Marco Antonio Virgen Martínez

A río revuelto…

Marco Antonio Virgen Martínez

Es indiscutible la necesidad que tenemos los profesores por participar en la búsqueda de propuestas que lleven a mejorar el sector educativo y sobre todo, que den mayor rumbo y sentido de pertenencia a la profesión docente, dentro de la interpretación de la reforma educativa y sus correspondientes leyes secundarias.

El magisterio veracruzano ha buscado generar propuestas de mejora que respondan a las necesidades reales del país y de nuestra Entidad, propuestas que ya se hicieron llegar y otras que siguen siendo elaboradas y revisadas para presentarlas al Congreso Federal con el objeto de que sean consideradas en la elaboración de la legislación secundaria.

Se han hecho foros convocados por organizaciones sociales, civiles, investigadores, representantes empresariales y sindicatos, todos en un espíritu de construir consensos y un mejor país que base en la educación el desarrollo de sus habitantes, con pleno respeto a los derechos de los trabajadores.

Pero si bien todo lo antes señalado guarda gran relevancia dada la situación que se vive en el país, ¿por qué hago estos planteamientos? Sencillamente porque descubro con gran asombro que un grupúsculo de seudo intelectuales se han dado a la tarea de promover unos foros de consulta denominados “Reforma Educativa, propuestas y contrapropuestas”, los cuales cuentan con algún tipo de apoyo de la Secretaría de Educación, pero no con el fundamento académico que por lógica se requiere.

Al leer sus formatos para participar se detecta a todas luces la inducción por promover un movimiento social en contra de la reforma, eso no sería erróneo per se, si se sustentara en una clara búsqueda de análisis y construcción de propuestas y no en su destrucción por capricho y sin argumentos, y por la búsqueda de organizar un grupo de seguidores que fortalezcan los intereses de ese grupúsculo que trata de azuzar a los profesores creyendo que éstos no razonan.

Históricamente el estado de Veracruz cuenta con importantes y prestigiosos investigadores y estudiosos de los asuntos educativos de todo tipo, además de aquellos foráneos que reconocen en nuestra entidad un terreno fértil y próspero para lograr trabajos y discusiones serias en la materia, y que responden prestos a invitaciones que se les hacen para participar en eventos académicos. Luego entonces, alguien me puede explicar quién es Luis Hernández Montalvo, para que sea el ponente estrella de los foros sobre reforma educativa que he comentado líneas arriba.

Tratando de encontrar algo de luz en este camino, me he puesto investigar y lo que encuentro es a un profesor que radica en la ciudad de Puebla, que ha cursado sus estudios en varios estados del país, y que invierte mucho de su tiempo en escribir críticas al gobierno, a los sindicatos, a los maestros, a los políticos, ….. a lo que se pueda, pero ¿dónde está la autoridad (y no hablo de cargos públicos o algo semejante) que apoye o dé sustento a un debate constructivo sobre el tema educativo y laboral de nuestro México?.

¿Es posible que un tema tan importante quede en manos de resentidos, de frustrados del sistema, de comodinos que quieren seguir explotando un patrimonio casi agotado, de personas con una mentalidad arraigada en un pasado que jamás volverá a repetirse, porque, como dijo Sócrates, el agua que corre en los ríos ya no es la misma?

Será posible que el producto resultante de esas actividades que realizarán en algunas regiones del Estado pueda ser de utilidad, porque de lo contrario será solamente un cúmulo de papeles lleno de quejas y lamentaciones echadas al vacío, y un espíritu de inquietud y rebeldía que en poco ayuda a un país que se debate desde hace muchos años por encontrar su camino, en donde sobran opiniones de iluminados pero faltan acciones de bienintencionados. Espero que no sea así, porque el magisterio merece un mejor trato.

Mas Marco Antonio Virgen Martínez

Líder al vapor

Marco Antonio Virgen Martínez

Oswualdo Antonio González iba bien. Había promovido, con apoyo económico y respaldo institucional de la Secretaría de Educación del Gobierno del Estado, dos encuentros académicos internacionales de educación básica estableciendo un intercambio que, siendo entre docentes veracruzanos y centro y sudamericanos, se veía como una novedad interesante que podía dar para más.

