Diputados federales del PRI ¿con poder?

Publicado el septiembre 22, 2017 a las 1:22 PM  ·   Sin Comentarios

Perfilando
Por Iván Calderón
* Movido Montano

Mucho cuidado deben de tener los senadores José Yunes Zorrilla y Héctor Yunes Landa en ceder ante los amagues de los diputados federales priistas, quienes en la extinción de su pinche poder, intentan dilatar su nula fuerza política.
Y es que resulta que la posible llegada de Lilian Zepahua García a la Secretaría General del PRI en Veracruz, obedece a una negociación de estos diputados con los senadores. Principalmente con Pepe, personaje quien con sus modos de respeto, finalmente accedió a que se otorgue esta cartera a la bancada veracruzana de San Lázaro.
Lo de la posición es lo de menos, ya que sea quién sea la próxima Secretaria General priista, ella tendrá que enfrentarse a la apatía social que la ciudadanía tiene para con este partido, además de que recursos no hay y si le sumamos el pésimo liderazgo de Renato Alarcón Guevara, finalmente la afortunada ganadora se estaría sacando prácticamente “la rifa del tigre”.
Sin embargo, llama mucha la atención que este cuerpo legislativo continúe ostentando una fuerza política con la que no cuenta.
Indudablemente, todos estos grises parlamentarios perdieron presencia, prestigio y poder en sus respectivos distritos. Y si no, simplemente se le puede preguntar a los ciudadanos de a pie que es lo que piensan de sus flamantes representantes del Congreso de la Unión.
En la zona de Cosamaloapan, Tarek Abdalá jamás regresó (ni tampoco regresará lo que se llevó), en Acayucan, el diputado Erick Lagos nada más no apareció y en su zona de influencia que son los Llanos del Sotavento, existe gran decepción sobre este actor que se autonombró como el “hombre de resultados”.
Por su parte, en la zona de Xalapa dicen que a Adolfo Mota Hernández le apodan el “diputado invisible” por aquello de nadie lo puede ver. Mientras que en los Tuxtlas, Jorge Carvallo Delfín con todo y sus grillas de altos vuelos y su “vicecoordinación” nacional, poco pudo hacer; e incluso, en materia electoral todo lo perdió.
Marco Aguilar Yunes es catalogado como el más antipático legislador que se haya generado en su demarcación territorial y por otro lado, por más que Alberto Silva Ramos y Noemí Guzmán pretendan hacer como que trabajan, nadie les quitará la pesada loza que se llama Javier Duarte de Ochoa y la estela de corrupción que arrastran con ellos.
En fin, siendo la segunda bancada más grande del país o con cierta importancia allá en el altiplano, estos personajes carecen de operación política en la entidad.
La neta.
En su mayoría estos legisladores incumplieron compromisos y se olvidaron de sus electores y por obvias razones no cuentan ni con calidad moral, ni con influencia para ser promotores del voto del Revolucionario Institucional en la elección del 2018, donde se la jugaran el todo por el todo.
Es decir, estos diputados en vez de sumar, restan.
Pero en fin, allá quien les haga caso.
POR CIERTO, el que sigue muy movido para ocupar algún cargo dentro del Gobierno Federal es Alejandro Montano quien el pasado martes se reunió con varios alcaldes de la zona sur en conocido restaurante de la Avenida Xalapa, entre ellos el alcalde de Coatzacoalcos, Joaquín Caballero Rosiñol y es que se menciona a Montano mucho últimamente en varios medios de comunicación para ser el que releve a Ángel Isaac Ochoa Pérez.
Ya veremos qué es lo que pasa.
@IvanKalderon
Ivancalderonflores@outlook.com
www.eldelsur.com

  • Twitter
  • Facebook
  • E-Mail
Comentarios (0)