Cultura

Nikola Tesla, el genio al que le robaron la luz

0

MONTERREY, NUEVO LEÓN. (Redacción).- Nikola Tesla es un héroe olvidado. Su campo fue la invención, y gracias a su ingenio, el mundo es mejor. Creó la bombilla eléctrica, dispositivo que fue luego atribuido a Thomas Alba Edison, y el primer aparato de radiotransmisión, maravilla tecnológica que históricamente es atribuida a Guillermo Marconi.

Hasta ahora comienza a ser conocida la obra del prohombre que durante años décadas ha permanecido en la oscuridad de la historia.

Por estos días conocen la luz un libro y una exposición de quien es conocido como el genio al que le robaron la luz. El escritor español Miguel A. Delgado es uno de los más entusiastas admiradores de Tesla. Le dedicó una novela de ficción y también es el curador de una exposición sobre su obra, que fue abierta en la ciudad.

El mundo según Tesla

En el libro Tesla y la conspiración de la luz, Delgado busca reivindicar el nombre del inventor serbio a través de una historia de ciencia ficción, ubicada en Nueva York, en la época de la Gran Depresión.

“Cuando uno descubre a Tesla, se pregunta cómo no había oído hablar de él. Cómo pude pasar por la vida sin encontrar ninguna mención de su persona, cuando él desarrolla el sistema que permite utilizar la corriente alterna, que permite que la electricidad llegue a nuestras casas.

“Él creó el mismo motor eléctrico que actualmente tenemos en todos los aparatos, como el cepillo de dientes, el cabezal giratorio, la cafetera, el tren. Sus patentes de la radio están en la base de lo que luego desarrolló Marconi y hay una sentencia del Tribunal Supremo de Estados Unidos de 1943, donde queda probado que Marconi pirateó una serie de patentes de Tesla”, señala el autor.

En la novela, el relato inicia en 1931, en una época los coches vuelan sobre los edificios, explica el especialista en la obra del genio, quien pretende mostrar cómo hubiera sido esa época si hubieran sido aplicadas las creaciones de quien cataloga uno de los inventores más importantes de los últimos 150 años.

“Tenía ganas de abordar el personaje desde el punto de vista de la ficción, y el personaje es un bombón. Pero no me apetecía novelar una biografía y ya lo había hecho en otras ocasiones, además de que ya lo ha hecho gente como Paul Auster. Entonces me planteé cómo poder transmitir las ideas de Tesla y sus visiones, cómo sería el mundo a partir de sus inventos y desarrollos”, dice en entrevista.

La novela, publicada con el sello Planeta, propone una descripción del mundo como sería si los inventos y las ideas más locas de Nikola hubieran funcionado en ese tiempo. “Hay muchos de sus trabajos que se hicieron y los utilizamos hoy en día.

Pregunto qué hubiera pasado si todo lo que tenía en mente se hubiera podido desarrollar, si se hubiese hecho sin contar con él”.

Por eso Delgado arranca el relato en el inicio del Siglo XX, donde Tesla había planteado ya un mundo de transmisión inalámbrica y de electricidad, visiones que actualmente están desarrollados, junto con otras concepciones que dejó escritas, un universo que parecía entera ficción, y que es descrito por el autor como supone que lo visualizó el genio.

“En lo que escribo no he añadido nada a lo que él vio y eso me sirve para mostrar la prodigiosa mente y la capacidad que tenía, y hasta qué punto sus ideas iban a revolucionar el mundo. Es una novela de aventuras”, dice, al entregar algunos trazos de Tesla y la conspiración de la luz, que es la tercera obra que ha publicado sobre el diseñador del aeroplano de aterrizaje y despegue verticales.

Para el escritor es tan extraño como fascinante que, pese a que sea muy poco conocido el nombre del padre de la energía eléctrica, haya inspirado óperas, novelas, videojuegos, grafitis, comics y hasta a un grupo de rock duro que lleva el insólito nombre de Tesla.

