ColumnistasÁngel Rafael Martínez Alarcón.

125 años de la Plaza Cívica Sebastián Lerdo de Tejada de Xalapa

0

El periodismo se está volviendo una labor heroica’: Krauze
Ángel Rafael Martínez Alarcón.
La tradicional Plaza Lerdo de la ciudad de Xalapa; capital del Estado de Veracruz de Ignacio de la Llave. En el corazón del centro histórico de la ciudad, se localiza unas plazas más antiguas de Veracruz. En estas últimos meses se ha vista envuelta en un conflictos por quererle cambiar su nomenclatura al margen del marco legal del municipio, por parte de periodistas que quieren honrar la memoria de la periodista asesinada en abril de 2012, Regina Martínez (1963-2012), una valiente periodista que supo trabajar con toda dignidad y pasión por el periodismos desde finales del gobierno de Agustín Acosta Lagunes, en 1986, Fernando Gutiérrez Barrios, nuestro flamante gobernador de dos años de 1986 a 1988, y cuatrienio de Dante Delgado, y los sexenios de Patricio Chirinos Calero, Miguel Alemán Velasco, Fidel Herrera Beltrán, y dos años de la gobierno de Javier Duarte de Ochoa, durante su administración en el Gobierno del Estado de Veracruz, hasta el día de hoy se han asesinado a doce periodistas a lo largo y ancho de la geografía Veracruzana, récord mundial, el ejercicio del periodismos en más peligroso en Veracruz que en cualquier nación en guerra.
Quienes tuvo la gran oportunidad de conocer, conversar e intercambiar ideas con Regina Martínez, sabemos de la gran humildad que le caracterizaba en su vida personal como en el ejercicio periodística, ella que siempre dio voz a los marginados de la vida política de Veracruz, ya fueran los partidos políticos, organizaciones sociales no gubernamentales, siempre solidaria en el más amplio sentido de la palabra, con su grabadora, su libreta, y al otro día leerse al interior de las páginas del periódico política, la nota de Regina Martínez; seguramente fueron miles de horas en trabajo cubriendo toda clase de manifestación y protesta en la Plaza de Lerdo, pasaron los años y Regina Martínez, se convirtió en el corresponsal del periódico La Jornada y más tarde de la Revista Proceso.
Imponer el nombre de Regina Martinez, a la centenaria Plaza Lerdo de Xalapa, es un acto de discriminación para los otros diez periodistas veracruzanos asesinos en los últimos años, nuestros compañeros al igual que Regina Martinez, no no merecen una Plaza para recordar su memoria, sino que mereces avenidas, calles, plazas públicas, escuelas donde se les honre, y que los veracruzanos nunca se nos olvide la sangre de estos mártires del desgobernado Estado de Veracruz. Ellos son los mártires del siglo XXI Veracruzanos:, Raúl Gibb, Noel López Olguín, Miguel Ángel López Velasco, Misael López Solana, Yolanda Ordaz, Regina Martínez, Guillermo Luna Varela, Gabriel Huge, Esteban Rodríguez, Víctor Manuel Báez, Gregorio Jiménez de la Cruz, Armando Saldaña Morales, Moisés Sánchez. A todos estos mexicanos que optan como profesión el ejercicio del periodismo, no les basta plazas, ni monumentos que nos recuerdan la barbarie que ha secuestrado a Veracruz, el mejor y más urgente homenaje es tener presos a los autores intelectuales y materiales de estos cobardes asesinatos; y como decía el poeta Pablo Neruda, “pido Castigo, no los quiero de embajadores”
El Presidente Sebastián Lerdo de Tejada, 1823-1889, fue un cercano colaborador del Presidente Juárez García, y su muerte en el verano de 1872, lo sustituye como Presidente de la República, y finalmente también fue Presidente Constitucional. Con la revolución de Porfirio Díaz en 1876, Sebastián Lerdo de Tejada, sale al exilio político en los Estados Unidos de Norteamérica, donde muere en el año de 1889. Sebastián Lerdo de Tejada, siempre mantuvo soltero. Fue el presidente que quedó entre la dictadura de Juárez, quien gobernó por espacio de 14 año y la dictadura del General Porfirio Díaz, por espacio de 34 años.
El espacio que ha ocupados los últimos 125 años, la Plaza Lerdo, tiene una rica historia desde el periodo prehispánicos; algunas fuentes nos dicen que hubo un centro ceremonial con su respectivo cementerio. Con la conquista de Mesoamérica continuo con las mismas funciones, lo podemos ubicar como el primer cementerio para sepultar a indios, criollos, y españoles. Hacia finales del siglo XVI, se le conoce ya como la Plaza Mayor, al más puro estilo ibérico, luego se construye una ermita que siglos más tarde se convierte en la Catedral de Xalapa en 1864. Ya en el México independiente se designó como la Plaza de Armas, que vio pasar a Antonio López de Santa Anna, Agustín de Iturbide, Ignacio Allende, Maximiliano de Habsburgo; al ejércitos invasor de los norteamericanos y francés. En julio de 1869, hay una intervención del municipio colocando jardines. El primero de septiembre de 1882, sufre otra rehabilitación, se transforma en un parque con sus bancas de mamposterías. El seis de junio de 1889, autoridades del Gobierno del Estado de Veracruz y el ayuntamiento de Xalapa, inician los trabajos para remodelar, y cambiarle el hombre por el de, 1823-1889, como homenaje, quien falleció en Nueva York, el 21 de abril de ese año, a la edad de 65 años. El dictador Díaz, dio todas las facilidades para la repatriación de los restos del padrino de su esposa Carmelita Romero Rubio de Díaz. Plaza llevará en lo sucesivo el nombre del ilustre xalapeño, y además se colocara una estatua de mármol, según lo acordado el 18 de septiembre de 1890, se denominará Parque Lerdo. Son miles las historias que se realizado en la Plaza Lerdo. En 1920, fue testigo de la hazaña de la subida de un vehículo Ford, conducido por Othón Vélez, para bajar las escalinatas de la Catedral. En 1926, se autoriza la apertura de una estación de una gasolinera de la Compañía El Aguilar. El Gobernador Heriberto Jara Corona, obsequió al municipio de Lerdo de Tejada, la estatua del prócer xalapeño. Fundado el 5 de julio de 1923.
Durante la administración del gobernador Rafael Murillo Vidal, hay otra gran rehabilitación de la plaza Lerdo; de todos estos años entre 1929 a 1974, se tiene un fondo fotográfico de la historia de la plaza Lerdo. El 21 de noviembre de 1974, se inaugura la plaza con las asistencia de 10 mil habitantes de Xalapa. El busto del último presidente xalapeño, fue donado por el Gobernador Murillo Vidal a la Escuela Federal número uno “Sebastián Lerdo de Tejada”
Los últimos 41 años la Plaza Lerdo, se convirtió en el espacio para todo tipo de protestas políticas, así también para todo tipo de expresión artística. Nos hace falta hacer la historia de este espacio emblemático de la ciudad de Xalapa, donde han pasado desde candidatos presidenciales, opositores al régimen, hasta expresiones religiosas. En la placa de la nueva estatua de don Sebastián Lerdo de Tejada, hay un pequeño error, en las fecha dice. 1823-1975, como si hubiera vivido 152 años.

redaccion

Pepe, Héctor y Erick

Previous article

¿Y los millones invertidos en el Túnel Sumergido?:Esteban Valles Martínez

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Columnistas