses de Xalapa y hasta aquí la reproducción de esta información que es suficientemente explícita.

columnaprospectiva@gmail.com

redaccion

Gobierno Británico plantea expulsión de Rusia del G-8

Previous article

Aprueba Cabildo programa general de inversión de obras 2014

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Columnistas