Cultura

Muere el cronista gráfico de México, Héctor García

0

Ciudad de México. (Redacción).- Le faltaban unas cuantas semanas para llegar a los 89 años de edad, pero en realidad ya todo le costaba trabajo, aún cuando a su lado, en la recámara de su casa en la colonia El periodista, al sur de la Ciudad de México, siempre se encontraba una cámara fotográfica, a la espera de cualquier pretexto para captar otra imagen, como las miles que capturó a lo largo de su vida.

Luego de poco más de siete años de enfrentar diversos problemas de salud, el fotógrafo Héctor García dejó de existir la mañana de este sábado, en su casa, debido a una insuficiencia cardiaca.

Nacido en la Ciudad de México, en 1923, Héctor García se convirtió en uno de los fotógrafos emblemáticos del siglo XX en México, no sólo con su trabajo como fotorreportero –como se consideraba por encima de cualquier etiqueta-, sino también al participar en más de 65 exposiciones individuales, presentadas tanto en México como en otras partes del mundo.

Su obra está compuesta lo mismo por retratos de figuras de la Época de Oro del Cine Mexicano y personajes de la vida cultural de México, que por escenas de la vida en nuestro país, en especial urbanas, de ahí que el mismo Carlos Monsiváis lo definiera como “el fotógrafo de la ciudad”.

“Desde los tempranos años en que dejé mi casa cumpliendo fatalmente el destino que me auguró mi madre, cuando me bautizó como ‘Pata de perro’, y me fui a vivir a las aceras de Bucareli donde vendía periódicos, me convertí en habitante de la calle; ése fue mi mundo, mi hogar temprano.”

Así cuenta su historia el fotógrafo en el libro biográfico Pata de Perro, de Norma Inés Rivera, en el cual se da cuenta de sus pasiones y sus aventuras callejeras. Discípulo de Manuel Álvarez Bravo y Gabriel Figueroa, desde 1945 trabaja como periodista gráfico para diversas publicaciones de México y del extranjero.

En algún momento, Héctor García confesó a MILENIO la importancia que para él tenía el trabajo fotográfico, al grado de sentir a la cámara como una parte de su cuerpo “y la tengo aquí, una Olimpus, una camarita, siempre lista para cualquier cosa que suceda: puede ser una cosita o algo muy importante, pero lo importante es el ojo. Yo siempre estoy listo para realizar un buen trabajo”, aseguró días previos a un homenaje que recibió en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, en 2007.

Héctor García recibirá un homenaje de cuerpo presente, hoy a las 12:00, en el Palacio de Bellas Artes, según anunció la presidenta del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), quien en su cuenta de twitter lamentó el fallecimiento “del mítico, enorme fotógrafo Héctor García, quien retrató el alma de México”.

Una despedida entre amigos

Alrededor de las 18 horas de ayer, los restos del maestro Héctor García fueron llevados a las capillas 6 y 8 de la funeraria Gayosso, de Felix Cuevas, donde el fotógrafo mexicano fue despedido por familiares y amigos.

Su hijo, Héctor García, también fotógrafo de profesión, dijo que el deceso de su padre a los 88 años de edad “es una pérdida no sólo para mí, sino para todos. Los últimos seis años estuvo atado a la cama y a la silla; mi mamá se encargó de cuidarlo, pero a pesar de que no era algo muy grave, su salud se fue deteriorando cada vez más, hasta que acabó con su vida.”

García recordó que “cuando era chiquito, mi papá y mi mamá, trabajaban todo el día, nos llevaban a la escuela, nos recogían y nos llevaban al laboratorio. Cuando veo en las películas, las azoteas en las que están colgadas las sábanas y cobijas, y los niños jugando, recuerdo que de la misma manera mi hermano y yo jugábamos entre las fotos que mi mamá colgaba para que se secaran. Creo que fue mi gran enseñanza visual.”

Según García, se están concretando los trabajos de “la Fundación y Archivo Héctor García; la idea es buscar ayuda para difundir, aún más, el trabajo de mi padre que, en un estimado, está arriba de un millón de negativos, que ya se empiezan a digitalizar.”

El mismo García se sorprende de que cada vez se encuentre algo nuevo en el archivo “una mirada diferente. Es increíble las cosas que vio y que hizo cada día, anduvo con la cámara al hombro, documentando, además de su trabajo, su vida personal. Mi papá trabajaba para sí mismo.”

Entre los planes que hay en puerta para el archivo de Héctor García, está “la publicación de un libro sobre el trabajo que mi papá hizo sobre el movimiento vallejista, que en su momento nadie le quiso publicar, hasta que logró sacarlos en un número de la revista Ojo por ojo, aunque luego de su aparición, al parecer quemaron la imprenta y sólo salió ese número.”

Los primero en llegar a despedir al fotógrafo fueron los miembros del Comité 68, quienes en voz del profesor Humberto Campos, consideraron a García como miembro, por las aportaciones gráficas al movimiento estudiantil, incluso llevaron un banderín para, en algún momento de la noche, cubrir el féretro. “Nuestro eterno agradecimiento al maestro”.

Fundación Héctor García

En una casa ubicada en la colonia de El periodista, funciona la galería y fundación Héctor García, nacida del interés de los familiares del fotógrafo, encabezados por su pareja, María García, por contar con un espacio para mostrar su acervo de imágenes.

Un espacio para conservar su obra, mostrar sus archivos y permitir que los investigadores los trabajen: de lograr que siga vigente.

En la galería y la fundación que llevan su nombre no sólo se conservan los cerca de un millón de negativos que logró tomar a lo largo de su vida, sino también objetos personales, como cámaras y herramientas fotográficas.

redaccion

Cadena perpetua a Mubarak, provoca protestas

Previous article

Kathryn Joosten muere a los 72 años de edad

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Cultura