Sin embargo, algo ocurrió que llevó a Oswualdo a desviar el camino. Del trabajo académico pasó a asumir actitudes y poses de quien busca un liderazgo no académico. Desde el calor de su cómoda oficina en la SEV, quiere empuñar las armas para tomar por asalto las propias instituciones que lo apoyan, para pedir aquello que se ha vuelto una moda y sacar su “tajada” personal.

De pronto cambió su visión con el grupo de maestros que compartieron los seminarios con él, que le costearon una mínima parte de los gastos de los eventos, para tratarlos como a menores de edad y utilizarlos para liderar un movimiento que no tiene nada de académico. Su interés cambió y hoy son otras sus intenciones. Su pretendida preparación no le blindó el pensamiento para no abusar del prestigio que estaba alcanzando.

En la actualidad no podemos ser indiferentes al hecho de que el uso de la fuerza aumenta constantemente; cada vez son más los grupos que buscan dirimir sus diferencias de manera violenta, pretendiendo hacer valer sus derechos por medio de actos que afectan a la sociedad y socaban el Estado de Derecho.

Los conflictos se exacerban cuando se envenena las mentes de los hombres y de las mujeres encontrando en la autoridad “enemigos del pueblo”, en este caso, del magisterio, en lugar de resolver los problemas a través del diálogo y la búsqueda de soluciones inteligentes. Como en estos casos suele suceder, el cabecilla busca su provecho personal y se pierde el objetivo inicial.

Bajo estas condiciones, la tarea más importante es la trasformación de una cultura de la guerra y de la violencia en una cultura de la paz y el diálogo; esto es imposible de lograr sin la educación, sin los maestros, quienes con su trabajo promueven valores, actitudes y esquemas de comportamiento compatibles con una cultura de paz, tolerancia, solidaridad y diálogo.

Este personaje cuando menos ha realizado dos reuniones de presión: el martes 21 de mayo y el miércoles 19 de junio, quien junto con Claudio José San Juan (de pésimos antecedentes antes de querer ser líder sindical), se congregaron en la Plaza Lerdo y después en Palacio de Gobierno para exigir por escrito una respuesta del Gobernador sobre la Reforma Educativa y algunas demandas personales.

Invocando el respeto a los derechos del magisterio, sus garantías y una serie de declaraciones que vale la pena analizar para ver si en verdad representan al magisterio o a sus propios intereses, si piensan en los niños, en las familias, en el bien común o solamente se escudan en ello para obtener sus fines particulares, utilizando las históricas necesidades del pueblo mexicano.

Hoy hablamos de un nuevo orden mundial basado en la educación y el conocimiento, en el cual la información y el aprendizaje son el punto de apoyo a mediano y largo plazo para el desarrollo de las sociedades en todos los aspectos. Los gobiernos son los operadores de un pueblo preparado y México y América Latina realizan importantes esfuerzos al respecto. Por eso me pregunto, ¿Por qué la Secretaría de Educación de Veracruz trae por toda la entidad a un alemán, avecindado en Nicaragua desde hace 30 años, llamado Herman Van de Velde?

Al leer sus cartas credenciales no podemos negar que cuenta con un gran historial escolar; sin embargo, al escucharlo, es innegable su gran interés por promover lo que denomina “lucha social”, olvidando que no está en Centroamérica, y que México no es tierra fecunda para organizar la violencia porque lo que más queremos es que se acabe la violencia lucrativa organizada para vivir en paz.

Nuestro país necesita ahora más que nunca construir, cooperar, ser solidario y encontrar acuerdos para alcanzar el bien general por encima del particular. Los consensos están ya en el Congreso de la Unión en materia educativa. Basta buscar información para saberlo, y no usar la desinformación tendenciosa para que nos manipulen en un Frente de Lucha que no tiene ninguna representación legal, a pesar de parecer auspiciado por la propia SEV.


Publicidad
Últimas noticias
Archivo