ColumnistasRené Houdini

El Éxito y la Felicidad

0

LA MAGIA DE LA MOTIVACIÓN

RENE HOUDINI

“Recuerda que el día en que naciste
todos reían y tú llorabas;
vive de tal manera que cuando mueras, todos lloren y tú rías”
Proverbio persa.

En la mayoría de sus libros, John C. Maxwell habla de que la felicidad y el éxito no son un destino, sino un camino, y en eso concuerdo con él.

Recuerda cuando eras niño y deseabas muchísimo tener algún juguete, ya sea que se lo pidieras a Santa o los Reyes Magos, al tenerlo te invadía una alegría tremenda, no dormías por estar esperando a que llegara Santa o los Reyes, y tan pronto amanecía salías disparado al árbol de navidad o buscabas bajo tu cama aquel juguete tan anhelado, y así como estabas vestido ibas afuera de tu casa a presumírselo a tus amiguitos, ¿recuerdas que sucedía?, te sentías el Rey del Mundo, tenías un juguete nuevo, pero ¿qué sucedió a la semana o quince días con tu juguete?, o ¿Qué sucedió cuando otro niño tenía un juguete mejor que el tuyo?, seguramente te aburriste o decepcionaste de tu juguete nuevo y lo dejaste junto con los demás, arrumbado y solo lo tomabas de vez en cuando. Igual sucede con el éxito o la felicidad que crees que alcanzarás al tener algo o lograr un triunfo, al poco tiempo se te pasa la sensación de triunfo y vuelves a la normalidad.

A Yolanda, una amiga a la que estimo mucho, algo que le encantaba disfrutar, era “pueblear”, subía a sus hijos a su coche y se marcaba una ruta de viaje, obvio con un destino en mente, pero lo que más disfrutaba era el trayecto, pasar por pequeños pueblos muy coquetos, pueblos viejos, lugares donde siempre buscaba algo interesante y eso le fascinaba. Al llegar a su destino, disfrutaba no solo la llegada, sino el viaje completo, esto le genera gratos recuerdos, cosas de que hablar con sus conocidos, cosas que descubría durante el camino y que compartía con los demás.

Igual debe ser tu viaje por alcanzar el éxito o la felicidad, no cometas el error de mucha gente de “poner” su felicidad o éxito en alcanzar o lograr algo, peor aún, jamás pongas tu felicidad en una persona, en un amor, pues esto podría volverse contra ti al no alcanzarlo o decepcionarte.

Cuando te plantees una meta o un sueño, disfruta todo el proceso, diviértete, emociónate con ello. Visualízate no solo alcanzándolo, sino en cada detalle para lograrlo, siente esa emoción padrísima al hacerlo.

Los medios han influido muchísimo en la percepción de lo que es el éxito y la felicidad, a diario nos dicen en los comerciales que el hombre de éxito tiene el auto más veloz y costoso, tiene un “penhouse”, la mujer más bonita a su lado, etc., o bien, que la felicidad se alcanza con un “Estatus” que te proporciona el comprar lo último de la moda para que te veas bien, o incluso, te invitan a usar miles de cremas para verte más joven, y hay quien va más allá, y te dice que para ser feliz contigo mismo o misma (sucede más con las mujeres), tienes que realizarte una operación estética.

Hoy, la sociedad, carece más de un sentido humano y se mueve por las apariencias.

En un pasaje de la obra el “Rey Lear” de Shakespeare, existe el siguiente diálogo:

– “¿Quién eres tú?”-dice el Rey Lear

– “Un hombre, señor”-responde Kent

– “¿En qué te ocupas?” pregunta el Rey Lear a Kent.

– “En no ser menos de lo que parezco”

Este pasaje puede ilustrarnos como Kent se preocupa por su apariencia y se preocupa por lo que los demás piensen o digan de él, pone su foco en las críticas de otros hacia él, y al basar su felicidad en ello, su autoestima ira en picada.

