ColumnistasMtro. Jorge Cajiga Calderón

LA VOZ QUE NUNCA MUERE

0

Ideas con Voz

Mtro. Jorge Cajiga

 

Hoy me tocó conversar con una joven amiga que está viviendo una difícil prueba en su vida. Ella no se explica como a su corta edad, ya duda de que pueda incluso, llegar a finalizar el año. “Había mejorado pero ya tengo afectado hasta el estómago”, me comentó tratando de ser fuerte y aceptar tal dura realidad. Pero, más que su enfermedad, hay algo que le causa un mayor dolor. “Estoy haciendo sufrir a mi mamá. Yo no quiero eso.” Y eso le duele más que el más duro tratamiento. Inclusive, refirió: “Sí pero sabes que me entristece más? Que ella se preocupa el doble porque deja de comer por dármelo a mí en tratamiento y eso me hace sentir peor.”

 

Duras palabras de esta amiga, pero más duro es la impotencia de no poder ir con su mamá y decirle que ella puede llegar a ser su mejor medicina. La actitud que nosotros como familiares o amigos, es muy importante. No debemos mostrar lástima por su destino, ni tampoco doblar las manos y llorar por algo que parece inevitable. Con esperanza o no, siempre debemos estar con quienes se encuentran en una enfermedad difícil con una actitud que pueda contagiar el optimismo y provoque ese milagro que tanto deseamos que suceda en las personas que vivan estas circunstancias.

 

La actitud logra fortalecer el espíritu de quienes en determinado momento sufren, así que no olvidemos que no se trata de fingir una sonrisa o un sentimiento. Es sonreír, porque la vida le está regalando la oportunidad de luchar y vivir con intensidad cada uno de los días, pocos o muchos, que Dios le de la oportunidad de convivir con quienes la quieren.

Twitter @liccajiga

redaccion

La Joya de Veracruz y de México

Previous article

Karime, abanderada de una tragedia indescriptible: la soledad a que nos hemos condenado

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Columnistas