PrincipalEspectaculos

El rodaje de ‘El Renacido’, un “infierno”: Iñárritu

0

MADRID, ESPAÑA. (Redacción).- Fue un “infierno”. Así describe el rodaje de El renacido su director, Alejandro González Iñárritu, quien el próximo 28 de febrero podría convertir aquella pesadilla en gloria si se alza por segundo año consecutivo con el Óscar al mejor director.

Y entraría así en los anales del cine, pues hasta el momento la única vez que se vio esa hazaña fue en los 40, cuando el gran John Ford alzó la estatuilla dos años seguidos (The Grapes of Wrath, How Green Was My Valley).

El año pasado, el Negro -como le llaman sus amigos-, se llevó el premio poniendo a Hollywood un espejo delante.Birdman (o la inesperada virtud de la ignorancia)” es una comedia negra, una sátira sobre la fama y el éxito que tanto se venera en ese rincón del planeta. Y la Academia le otorgó cuatro Óscar (mejor película, director, guión original y fotografía).

Pero por la sangre del realizador mexicano hierve el drama, el drama intenso es su territorio, es donde siempre se ha movido desde que con el cambio de siglo decidiese dejar los comerciales que rodaba (también con un meritorio éxito) para contar historias más complejas.

No era la primera vez que cambiaba de profesión. Iñárritu (México, 1963) había sido presentador de una radio musical antes de embarcarse en la publicidad, pero fue de la mano del escritor y realizador Guillermo Arriaga con quien dio el salto al cine en Amores Perros, una historia que él dirigió y Arriaga escribió.

Aquella película estrenada en el 2000 (y que también supuso el salto a la fama de su protagonista Gael García Bernal) se llevó el premio de la crítica en Cannes y llegó a los Óscar en la categoría de mejor película de habla no inglesa.

Desde entonces Iñárritu reside en Estados Unidos y se ha visto apoyado y ha respaldado a sus amigos y compatriotas Alfonso Cuarón y Guillermo del Toro. La admiración por Amores Perros hizo que Sean Penn, Naomi Watts y Benicio del Toro no dudaran en ponerse en manos de un realizador casi novel en 21 gramos, su segundo trabajo, que también concurrió a los Óscar.

Pero fue Babel, su tercera película, la que realmente lo asentó en el circuito de Hollywood. La cinta optó a siete estatuillas, pero sólo Gustavo Santaolalla alzó la correspondiente a la banda sonora.

Esta cinta, con la que Iñárritu fue distinguido como director en Cannes, puso fin a su colaboración con Arriaga “por desavenencias artísticas”.

Consideradas como una triología, sus tres primeras películas retratan vidas truncadas y personajes que de alguna forma buscan la redención, como también ocurre con el drama Biutiful, con el que Javier Bardem se alzó como mejor actor en Cannes. El actor español consiguió también otra nominación a los Óscar como mejor protagonista.

The Revenant, protagonizada por Leonardo DiCaprio, es la historia de un trampero que a principios del siglo XVIII casi pierde la vida por el ataque de un oso y es abandonado por sus compañeros.

Consigue sobrevivir a las heridas en un entorno gélido y hostil con el único objetivo de vengarse.

Pero El renacido es también una historia épica sobre cómo se construyó Estados Unidos, sobre los inmigrantes que le han dado forma y sobre el racismo que ha estado siempre latente. Vivimos “un momento tan xenófobo como el que vivió América en sus inicios”, dijo recientemente el director en entrevista con el diario español “El Mundo”.

Rodada con luz natural y en condiciones extremas, el reto de Iñárritu era hacer un cine sin los artificios de los efectos digitales, tratando de llevar al espectador a la naturaleza más cruda sin intermediarios e incluso casi sin diálogos, pues el protagonista no articula palabra durante gran parte del metraje.

“Me parece que todavía la tierra y la realidad ofrecen mundos no explorados, olvidados, mal interpretados o desconocidos, que pudiesen parecer más de ciencia ficción que el propio espacio”, afirmó en una entrevista con diario chileno “El Mercurio”. “Estamos tan desapegados a lo que pertenecemos, que cuando volvemos a nuestro origen, decimos: ‘Guau, no me acordaba de que esto existía’”, agregó.

El director reconoce que sus películas nacen de su frustración como espectador. “El cine actual se ha acomodado y el lenguaje se ha empobrecido de forma dramática. Sólo se busca la satisfacción inmediata y cada película es un producto diseñado desde el principio para ser fabricado en una gran factoría. No hay personas, hay planificadores. Hay que salir a buscar lo auténtico”, explicó a “El Mundo”.

Esa búsqueda, que en cierta forma ya ha sido reconocida por la Academia de Hollywood con las 12 estatuillas a las que opta la película, podría hacer que por tercer año consecutivo un mexicano se alzase con el Óscar a la mejor dirección después de que en 2014 fuese su amigo Alfonso Cuarón (Gravity) quien inaugurase el pabellón mexicano.

Y los pronósticos apuntan a ello, especialmente después de que el Sindicato de Directores de Estados Unidos, uno de los indicadores más fiables, le entregase de nuevo sus laureles y que la academia de cine británica le coronase con tres premios principales: mejor director, mejor película y mejor actor.

Desde 2009, año en que Kathrin Bigelow alzó la estatuilla dorada como mejor directora, ningún estadounidense ha vuelto a subir a ese podio. A Tom Hooper (Reino Unido), le siguió el francés Michel Hazanavicius y el taiwanés Ang Lee. Cuarón tomó el testigo e Iñárritu parece que no lo suelta. Por mucho que le pueda llegar a pesar al precandidato republicano Donald Trump, el talento mexicano marca la pauta en Hollywood.

Crédito: lajornadasanluis.com.mx

redaccion

Jared Allen se retira de la NFL

Previous article

Gana Warren Richardson el premio World Press Photo

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Principal