Hay un chiste de humor negro, que nos habla de cómo muchas personas centran su éxito y felicidad en las cosas materiales y de cuan importantes llegan a ser para ellos, el chiste dice así:

Un tipo se accidenta con su coche y llega la policía al lugar del suceso. Allí se encontraron al accidentado en el suelo gritando entre sollozos por su coche que estaba destrozado.

– Mi coche, ayyy, mi coche carísimo, tanto que me costó comprarlo.

– Uno de los policías le dice: “Señor, ¿está usted llorando por su coche y no se ha dado cuenta de que perdió su brazo izquierdo?

– “¿QUEEEEEEE?- Grita aterradísimo el hombre.

– “No es posible, también perdí mi Rolex, Dios mío, ¿dónde está mi Rolex?, ayyy mi Rolex.

El éxito y la felicidad no están en acumular riquezas y cosas materiales, si así fuese Donald Trump uno de los hombres más ricos de la tierra tendría otra perspectiva, él en cierta ocasión que le preguntaron sobre que era para él el éxito, respondió: “La verdadera medida del éxito es cuán feliz eres. Tengo muchos amigos que no tienen mucho dinero, pero son mucho más felices que yo, de modo que puedo decir que probablemente son más exitosos”, tal vez pensaras, “ash, dice eso porque tiene mucho dinero”, déjame decirte que he notado que esto es un común denominador entre la gente que se ocupa por hacer dinero.

Una tía a quien quiero mucho me comentó que en cierta ocasión en una reunión de políticos y grandes empresarios del estado de Veracruz a la que ella asistió, un empresario, al que omitiré su nombre por obvias razones, ya estando bastante tomado, y al estar charlando con mi tía y otras dos personas, dijo lo siguiente: “Estoy cansado de esta vida, ¿de qué me sirve tener tanto dinero?, ¿de qué me sirve tener tantas propiedades y empresas?, estoy solo, me he divorciado cuatro veces, mi vida sentimental es un fracaso, mis ex mujeres solo me buscan para pedirme dinero, mis hijos, ya ni se diga, solo presumen de ser mis hijos por lo que van a heredar, ¿amigos?, ya no sé si los tenga, siento que todo el que se acerca a mi es porque quiere sacar un beneficio. Nadie de mi familia, ni siquiera mis hijos o ex mujeres cuando hablan para pedirme dinero, se toman la molestia para preguntarme como estoy, si me siento bien, si estoy enfermo, nada, si me enfermo el único que se preocupa es el doctor, y hasta eso, lo hace porque le pago bien, no cabe duda que el dinero no es la felicidad y mucho menos tener tanto te hace exitoso”. Qué impactante es esto, ¿no lo crees?

Son miles las personas que hacen de la felicidad y el éxito una meta, un destino, y al no alcanzarlo se sienten frustrados y miserables, esto los deprime y acaba con su autoestima, llegan a sentir que son un fracaso total, que hagan lo que hagan no serán exitosos o felices.

Si deseas alcanzar el éxito y la felicidad, adelante, aplícate. Una de las maneras más adecuadas de ser feliz, es estar contento con lo que se tiene y agradecer por ello. Si uno de tus deseos es que tus padres te compren un coche y no lo han hecho, pues piensa y agradece que te lleven ellos en el suyo, así no tendrás que ir en micro, algún día tendrás tu propio auto, fruto de tu esfuerzo, ahora bien, si igual tus padres no tienen auto para llevarte y te mandan en micro, sonríe, da gracias que se preocupen por trabajar para darte lo que necesitas y no tengas que ir a pie, ¡AGRADECE!; si tu caso es que no tienes ni para ir en micro y tienes que caminar, ¡AGRADECE!, Dios te doto de un medio de transporte que no necesita gasolina; tus piernas, cuando te lamentes por esto, recuerda la frase que dice “Me preocupaba por no tener zapatos, hasta que vi que el que estaba a mi lado no tenía pies”, VALORA LO QUE TIENES, VALORA TUS BENDICIONES.

redaccion

Continúa el desabasto de medicamentos

Previous article

El Doble discurso de los Yunes queda en evidencia una vez más

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Columnistas