Salud

Competitividad laboral, factor para la cirugía estética en México

0

CIUDAD DE MÉXICO. (Redacción).- La competitividad laboral es uno de los factores clave que los cirujanos señalan como motivo del aumento de las intervenciones estéticas en México, país que ocupa el segundo lugar en este tipo de operaciones en Latinoamérica, únicamente por detrás de Brasil.

A este mercado, que mueve anualmente unos siete mil millones de dólares al año solo a nivel nacional, acuden mexicanos solicitando, entre las intervenciones más demandadas, aplicaciones de bótox, liposucciones, implantes de mama, injertos de cabello o rinoplastias.

“México técnicamente es un país de jóvenes, y esto genera una concepción de lucha laboral, no existen los suficientes empleos para poder satisfacer la oferta de trabajo y los puestos se vuelven más competitivos”, señala en una entrevista el presidente de la Academia Americana de Medicina, Fernando Molina, como una de las razones de peso que justifican este liderazgo del país.

El buen aspecto físico se convierte en uno de los factores que los empresarios tienen en cuenta a la hora de contratar a nuevos trabajadores, asegura Molina, quien también defiende que las personas que están satisfechas con su imagen y se sienten bien tienen, a su vez, una “mayor productividad”.

El doctor Sergio Lozano Tellez, cirujano plástico del Hospital Ángeles del Pedregal de la Ciudad de México, coincide con su compañero aportando que, sobre todo en aquellos puestos que son cara al público, el físico va “inconscientemente” muchas veces delante de aspectos como “la inteligencia, la capacidad y el currículum”.

Los cirujanos también apuntan que influye el hecho de que México sea un país “televisivo” y que los medios audiovisuales hayan promovido una cultura del “verse bien”, que a su vez viene vinculada a la incursión de compañías de productos cosméticos que prometen frenar las señales del envejecimiento.

Las cantantes Thalía, Alejandra Guzmán, Gloria Trevi y la actriz Angelina Jolie son algunas de las referentes para las mexicanas que se acercan a las clínicas.

“Ahora se va buscando figuras más esbeltas, hacer la línea del cuerpo más delgada, y como está de moda que las actrices no se pinten mucho y vayan a cara lavada, se pide que no haya manchas en la piel, que se tenga hidratada y los rejuvenecimientos faciales”, apunta Molina.

Entre los nuevos procedimientos empleados para mejorar el aspecto de la piel destacan los desarrollados a partir de fibroblastos, células que producen el colágeno que regenera la calidad de la dermis.

Para conseguir dichas células, que pueden ser congeladas en un laboratorio, se realiza una biopsia de piel detrás de la oreja del paciente; el procedimiento cuesta unos mil dólares y que hay que renovarlo cada cuatro años aproximadamente.

También se da desde hace poco el rejuvenecimiento con el plasma rico en plaquetas, a partir de una extracción de sangre del paciente.

El número de hombres que se someten a las intervenciones estéticas ha aumentado considerablemente, hasta llegar a constituir el 20 por ciento del total de los pacientes.

“Antes esto significaba que el hombre perdía la hombría, era un campo de mujeres y uno se sentía mal y tenía que esconderse para hacerse un procedimiento estético, pero ahora es totalmente diferente”, señala el doctor Jose Luis Covarrubias, director del Hospital del Sol (Nogales, estado de Sonora).

Incluso los menores de edad se ven envueltos en el mercado de las intervenciones plásticas; en ocasiones, defienden los especialistas, lo más adecuado es actuar a una edad temprana.

Ejemplo de ello son los niños de orejas “prominentes” que se someten a una otoplastia: “Idealmente se tiene que operar a los seis años, porque es cuando entran en la escuela”, especifica el doctor Lozano, haciendo referencia a que a partir de ese momento corren riesgo de que sufran acoso escolar.

Es responsabilidad del cirujano vigilar que las intervenciones estéticas sucesivas no se conviertan en algo “patológico y enfermizo”, observa Molina.

Por su parte, el paciente siempre debe “verificar que el médico que vaya a atenderle cuente con dos cédulas profesionales” y no dejarse llevar por los bajos precios, que a menudo son señal de que no se cumplen con todas las condiciones profesionales exigidas, sentencia.

Crédito: Informador

redaccion

Stanislas Wawrinka es coleccionista de títulos

Previous article

¡Mota al PRI!

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Salud