ColumnistasMtro. Jorge Cajiga Calderón

LA PROEZA DE SER VOLUNTARIO

0

Ideas con Voz

Jorge Cajiga

 

 

Es importante darnos cuenta realmente el como hace falta el trabajo en equipo para lograr lo que uno realmente desea alcanzar en la vida.

Y eso lo he aprendido de Nuestra Proeza, una asociación civil  que promueve la labor social directamente en las comunidades que por su situación socioeconómica lo requieren, y de la gente que he conocido gracias a mi participación en este grupo.

Y eso me gustaría compartirlo con todos aquellos voluntarios que desean iniciar en este maravilloso mundo del altruismo.

Quien crea que el ser voluntario no recibe una retribución se equivoca. Su pago, es mucho más que el que puede obtener en cualquier otro lado. Gana sensibilidad, capacitación, formación humana, respeto y amistades verdaderas quienes les dará gusto tenderte la mano, una vez que tú lo hayas hecho.

En Proeza inicie, como un joven voluntario de una sociedad de alumnos de preparatoria, allá por 1985, todo por un inesperado sismo que sacudió y conmovió a la ciudad de México y nos despertó el espíritu de solidaridad frente a aquellos hermanos que perdieron la vida, la de sus famliares o de sus pertenencias.

De ahí nos capacitamos, nos formamos, crecimos y empezamos nuestra aventura, ya como grupo legalmente constituido el 15 de diciembre de 1986.

Colaboramos como institución de segundo piso, primero en Aldeas SOS, casa cunas y hospitales ortopédicos, durante nuestros primeros 10 años.

Y ahí, como voluntario, se me abrieron las puertas en muchos lugares. Todos los trabajos que he conseguido han sido gracias a proeza. El perfil que buscan muchas empresas, universidades y fundaciones, lo adquirí al ser voluntario en esta agrupación.

También, el convivir durante un año en un diplomado de voluntariado, me hizo ver que las cosas, no importa si te pagan o no, lo debes hacer con profesionalismo y buscando siempre la capacitación continua.

Asociaciones como CEMEFI, AMEVAC y Hace falta, ayudan para que uno no tire la toalla y entienda que cualquier proeza es alcanzable si se trabaja en equipo.
No ha sido tarea fácil, se han tenido tropiezos, pero siempre ganando en ir generando nuevas conciencias que se suman y confían en nuestra labor.
Hoy a casi 29 años, proeza quiere hacer nuevos proyectos, pero hace falta más gente, más voluntarios, más jóvenes…que juntos alcancemos la proeza de cambiar al mundo.
Gracias a todas aquellas personas e instituciones que me han apoyado y me han hecho crecer.

He aprendido, que no importa la trinchera, sino jamás detenerse en trabajar por los demás. Hoy no sólo debemos defender nuestros bienes….también nuestros valores.

 

Twitter: @liccajia

redaccion

Orden y solidaridad, respuesta al desastre natural

Previous article

Rafael Loret de Mola plasma sus huellas en Galerías

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Columnistas