PrincipalNacional

Gobernador Malova en el ojo público

0
Joaquín "El Chapo" Guzmán es obligado a mirar a la prensa mientras es escoltado a un helicóptero esposado por soldados mexicanos en un hangar federal en Ciudad de México, el viernes 8 de enero de 2016. (AP Foto/Eduardo Verdugo)

CIUDAD DE MÉXICO. (SinEmbargo).- La recaptura de Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera colocó en el ojo público al estado de Sinaloa y sus autoridades por dos motivos: el primero porque el capo escogió, por segunda vez, a su entidad natal como su escondite favorito, y el segundo porque “El Chapo” fue encontrado en una casa de seguridad de la colonia Scally, en el municipio de Los Mochis, lugar donde viven altos funcionarios del Gobierno estatal y parientes directos del Gobernador Mario López Valdez. ¿Cómo es posible que no se hayan dado cuenta de la presencia del líder del Cártel de Sinaloa?, cuestionan ahora especialistas y oposición.
Joaquín Guzmán Loera, considerado el narcotraficante más poderoso del mundo, está nuevamente tras las rejas. Foto: Cuartoscuro

La recaptura de Joaquín Guzmán Loera en la colonia Scally de Los Mochis, Sinaloa, donde habitan altos funcionarios del Gobierno del estado, entre ellos el Secretario General de Gobierno, Gerardo Vargas Landeros; el de Finanzas, Armando Villareal Ibarra y familiares directos del Gobernador Mario López Valdez, confirmó que la entidad, dos veces escondite de “El Chapo” tras sus tres recapturas, es una zona “confort” para el crimen organizado, de acuerdo con especialistas en seguridad.

La primera detención de “El Chapo”, en junio de 1993, fue en la frontera de Guatemala con México, cerca de Cuauhtémoc, Chiapas. La segunda fue en un balneario de Mazatlán y la tercera en Los Mochis, ambos lugares situados en Sinaloa.

El pasado viernes 8 de enero, un operativo de la Secretaría de Marina (Semar) despertó a vecinos de la colonia Scally; alrededor de las 4:00 de la mañana 17 infantes ingresaron a casas del vecindario para dar con el paradero del entonces narcotraficante más buscado de México.

La operación fue bautizada como “Cisne Negro”.

Un infante de Marina involucrado en la redada señaló que había más personas de las que esperaban dentro de la casa, y que estaban fuertemente armadas, incluso con lanzagranadas y fusiles de largo alcance calibre .50. E.

Desde su llegada a la gubernatura, Malova, como también se le conoce al Gobernador de Sinaloa, ha sido acusado de ser el protector de “El Chapo”. En 2011 aparecieron alrededor de ocho mantas en el estado, en las que acusaban a López Valdez de reunirse con el narcotraficante para “limpiar” la entidad, brindarle protección e información.

El Gobernador negó la información y afirmó que eran versiones de quienes buscaban que no se formara el grupo de policías ministeriales.

¿El “Chapo” está en su estado?, cuestionó la prensa al Gobernador en ese año.

“No tengo reportes de que esté aquí, decían que andaba en Centroamérica o Sudamérica”, respondió Malova. Dos años después recapturaron a “El Chapo” en un balneario de Mazatlán.

La tercera recaptura de Guzmán Loera fue en Los Mochis, en un vecindario donde viven funcionarios de alto nivel de Sinaloa y parientes directos del Gobernador. El pasado 13 de enero aparecieron dos mantas en la que se le cuestiona a Malova la presencia de “El Chapo” y su captura.

“MALOVA DECÍAS QUE NO. Y YA VES QUE AGARRARON AL CHAPO GUZMÁN FRENTE A LA CASA DE TU MAMÁ Y VECINO DE VARGAS LANDEROS”, decía una de las mantas ubicada en la cerca perimetral de un centro educativo del fraccionamiento Los Cedros, así como en el Infonavit Arboledas en Los Mochis, en el municipio de Ahome.

EL REPUNTE DE LA VIOLENCIA

En agosto pasado, Malova aseguraba que la violencia en el estado había disminuido, así lo presumió frente al titular de la Secretaría de Gobernación (Segob), Miguel Ángel Osorio Chong; al de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), el General Salvador Cienfuegos Zepeda; el de la Secretaría de Marina (Semar), Vidal Francisco Soberón, y la titular de la Procuraduría General de la República (PGR), Arely Gómez González.

“Se percibe en el país una reducción en los índices delictivos, sobre todo en el puerto de Mazatlán, en donde en el pasado se perdió asientos en vuelos aéreos y se sufrió la suspensión de los arribos de navíos turísticos por la inseguridad”, expresó López Valdez en el marco de la Reunión Regional de la Zona Noroeste de Seguridad.

La declaración del Gobernador fue cuestionada por grupos civiles, políticos y medios de comunicación, quienes le recordaron las disputas entre los cárteles del narcotráfico que han dejado decenas de víctimas.

El repunte de la violencia en septiembre terminó con el optimismo del Gobernador, quien terminó por reconocer los problemas de inseguridad en la entidad.

“La verdad es que los números no me tienen muy conforme. Tuvimos una reunión en la novena zona militar que es la reunión del Grupo de Coordinación de Sinaloa, hacíamos un análisis del clima que está viviendo la zona sur, concretamente el Rosario y Concordia (…)Se van a cambiar algunas estrategias en los operativos y el compromiso es pegarle una barrida a toda esa zona y poner orden porque no podemos permitir perder lo ganado”, expuso López Valdez a medios locales el 13 de septiembre.

En noviembre, la desaparición de dos turistas australianos y el posterior hallazgo de una camioneta calcinada con dos cuerpos al interior puso en el ojo público a la entidad gobernada por Mario López Valdez.

Los australianos Dean Lucas y Adam Russell Coleman realizaban un viaje por toda la costa del Pacífico, desde la ciudad de Edmonton, Canadá, y su destino final era Guadalajara, pero el 20 de noviembre desaparecieron en Sinaloa. Ese día los jóvenes tomaron un ferry para cruzar el Mar de Cortés desde La Paz, Baja California Sur, hacia Topolobampo.

Tras el cruce, condujeron toda la tarde y hasta la medianoche del 20 al 21 de noviembre, momento en el que fueron vistos por última vez en una tienda de conveniencia, donde un empleado les indicó la ruta hacia Mazatlán, en la que se encuentra el municipio de Navolato. Al no saberse nada de ellos, sus novias, familiares y amigos se dieron a la tarea de solicitar ayuda para ubicarlos.

Los cuerpos de los surfistas fueron localizados quemados en el interior de una camioneta Chevy Van, a las 10:30 horas del sábado 21 de noviembre, en unas tierras de cultivo ubicadas entre los poblados Juan Aldama “El Tigre” y San Blas, en Navolato.

Estos sucesos violentos hicieron que la Procuraduría General de Justicia del Estado reconociera que la zona sur de la entidad era un área de disputa entre cárteles, en específico el Cártel de Sinaloa y el Cártel de los Beltrán Leyva, lo que incrementó la violencia en los últimos meses de 2015.

A menos de un año de que concluya la gestión de Mario López, Sinaloa tiene serios problemas en sus finanzas, la oposición representada en el panismo está al servicio del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y la izquierda es casi inexistente, mientras que ciudadanos cuestionan el hecho de que “El Chapo” fuera recapturado en la entidad, en una de las zonas donde residen integrantes del gabinete estatal.

redaccion

Osorno: A El Chapo lo protege una cultura, una sociedad

Previous article

Zulema y el Chapo, La otra Historia de Amor

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Principal