Expresa Delgado, con admiración: “Este fenómeno no ocurre mucho en el mundo de la ciencia. No se encuentran científicos, como él, que logren inspirar de tal manera a la gente que trabaja en el campo artístico, cultural lo que, por sí sólo, demuestra que estamos ante alguien muy especial”.

De acuerdo con la sinopsis, la novela sigue a Edgar, un joven aspirante a piloto que descubre que Edison no es el inventor de “la tecnología que ha revolucionado al mundo”, si no Nikola Tesla, quien permanece olvidado. El muchacho busca, con aliados, regresarle el protagonismo al genio olvidado. Paralelamente, una “célula tesliana con espurios intereses” prepara un atentado que afectará al mundo sumiéndolo en un caos.

El texto se aparta del ensayo y lo libera del tono académico, para convertirlo en un relato de aventuras que busca llegar a un público más general. “Busqué hacer una historia trepidante que atrape al lector desde el comienzo y que ofrezca información apoyado en esa estructura, e incluso presentamos muchos personajes que son reales como el mismo Marconi, Mark Twain, amigo de Tesla. Pero toda la ficción se construye en base a la realidad”.

Muestra cómo habrían reaccionado éste y otros personajes extraídos del mundo real, si hubieran vivido en ese Nueva York donde habrían triunfado los inventos de Tesla, con los que se controla el colima, donde no hay contaminación y donde la gente se transporta en vehículos voladores.

“Este es un libro con el que espero que se genere disfrute en la lectura, ese es mi empeño. Creo que en él se va a descubrir un mundo y un personaje fascinantes. Cuando oyes hablar por primera vez a de Tesla y te aproximas a él, ya no te lo puedes quitar de la mente, porque te fascina y te mueve a conocer más sobre quién es y lo que hizo. En esta novela, el lector descubrirá a Tesla de una forma muy amena”, dice.

Uno de los escasos paralelos que Delgado encuentra con Tesla, es el inglés Alan Tunning, padre de la inteligencia artificial, creador de la Máquina Enigma, aparato que contribuyó a que los Aliados ganaran la Segunda Guerra Mundial.

Tunning, en su tiempo fue olvidado y borrado de los libros de historia, aunque ahora comienza a ser reivindicado oficialmente y su historia gana difusión con el paso de los años, como le ocurrió a Tesla.

Tesla, la exposición

Además de escribir sobre la obra del inventor, Delgado es, junto con María Santoyo, comisario de la Exposición El futuro me pertenece: Nikola Tesla, que fue inaugurada el 25 de junio en el Centro de las Artes del Parque Fundidora de esta ciudad.

En la muestra se le rinde homenaje al padre de la tecnología moderna y de la civilización eléctrica con la presentación de maquetas, videos, fotos. También con actividades interactivas, talleres y proyecciones dirigidos, principalmente al público de primaria y secundaria.

La exposición, que estará abierta al público hasta el 27 de septiembre, enfatiza que en el mundo del genio se mezclan los límites entre la realidad y la ficción.

A lo largo de su vida el genio alertó sobre los riesgos ecológicos de consumir energía tomándola de fuentes naturales. Por ello, los organizadores de la exposición han creado un montaje que, a manera de tributo, tiene diseño y producción sustentables, con iluminación de tecnología LED, ahorradores de energía y material que será reutilizado en la siguiente sede de la exposición.

La muestra es organizada por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), el Consejo para la Cultura y las Artes de Nuevo León (Conarte), el Centro Nacional de las Artes (Cenart) y Canopia, con la colaboración de Fundación Telefónica México.

Tras la presentación en Monterrey, la exposición será trasladada al Cenart, donde podrá ser apreciada entre enero y abril del 2016.

Crédito: Proceso

redaccion

Modelo pierde una pierna tras sufrir infección causada por usar un tampón

Previous article

El campo mexicano está en paz: Martínez

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Cultura